septiembre 28, 2015 | By: Acuarelagris♡

Fanfic:En su sombra



34. No eres culpable. 



Shaid continuó llorando y haciendo preguntas inchoerentes y verlo así me hacía sentir mucha tristeza. Lo bese y abrace muy fuerte pero siguió llorando.

—Shaid perdoname, perdoname bebé. No debería hacer esto pero lo que pasa con tú papá es difícil de explicar.
—No quiero que se separen, yo quiero vivir con los dos. Como una familia.

Me estaba atormentando cada llanto y cada lágrima que mi Shaid derramaba. Sentía un hueco en mi pechó y necesitaba calmarlo y hacerle entender. Porque después de todo él era inteligente y podía procesar bien todo aquello. El verdadero problema era su llanto desesperado.

Así que solo espere a que se tranquilizara, lo cargue como cuando era un bebé y me senté en el sofá. Tom se sentó enfrente de mi y permanecimos en silenció.
Tom me estuvo mirando acusadoramente todo el tiempo, pero no me reprocho nada, con su mirada lo hizo todo.

Cuando Shaid se calmó, no volvimos a repetir nada del asunto y lo llevamos a su habitación.

—Mamá ¿Aún estoy dormido?—,sonreí sin contestar y me quedé a su lado, observandolo—Me siento mal mamá.
—¿Que ocurre mi amor? ¿Te duele algo?
—Me duele todo.

Shaid miró a Tom y no le dijo nada.

—Quedate a mi lado mamá igual tú papá.

Me acomode a su lado y Tom acercó el pequeño sillón y se dejó caer en él.

—Papá no. Acuestate a mi lado.
—Shaid la cama es muy chica.
—No, yo quiero que te acuestes aquí.

Shaid se acomodo más hacía mi y Tom se acostó con un pié afuera de la cama. Miró al techó y yo igual.

Shaid tardo en quedarse dormido. Yo me dormi después de él, Tom no se a que hora se durmió.

Cuando desperté Shaid no estaba en la cama y el brazo de Tom estaba rodeando mi cuerpo y me apresure a levantarme de la cama. Tom despertó cuando me movi, Shaid estaba dormido en el sillón.
Me acerque a él y acaricie sus mejillas y al instante me di cuenta que tenía la temperatura alta.

Tom se acercó y lo cargó para llevarlo a la cama.

—Mamá.
—¿Que pasa mi amor?
—Me siento mal.
—Si, no te preocupes yo me quedaré contigo todo el día.
—Yo quiero que papá igual se quedé.
—Yo tengo algunos pendientes Shaid pero apenas terminé...
—Papaaá
—Tú papá regresará y entonces estará contigo todo el día.
—Esta bien.

Tom salió de la habitación y regresó. Se había bañado y cambiado. Se acercó a Shaid.

—Te veo en un rato más—.Beso su frente y caminó hasta la puerta.
—No te despediras de mamá.

Tom se quedó parado en a escasos centímetros de la puerta y se giró para vernos.

—No creó que tu mamá se quiera despedir de mi.
—Toom—,se acercó un poco y yo me acerque a él.

Me abrazó y nos miramos demasiado cerca que pude ver en sus ojos el reflejó de Shaid observarnos.

—Todo esto es tu culpa Arumi—Murmuró.
—¿Mi culpa? Seguro yo no fui la que te engaño—.Murmure. Y me abarazo con fuerza.
—Sueltame—me miró otra vez y me soltó.
—Pero es que no le diste un besito.
—Shaid se esta haciendo tarde—le dije y Tom beso mi mejilla—Llamare al médico para que venga a verte Shaid.
—Te veo en un rato más—le dijo Tom y salimos al mismo tiempo.

Caminamos en silenció hasta la sala. Y cuando estuvimos abajo lejos de Shaid, me tomó por sorpresa y me sujeto con fuerza.

—Solo te diré un par de cosas Arumi. No te daré fácilmente el divorció. Eres mía y siempre lo serás.

Ahora me beso con brusquedad.

—No vas a deshacer a nuestra familia.

Me liberó de su agarre y salió de la casa. Yo me acerque al teléfono para que el médico de Shaid viniera a verlo.

—Si, tiene fiebre le dajare un jarabe para que le de cada seis horas y le sugirió que lo bañe con agua templada. Eso ayudará a regular otra vez su temperatura. Le toma la temperatura cada tres horas y si continúa me vuelve a llamar.
—Gracias Doctor.

Acompañe al doctor a la salida y prepare el agua para bañar a Shaid. El estaba en su cama con sus ojitos rojos miraba la televisión.

—Shaid es hora de bañarse.

Él se puso de pié son protestar t se fué desnudando en el caminó. Cuando entré al baño con su ropa limpia él ya se había sumergido en la tina. Yo me agache afuera de la tina y lo ayude á jabonarse la espalda talladondo una esponja con suavidad.

—Mamá ¿Ya no quieres a mi papá?
—Es difícil de contestar Shaid.
—Ya no lo quieres—.Afirmó.
—No, yo si lo quiero. Lo amo pero las personas cambian y a veces ya no queda nada en común. En este caso si porque te tenemos a ti.
—Entonces no se separen hazlo por mi mamá.
—Shaid no me pidas eso bebé.

Algunas lágrimas salieron y yo las seque.

—Perdoname Shaid.

Salí del baño y el salió envuelto en una toalla. Se cambió con la ropa que le había buscado. Y después de darle su desayuno comió algo ligero. Unos sándwiches con jugó de naranja. Después yo me senté a su lado hasta que se durmió.
Le tomé la temperatura y estaba más o menos mejor.

—Arumi—, Tom entró a la habitación de Shaid.
—Shhh, esta dormido.
—¿Como sigue?
—Mejor.
—Entonces ven. Hay que arreglar ésto de una vez por todas.
—No, ya te dije que yo, ya tomé mi decisión. No te quiero cerca de mi. Mañana es la cita en la corte familiar.

Me puce de pié y camine por el pasillo bajé a la sala y Tom me siguió.

—Arumi ¿enserio quieres ponerle fín?
—Si, ya no me interesa estar contigo.
—Sabes que eso es mentira.
—No lo es, ahora porfavor Tom, ya deja de buscar que peliemos no lo hagas por mi, hazlo por Shaid.
—No metas a Shaid en esto. Ya te dije que no lo aceptaré porque no lo quieres hacer.
—No sabes lo que quiero.
—Se que me amas.

Ahora se acercó a mi despacio y entonces me abrazó y me miró con esa mirada intimidante, yo suspire y el intento besarme.

—Tom, no lo hagas. De verdad que ya no me interesas.
—No lo hagas tú Arumi. Sabes que no es así.
—Sueltame; Tom, porfavor.

Volvió a intentar besarme, aleje mi rostro y Tom me soltó. Camine hasta mi habitación con Tom siguiendome.

—Arumi—ahora entró a la habitación y se sentó a mi lado.
—¿Porque no puedo besarte?
—No quiero que me beses.
—Oh tienes miedo a darte cuenta que no has dejado de amarme ni un poquito.
—No quiero besarte ahora dejame sola; quiero estar sola y ahora te toca cuidar a Shaid, te estuvo esperando todo el día.
—Arumi, mirame a los ojos y di que no me amas.

Gire mi rostro y Tom me miró esperando mi respuesta.

—No puedo.
—Porque aún me amas.
—Puede ser, pero ya no me interesa estar contigo.

Me acerque a él y lo bese.

—Ahora veté Tom.

Tom me dejó sola...


Fanfic: 1.5 La vida viene sin hacer daño.

     




8. Berlin




 Cuando desperté Dani estaba despierta en vuelta en las sábanas. Sonrió y yo igual, acaricio mi rostro y nos volmimos á besar, ahora ella se acomodo encima de mi y beso mi cuello.

—Me haces feliz—murmuró en mi oído y yo acaricie su espalda.
—Te amo Müller—acaricie su cabello y ella volvió a besarme.
—Yo te amo más Tom Kaulitz.

Estaba tan enamorado de ella que no sabía que hacer, no me sentía en la tierra era como si flotara en las nubes; era tan hermoso esto que sentíamos.

—Yo creó que podríamos ir a dar una vuelta hoy, talvez al centró.
—Si es buena idea Müller. Pero Hoy nos reuniremos con Dave. ¿Que tal mañana?
—Mañana vamos a dar una entrevista. Pero podemos otro al día siguiente.
—No creó Igual tenemos unos pendientes.
—Bueno buscaremos un día para poder salir juntos.
—Si, de acuerdo.

Así que después de ese día no, nos vimos para nada en toda la semana solo nos mandamos algunos mensajes que no decían tanto. Me volví a sentir vacío y ahora solo buscaba entré las noticias alguna mención de su nombre.

—Tom es hora de irnos.

Hoy era un día de entrevista y fotos, Daniela me había comentado que ellos iban a tocar esta misma noche en un club. Así que iría a verla.
Esperaba que a menos esta noche pudiéramos estar un par de horas a solas.
Así que después de las entrevistas regresamos con Bill y los demás al estudio íbamos a seguir componiendo algunas canciones que ya teníamos en mente.

—¿Que opinan de esto?—toque un par de acordes en la guitarra.
—Nos servirá—afirmó Bill y continuó dando vueltas por todo el lugar.

Escuche el reloj y el tiempo paso muy lento antes de que el reloj marcará las ocho y medía.
Decidimos dejar todo aquéllo a las 7:00 cuando Bill dijo que su inspiración había acabado y entonces cada quién se fué a su casa.

—Bill—grité desde el primer escalón —Apurate, ya es tarde.

Me había arrepentido de pedirle que me acompañará a ver ese pequeño Show, Bill solía tardar años en arreglarse y ahora mismo comenzaba a desesperame.

—Lo siento, lo siento es que...
—Ya vamos.

Ahora David nos había puesto a un chófer y él nos llevó hasta dónde estaba Daniela.

Era un club pequeño que estaba en el centro de la ciudad, estaba llenó pero yo y Bill teníamos pasé VIP. Cuando llegué una banda tocaba en el escenario y Dani ya se preparaba para salir. No era nada comparado con los conciertos de hacía unas semanas esto era fácil para ella.
Después de escuchar a la banda, el líder de la banda fué el que los presentó y cuando Daniela apareció en el escenario, abrazo al  tipo y los demás se saludaron.

—Hola, solo quiero decir que es un placer estar en casa y esperó que disfruten el show.

Después de eso los acordes empezaron a sonar junto con el ruido de las baquetas .golpearse una con otra; su voz mezoprano se escuchó al uniso con la voz gutural de su hermano.
Sonreí todo el tiempo que la observé y cuando ella me encontró entré la multitud sonrió de forma tan hermosa.
Más tarde después de que término el show, pucieron algo de música para bailar y yo la buscaba entré tantos rostros.

—Tom—escuche su voz y cuando me giré, la tenía frente a frente.
—Dan, bebé—la abrace y sus labios atacaron a los míos sin avisar.
—Que bueno que veniste.
—Tenía que verte.
—Daniela—,un chico ae acercó con unas chicas—¿Te tomarías una foto con nosotros?—asintió—¿puedes tomar la foto?—me miró y no me quedó más que tomar la foto.

Después me senté en un sillón y ella se sentó a mi lado, ahora volvió á besarme y Bill debió irse a otro lado, cuando se sintió muy incómodo de vernos. Así que se lo agradecía porque enserio quería estar con ella.
Un mesero nos trajo unas piñas coladas y entonces yo volví á besarla y no dejé de mirarla.

—Tom yo tengo que decirte algo.
—Dimé—,la miré y ella trató de buscar las palabras adecuadas... o que se yo.
—Es que bueno esta noche...
—¿Tom?—una rubia la interrumpió y Dani hizo uno de esos gestos que solía hacer, cuando estaba molesta—Tom Kaulitz ¿te tomas una fota conmigo?—sonreí en señal de asentamientos y esta vez Dani tomo la fotografía.

Más tarde ocurrió lo mismo y al final no pudimos platicar de nada. Incluso ahora ella estaba molesta, por las chicas que se me habían acercado.
Ronnie se acercó y le hizo una señal con la cabeza de "vamos"

—Tom, toda la noche eh estado tratando de decirte que hoy la banda y yo nos vamos a Berlín.
—¿Que?
—Si, estaremos dos  semana ahí.
—Pero Dani, acabas de regresar.
—Lo sé, pero es necesario.

Ahora él molestó era yo Daniela, me miró con una pequeña sonrisa y  después como no obtuvo respuesta se levanto de su asiento y se reunió con su banda. Después de algunos minutos desapareció junto con ellos. Yo espere que regresara, pero no lo hizo así que decidí que debía buscarla.

Me dí cuenta que ya no esta dentro del recinto, así que salí al estacionamiento trasero y observé á la banda y a Ronnie subir sus instrumentos.
Me acerque a ella. Israel Me observó y luego á su hermana, negando como siempre.

—No tardes mucho—Le dijo Israel y el se subió a la camioneta.
—¿Te ibas a ir sin decirme?—Daniela negó mientras enrollaba los cables de un amplificador y acomodaba el micrófono y el amplificador.
—Yo iba a ir a avisarte.
—¿Porque no me dijiste que te ibas a ir otra vez?
—Porque sabía que te ibas a poner así Tom. Además no me voy por tanto tiempo, solo sera un par de semanas.
—Somos novios Müller y tenías que habermelo dicho.
—Tom si—,tocaron el claxon y ella respiró profundo—.Me tengo que ir.
—Pero aún no hemos terminado de hablar.
—Es mejor así—me abrazo y camino hasta la portezuela del vehículo.
—Si te subes a esa camioneta y  me  dejas así, juro que daré por echó que ya no somos nada.
—Tom—,me miró con los ojos muy abiertos y regresó hasta mi.

Volvió a abrazarme, ahora me igual me beso como nunca. Y cuando sé separó de mi, volvió a caminar hasta la portezuela del copiloto.

—¿Dani?
—Entonces Tom, que así sea.

Se subió al vehículo y cerró de un portazo. Yo observé el vehículo irse y desaparecer en la oscuridad. Ya estaba.

Ella prefirio a su banda, yo igual preferiría a la mía.

Daniela:

No dejé de mirar por el retrovisor la silueta de Tom hasta que la oscuridad hizo que desapareciera de mi vista. Ahora tenía la atención de todos en mi. Y me molestaba que fueran tan indiscretos.

De igual manera no les tomé importancia, me dediqué a mirar la carretera cuando Ronnie entró a La carretera federal, esta estaba mojada acausa de la lluvia que había caído suave y silenciosa mientras dejabamos la ciudad.

—¿Estas bien?—murmuró muy bajito.
—Si, estoy bien.
—Creó que Tom esta un poco celoso.
—¿Por que piensas eso?
—Me da esa impresión.
—Ronnie creó que deberíamos mudarnos algún tiempo á Berlín.
—Ayer te negaste.
—Si pero es por el bien de la banda. —Bueno si piensas que es buena idea, buscare una casa cerca del estudio.
—Quiero tener cuarto propio.
—Claro, que lo tendrás. Con esas bestias mereces ser tratada como la princesa que eres.

Así que un par de semanas después nos mudamos a Berlín en un departamento bastante amplio y como Ronnie lo prometió tenía mi habitación con un enorne armario.

Pensé que talvez Tom llamaría pero no lo hizo, yo tampoco lo hice. Así que bien por ahora me sentía tan normal sin Tom. Dolía mucho en las noches pero había empezado a tomar nuevamente las pastillas para dormir. Así que en la mañana con el trabajó no era tan difícil fingir que todo estaba bien.

Mis compañeros no lo mencionaban porque estaban igual de ocupados que yo y el poco tiempo libre que tenían lo ocupaban en buscar mujeres y fumar marihuana ó tomar alguna otra droga.

Una buena mañana me desperté soñolienta y camine por la sala esquivando el desastre de mis compañeros y me dirigí á la cocina para preparar café.
Los miré molesta, pero no los desperté porque no tenía ganas de lidiar con ellos; así que me senté en la mesa con mi taza de café y algo de pan.
Cada mañana traían el diario, así que había heredado la costumbre se leerlo como mi padre. Aldair salió de la habitación en boxer.

—Buenos días Müller.
—Hola Aldair. Hay café recién echó.
Y poco después todos los demás salieron de la habitación de igual forma que Aldair: en ropa interior.

Y se sentarón en las sillas de la mesa conmigo. Había dejado aún lado el periódico y ahora leía solo el de finanzas Israel miraba espectáculos, y llamo su atención de Aldair y le mostró algo en la el diario. Y después me mirarón aterrados.

—Quiero verlo.
—No es nada importante.
—Entonces muestramelo.
—No.
—Si, no me enseñas llamaré a Ronnie y le diré que se la pasan quemando marihuana.
—No lo harías.
—Ponme a pruebas.

Israel esbozó y me entregó la sección de espectáculos y en la primera hoja una foto del tamaño de la hoja de Tom con una rubia, demaciado juntos. Y el encabezado en letras muy grandes "Trina la nueva conquista de Kaulitz"

Miré a ver a mi hermano y arrugue el periódico y lo avente muy lejos de ahí. Y continúe desayunando.


septiembre 24, 2015 | By: Acuarelagris♡

Fanfic: En su sombra.


33. Una artista.

Arumi hizo pasar al hombre desconocido a la sala y nosotros nos sentamos en la mesa del comedor.

—¿Como fué que Arumi cambió en un instante?—Georg sorbio de su jugo y la miró—Ayer estaba desconsolada.
—No sé, yo enserio que no puedo entenderla. Todas las  mujeres y sobre todo Arumi, están locas.
—Toom
—Es la jodida verdad, pero amo esos cambió de humor.
—Oh bueno.

Permanecimos ahí, yo mirando de vez en cuando a Arumi hasta que ella se puso se pié y estrecho su mano con la del hombre desconocido y lo acompañó hasta la puerta. Después otra vez no me miró ni me dirigió la palabra, se dirigió a su estudió y estuvo mucho tiempo ahí, talvez un poco más después de que Georg se fué.

—Arumi ¿Quién era ese hombre?
—Él director de la escuela de Shaid, fué un famoso pintor hace algunos años; ya sabes cosas que son imposibles que entiendas Tom.
—¿Y que quería?
—No es de tú incumbencia.

Permanecí de pie, en el umbral de la puerta y la miré ir y venir buscando algo que talvez ni ella sabía que era.

—Veo que decidiste dejar el luto—,me miró por un segundó y no dijo nada.
—¿Puedes dejarme sola? Este es mi espació.
—Claro.

La dejé sola, como me pidió y me senté en el sofá grande de la sala
Shaid se sentó a mi lado y permaneció en silenció a mi lado mientras veíamos la televisión.
Su madre salió medía hora después con varios cuadros y una caja de plástico en dónde había puesto varíos documentos personales de ellas y algunos folders y cuadernos. Se acercó conmigo y Shaid y se dejó caer en el sofá y agarró el teléfono. Marcó algún número y comenzó á hablar.

—Hola, ¿papá?—permaneció callada un par de segundos y continuó—Si lo siento papá, ya estoy mejor. Necesitó un favor.
Si necesitó que consigas a alguien que llevé unas cosas hasta la escuela de verano en dónde asiste Shaid—me miró y luego a Shaid—¿La dirección? Eh te lo mando en un minutó por mensaje—continuó en silenció por algunos largos segundos—Gracias papá, igual te quiero. Said tú abuelo quiere hablar contigo.

Después de entregarle el teléfono Arumi, se acercó a mi. De echó se acomodo demasiado cerca de mi, que pude oler su fresco aliento a menta y hierba buena.

—¿Dejarás ese comportamiento tan raro y misterioso?  Es decir que ahora eres más rara y misteriosa.
—Tom nunca me habías dicho eso. Nunca me habías dicho que era rara y misteriosa.
—Lo eres, y creó que te hasta vuelto más rara.
—El director de la escuela de Shaid vino a ofreserme trabajó en su escuela de arte.
—Eso es genial.
—Eh y me mudaré a la habitación de invitados.
—¿Porque?
—Porque no quiero dormir contigo, tampoco quiero tener nada que ver contigo.
—¿Esto es por lo que paso con...?
—Si, por eso mismo.
—pensé que lo habías olvidado.
—Nunca lo olvidaré Tom.
—¿Porque?
—Es Obvió Tom confíe en ti.
—Arumi no puedes hacer eso.
—Puedo y lo haré.
—No, no lo harás. Tú te quedarás en la habitación y dormiras conmigo.
—Eres un imbécil.
—Y tú insoportable.
—¡Papá, mamá!—Shaid colgó bruscamente el teléfono y me nos miró molestó—¿Que pasa con ustedes?
—Pasa que tú madre esta loca y desquiciada.
—Por lo menos no soy una cínica, mentirosa. Como tú.
—Y por lo menos yo no soy bipolar.
—Eres la peor persona del mundo.
—Oh gracias, no si recuerdas que antes de casarnos todo eso era perfecto para ti.
—Estaba confundida.
—¡Ya basta!—grito llorando Shaid—Los dos están mal, y no quiero verlos.

Subió corriendo las escaleras y Nieve fué detrás de él chillando nerviosa.

—¡Lo vez!  Hiciste llorar al niño.
—¿Yo?  Fuiste tú Tom. Tú tienes la culpa de todo.
—Se que todo esto lo dices por Janne. Pero no fué mi culpa que ella muriera.

Arumi me miró y sus ojos se llenaron de lágrimas en un segundó, sentí su mano estamparse en mi rostro y me dí cuenta que había echo mal, mal, mal.

—Arumi. ¡No!—camine detrás de ella y agarre su codo y me miró.
—¡Sueltame!
—Arumi no quice mencionarla. Tienes razón yo soy la peor persona de éste mundo y no te merezco pero...
—Tom ya no quiero estar contigo. Dejame sola.
—¿Pero y Shaid?
—No quiero hablar contigo ya te dije todo lo que tenía que decirte.
—Esta bien, te dejaré sola pero quedate en la habitación yo iré a la de invitados.

La dejé ir y solo entré a buscar algunas almohadas, ahora solo faltaba ir a hablar con Shaid y eso no sería fácil. Ahora tenía más problemas en que pensar y tenía que buscar soluciones.
A la mañana siguiente Shaid y Arumi salieron toda la mañana y estaba tan nervioso que no pude pensar en nada que no fuera Arumi y Shaid. Y todo lo que había pasado.
Así que cuando regresaron no dije nada y ella tampoco dijo nada. En la semana nos hablamos lo menos que pudimos, aunque en realidad yo tenía mucho que decir, ella era la que no me dejaba hablar.

Unos días después cuando llegó la correspondencia llegó y junto con ella llegó un sobre a mi nombre.
Lo miré por un largo minutó y después miré en dirección al jardín, Arumi estaba regando las rosas y Shaid le ayuda. Observe otra vez mi nombre impreso en el sobre y con ayuda del abré cartas, lo abrí.

Era un citatorio para dentro de dos semanas, me tenía que precentar en la corte familiar, para discutir los terminos del "Divorció".

Miré otra vez a Arumi, sin dar crédito a lo que mis ojos veían. Arumi había solicitado la anulación de nuestro matrimonio civil.

Algo en mi interior se destrozó...

Camine hasta la puerta corrediza que daba con el jardín y lo abrí, Shaid me miro. Arumi me ignoró por completo.

—Shaid, hablale a tu abuela Simone y dile que necesitó verla.
—Si, papá.

Shaid se fué...

—¿Que significa esto Arumi?
—¿No sabes leer?
—Arumi, ¿Esto es enserio? No puedes hacerme esto. Aún no hemos hablado.
—Yo te dije que ya te había dicho todo lo que tenía que decirte Tom.
—Pero yo no.
—Ya no hablaré contigo Tom. No hasta la fecha que establece el citatorio.
—Arumi.
—Tom, lo siento—,dejó aún lado la pequeña regadera—Te veo en la corte familiar en dos semanas.

Entró a la casa y se dirigió a la cocina, no tenía caso que la siguiera porque solo provocaría una pelea y no quería que Shaid nos viera discutir una vez más.

Arumi:

—Ya tomaste tú decisión hija y si de verdad no funcionan las cosas, por tu bien y por el de Shaid. Toma las decisiones que pienses seran mejores para los dos.

Habíamos ido a ver a mi papá, Shaid miraba la televisión mientras nosotros tomabamos café.

—Él citatorio es para el próximo lunes.
—Te veo preocupada hija.
—No sé papá. Aún no se lo hemos dicho, no se como lo vaya a tomar. Shaid creé que todo sigue igual; de todos modos yo no estoy pidiendo la custodia completa, quiero que Shaid siga frecuentando a su papá.
—Espero que todo salga bien.
—Ademas papá ahora soy más independiente, con el trabajó en la escuela se verano.
—Solo quiero que sepas que te apoyó en tus decisiones hija.

Asenti y miré a Shaid. Estaba tan concentrado en el programa que no notaba y tampoco escuchaba lo que hablabamos.

—Shaid es hora de irnos.
—Si, mamá.

No habíamos hablado con Shaid acerca de las últimas noticias, Tom se negaba a aceptarlo y cada día me costaba mirarlo sin que algunas lágrimas se me escaparan.
Quería hacerlo, pero igual no quería, estaba muy confundida. Pero ahora no me gustaba tanto estar con Tom. Me gustaba observarlo mientras caminaba nervioso por toda la casa, con solo su boxer. Ya no intentaba que las cosas cambiarán, ya no me insistía que hablaramos y eso me hizo comprobar que nuestro matrimonio estaba acabado y demasiado frío.
Pero igual estaba bien que no insistiera.

—Llegamos—. Me estacione a lado del vehículo de Tom y me hizo sentir perdida saber que estaba ahí. —Tom—,Shaid se quitó sus tenis y anduvo descalazo hasta la sala—papá, Tom—Shaid buscó a su padre hasta que el se asomó de la cocina.
—¿Que pasa Shaid?
—Nada.

Shaid se sentó en el sofá y Tom regresó a la cocina, yo me atreví a entrar a la cocina y lo miré.

—Hola—,me dirigí al refrigerador por agua fría y el me observó todo él tiempo.
—Hola Arumi.
—Tom yo creó que es tiempo de decirle a Tom.
—Como quieras. Creó que es igual si se lo decimos hoy, mañana. Él sufrirá.

Salimos de la cocina y yo me acerque con temor a Shaid. Tom igual.

—Shaid tu madre y yo tenemos que hablar contigo.
—Si; que pasa.

Nos miró y yo me senté a un lado de él.

—Shaid tú papá y yo hemos tomado la decisión de separarnos—,Tom me miró y después ambos miramos a Shaid.
—Yo... yo no entiendo...
—Significa que tú mamá y yo nos vamos a divorciar, eso quiere decir que ya no viviremos...
—Se que quiere decir—,dijo nervioso y empezó a temblar desesperado—Lo que no entiendo es porque.
—Papá ¿Ya no me quieres? ¿Ya no quieres a mamá?  ¿Es porque mi hermanita murió?—Tom se acercó a él y lo abrazo.
—No. Shaid yo te amo, eres mi único hijo y es imposible no quererte campeón, y por supuesto que amo a tú mamá—acaricio su cabello y me miró.
—¿Entonces porque papá?
—Es difícil de explicar Shaid.

Ahora me miró a mi con sus ojos inundados en lágrimas.

—Mami ¿Ya no me quieres?  ¿Ya no amas a papá?
—No Shaid, yo te quiero, te amo mi vida como no tienes idea—Lo abrace muy fuerte y continuó llorando.
—Dime ¿Ya no quieres a mi papá?

Me miró a los ojos y no le pude mentir, a él no. Así que no le contesté y lo abrace muy fuerte.

septiembre 21, 2015 | By: Acuarelagris♡

Fanfic: En su sombra.



32. Janne. 


Por:Arumi.

Salí del hospital una humeda tarde de Junio, dos días después de haber dado a luz a mi pequeña hija Janne. Ella nació el 2O de Junio y solo vivió quince días. Mi pequeña Janne murió la mañana del cinco de Julio a causa de un paró respiratorio, era tan hermosa y pequeña y Shaid tenía razón se parecía a su padre, me hubiera gustado tener más tiempo pero se fué de la misma forma que llegó: permaturamente.

Y dolía mucho, mucho.

—Es hora de irnos Arumi.
—¿Con quien se quedará Shaid?
—Con Lorena, Georgina aún es pequeña y ella no irá al cementerio. Pero esta con nosotros.

Eran las primeras palabras que había cruzado con Tom en esos quince dias. Camine y él me siguió a corta distancia hasta el automóvil. Mi corazón no se hacía a la idea de que estaba apunto de enterrar a mi bebé, a Janne.

Cuando llegamos el cuerpercito de Janne ya estaba ahí y me sentía tan cansada después del velorio. Bill, Gustav, Georg estaban ahí y cada uno me abrazo de forma reconfortante. Simone se quedó a mi lado todo el tiempo, igual que Tom. Su manó y la mía estuvieron unidad incluso después de que el cementerio quedó desierto.
Y observabamos ahora la tumba en dónde Janne descansaría todo lo que quedaba de vida; ahora estaba a lado de mi difunta madre.

—Es hora de irnos Arumi—, había comenzado a llover y Tom no había captado, no fué hasta que el airé nos balanceó de un lado a otro—, hay que ir a buscar a Shaid.

Lo miré y asentí; caminamos hasta el coche agarrados de la mano.
Y cuando me acomode en el asiento el abrocho el cinturón de seguridad. Yo me sentía incapaz se hacer cualquier cosa o pensar en otra cosa que no fuera Janne. Me sentía destrozada y con un pequeño espacio en mi cuerpo vacío.
Tom no dijo nada, solo me miraba de vez en cuando. Shaid no era nada tonto y sabía que había tenido una hermana pequeña pero que no había tenido la oportunidad de crecer a su lado, no cuestionó nada después que su papá le dio la noticia de que Janne ya no sería más nuestra en esta vida. Y ahora mismo no decía nada y solo miraba por la ventana del asiento trasero.

Cuando llegamos a la casa, Shaid salió del coche primero y permaneció en la sala con nieve.

—Arumi—, Tom entró a la habitáculo con una bandeja de comida—Tienes que comer, te prepare ensalada y jugó se naranja.

No dije nada, solo comí sin entender que hacía. Me sentía rota. Después Tom dejo llanando la tina del baño y me observó.

—Ya puce el agua, esta tibia.
—No tengo ánimos para nada Tom.
—Pero sería bueno que te refrescaras Arumi, eso te servirá.
—No lo creó.
—Vamos cielo.

Tom me llevó hasta el cuarto de baño y me desnudó, cuando mi piel toco el agua tibia se erizo y no dije nada.

—Relájate

Se arrodillo junto a la tina. Mientras tallaba con suavidad una esponja por mi espalda y mi cuerpo.

—Creó que tú igual deberías relájarte.
—Me relája que tú éstes bien mi vida.
—No creó poder estar bien en mucho tiempo.
—Si podras. Eres incluso más fuerte que yo.

    Esbozó un suspiró de angustia, y    fingió que no había pasado.
Ahora mismo no sabía que pasaría que sería de  nosotros, tenía mucho miedo de lo que venía. Yo me quería quedar atrapada en ese maravilloso momento; cuando vi a Janne y éramos felices incluso Shaid era feliz.

Cuándo desperté, esa mañana Tom estaba a mi lado y me sentía un poco extraña, después de observarlo sentí algo desgarrarse en mi interior y volví a acomodarme a su lado; aún así Esa pequeña parte que se había desgarrado. No volvió a reponerse, por lo menos no en ese precisó momento, que era cuando más lo necesitaba.
Cuando salí de la habitación Shaid acaba de despertar y siguió en silenció; como él día anterior, le prepare su desayuno y comimos en silenció.
Así que fué extraño que Tom despertara quince minutos después, porque la casa estaba llena de murmullos silenciosos y desde hacía algunos días.
Así que después de todo desayunamos en familia, sumidos en un deprimente silenció que hubiera preferido desayunar sola.

El lunes en la tarde el timbre del teléfono rompió el silenció, cuando Shaid coloreaba unas hojas, y Tom permanecía en la habitación, haciéndose menso, y yo estaba en silenció a un lado del teléfono. Me sacó de mi paz pero no, lo contesté, y siguió haciendo ruido hasta que Tom levantó el aparato y contestó con voz ronca.

—Hola—,observó a Shaid—¿Arumi?  Si ella vive aquí—me observó y suspiró—No, ella esta indispuesta. No se cuando podría llamar otra vez. ¿Pero necesita que le diga algo?

Deseguro colgaron y él miró el teléfono sin entender que pasaba, después me miró a mi y regreso a la habitación.

El verano había empezado para toda la ciudad pero yo aún sentía el frío del invierno calando cada nervio de mi cuerpo.
Tom había optado por imitarme y  mantener el luto junto conmigo, había pasado casi un mes desde que murió Janne, pero en mi mente se repetía todos los días. La casa estaba silenciosa y no habíamos recibido visita, yo pensaba que Tom les había pedido que por ahora no vinieran; Simone llamó un par de veces y mi padre igual. Mientras yo me sentaba a un lado del teléfono, y cuando sonaba no lo contestaba Tom, era el que atendía las llamadas.
O si no simplemente subía a la habitación rosa que habíamos decorado especialmente para la llegada se Janne, y observaba por horas la pequeña ropita rosa de bebé y a veces lloraba.

Y la casa siguió tan silenciosa que a cualquiera que entrara, se deprimia al instante.

Tom:

Recién regresaba de buscar a Shaid, lo había inscrito a un curso de verano y ahora la casa estaba aún más silenciosa que nunca.
Arumi se la pasaba encerrada en la habitación de Janne o si no se la pasaba garabateando dibujos raros y sin sentido alguno para mi.
Su padre había llamado toda la semana y no contesto la llamada,de echo no contestaba ninguna llamada. También la había estado llamando un hombre que nunca decía que quería, pero comenzaba a molestarme.

Al llegar a casa Shaid se bajo, yo iba ir al supermercado por algunas cosas que hacían falta. Ahora que Arumi estaba tan deprimida yo incluso le hacía su cena y todo eso.
El timbre de mi celular me saco de mis pensamientos, cuando subía la despensa en el maletero.

—Georg, hola ¿que tal estas?
—Excelente. Ehm estoy en tu casa, necesitó que vengas.
—¿Ocurre algo?
—Nada nuevo, solo apurate Shaid ya esta tocando.

      Ahora me apresure tomando algunos atajos y cuando bajé del coche algo me dijo que en la casa algo estaba cambiando.
Entré nervioso y  dejé las cosas en la cocina. No tarde en escuchar la melodía que provenía de el piano que estaba en la sala. Sonreí porque desde hacía semanas que nadie se atrevía a romper el silenció, y aunque no sabía como reaccionaría Arumi. Ahora solo quería ver a Shaid, después de todo él era nuestro hijo y seguía aquí.
Camine a la sala y me llevé una sorpresa al ver a Arumi de pié a lado del piano observando a Shaid mientras sonreía como antes.
Se había puesto un vestido azul cielo y no se veía tan desarreglada como hacía unas semanas, su cabello estaba atado en una coleta desordenada y sonreía al ver a Shaid. Georg miraba la escena sonriendo de igual forma.
Yo igual no pude evitar sonreír. Porque aunque sabía que Arumi no estaba del todo bien, a menos trataba de estarlo.

Me miró con ojos alegres y no dije nada. Alguien tocó el timbre y atendí.

—Buenas tardes—dijo un hombre de mediana edad examinandome.
—Buenas tardes.
—Busco a la señorita Arumi Hoffman
—Dirá Arumi Kaulitz, es mi esposa y ahora usa mi apellido.
—¿Esta en casa?
—Escuche mi nombre—dijo tomandomandome por sopresa.
—Arumi, eh estado tratando de localizarla, es un placer conocerla.

Dijo cortésmente y ella volvió a sonreír.

Fanfic:En su sombra




31. Visitas.

 Cuando entré a la habitación de Arumi, ella estaba dormida. Estaba como nuestra bebé tenía conectado varios aparatos. 
Me senté en la silla que estaba a lado de la cama y la observé dormir. Estaba pensando en que le diría, sabía que cualquier cosa que pudiera decirle le haría mal y no la aceptaría con facilidad y ahora con su nuevo temperamento estaba seguro que me echaría la culpa, me mataría o a menos lo intentaría.
Una enfermera entró a la habitación para una especie de chequeó. Yo permanecí en la habitación.
Incluso dormite un esto, hasta que sentí vibrar en mi bolsillo mi celular.

—Hola.
—Papá.
—Hola Shaid, ¿Pasa algo?
—¿Cuando regresaran tú y mamá?
—Aún no se hijo.
—Papá yo quiero conocer a la bebé. —¿Estas hablando enserio?
—Si.
—Veré que puedo hacer hijo.
—Esta bien.
—Nos vemos hijo.

Apague mi celular y seguí mirando a Arumi descansar, más demacrada que nunca y aún así seguía siendo hermosa.
No me dí cuenta a que hora me quede dormido pero sentí un cálido tacto en mis mejillas.

—Tom, Tom. Cariño despierta—,abrí mis ojos exaltados. Arumi estaba de pié enfrente de mi con ambas manos en mis mesillas.
—Arumi ¿Estas loca? No puedes estar levantada.
—¿Dónde esta?—la cargue como si fuera un bebé y ella; llamo mi atención—Tom mi hija ¿dónde esta?
—Nuestra hija—,le dije, recalcando que era hija de ambos—Ella estará bien.
—¿Estará?—,me miró lastimeramente y me acerque más a ella—Tooom. ¿Porque no me la han traído?
—Porque ambas están en observación. Arumi antes que te trajera aquí perdiste mucha sangre en la cama y ¿Porque no me hablaste cuando te sentiste mal?
—Yo quería avisarte pero no pude pararme ni hacer nada. Tom quiero verla.
—Por el momento eso es imposible. —¡Entonces haz algo!  Habla con los médicos o no sé, yo quiero ver a mi hija.
—¡Deja se comportarte de esa forma!  Solo estas buscando Un motivo para discutir, pero no te daré ese placer. Yo estoy feliz porque tú estas bien y nuestra hija ya nació.

Me miró de mala gana y permaneció en silenció sin decir palabra alguna. Una enfermera entró a la habitación para revisar sus signos vitales y a ponerle una inyección.

—No seas así Arumi, siento que ya no te conozco. Pero yo sigo amandote.
—Callate Tom. Me enferma oír tú voz.
—Arumi, no digas eso tenemos ya dos hijos. Tú eres mi Arumi preciosa.
—No me interesa y ya no soy tú Arumi—me dio la espalda y  sentí algo quebrarse en mi interior—. Ahora quiero dormir, si no te molesta, no quiero que sigas aquí. Ve a ver a Shaid. Seguro que él te necesita más que yo.

Se acostó y yo me acerque á ella, bese su frente y cuando salí de la habitación escuche su llanto de angustia pero no regresé porque era lo mejor.

—Papá—Shaid cerró el libro y mi madre me observó—¿Y mamá?
—Sigue en él hospital, perp te tengo una sorpresa. Así que ve a cambiarte por tu pijama.
—Si papá.

Shaid nos dejó en la sala. Mi madre se colocó su bolso de mano y me observó.

—Estas preocupado—,afirmó—¿Que pasa?
—No es nada importante, mañana ve al hospital saque un permiso para que Shaid vea a la niña y tú igual.
—De acuerdo.

Beso abrazo maternalmente y se marchó yo me reuní con Shaid y después de escuchar música relajante se durmió y yo me dormi a su lado.

—Buenos días papá.
—Hola Shaid.  Necesitó que te desde una ducha iremos a ver a tú mamá.
—¿Enserio?
—Si

Lo dejé en su habitación y me dirigí a mi habitación para yo darme una ducha.
Más tarde íbamos camino al hospital; Shaid iba muy callado en el asiento de atrás, y me miraba con disimulo, también estaba ansioso y un poco desesperado.
Al llegar nos dirigimos a el área de los cuneros, la enfermera que hacía guardia ya tenía instrucciones.

—¿Papá porque nos ponemos estos trajes?
—Porque los bebés que están aquí aún son pequeños y podamos contagierle algún microbio.
—¿Mi hermanita es pequeña aún?

La enfermera abrió la puerta y yo cargue a Shaid, entramos y caminamos hasta llegar a la cuna de nuestra bebé.
Shaid la miró sin decir nada, después de algunos segundos me miró y sonrió.

—Se parece a ti Tom.
—No, yo creó que más bien se parece a tu mamá.
—No.
—Aún es muy pequeña para saberlo Shaid.
—Si es muy pequeñita, pero también es muy bonita. ¿Como se llamará?
—Aún no sé. Eso lo platicaremos con tú mamá.

Después de cinco minutos de verla, salimos y nos dirigimos a la habitación de Arumi.

—Mamá.
—Shaid ¿Que haces aquí?
—Mi papá me trajo para conoser a mi hermanita.
—¿Ya la viste?
—Si, es muy bonita y se parece a papá.

Arumi me miró y después le sonrió a Shaid acomodando sus cabellos.
—¿Cuando vas a salir de aquí?
—No se, espero que sea pronto.
—Shaid despidete de tú mamá, tú abuela te llevará a casa.

Shaid beso a su  madre y esperó a su lado hasta que su abuela se reunió con nosotros en la habitación. Obviamente ella saludó a Arumi y después se marchó con Shaid; una enfermera llegó con una silla de ruedas.

—Ahora verá a su hija.

Y con mi ayuda y la de ella se sentó en la silla y nos dirigimos a el área de cuneros.

Ahora solo Arumi entró y yo permanecí observandola desde la vitrina del lugar, cuando llegó al cunero se incorporó y observó a la bebé, entonces empezó a llorar y me miró con aires de misterio. Me sentí mal y solo la observé todo el rato que estuvo ahí. Después la enfermera la regreso a la habitación.

—Señora en una hora más le darán su alta. Y el doctor le dara información de la bebé.
—Si, claro.

Después le trajeron su ropa y se baño, yo permanecí en silenció esperandola.

Cuando salió me observó y se acero a mi yo agarre su mano e hice que se sentara en mis piernas, acomodo su cabeza en mi cuello y algunas lágrimas brotaron silenciosamente.

—Arumi—,él médico entró á la habitación con unas hojas—,necesitó que firmes tu alta y sobre su hija ella tendrá que quedarse un poco más. Los horarios de visita son se las 10:00 am a 2:00pm y de ahí hasta las 6:00pm.
—¿Ella estará bien?
—Si, por supuesto nosotros haremos lo que este en nuestras manos para mantenerla estable hasta que ella alcance su desarrolló máximo. Ahora ya puedes irte.

Permanecimos un poco más sentados en silenció, después seguimos en silenció todo el trayecto a casa. Y cuando llegamos no dijo nada; se dirigió a la habitación de Shaid y lo abrazó por un largo rato.


septiembre 05, 2015 | By: Acuarelagris♡

Fanfic: En su sombra.

3o.Siete meces. 



—¿Por que mamá no te habla? Hace una semana que duermes en la habitación de invitados—Shaid apoyaba la punta de un color en una hoja blanca, mientras lo deslizaba con suavidad—¿Mamá dejó de quererte?
—Shaid mejor continúa haciendo tú tarea—,permaneció en silenció y continuó coloreando en silenció hasta que Arumi apareció en el comedor.
—Mami, ¿Porque no le hablas a papá? ¿Porque papá ya no duerme contigo?
—Shaid me siento mal, ahora no.
—¿Que te ocurre?  Te llevó al doctor si quieres.

Nisiquiera me miro, cuando le expresé mi preocupación. Solo Me ignoró y se acercó a Shaid.

—Mi amor, necesitó que  te pongas más guapo. Iremos a visitar a tu abuelito Dylan.
—Si mami—Arumi beso su frente y se dirigió a la habitación.

Ella se dirigió a la habitación y yo no pude evitar seguirla.

—¿A dónde vas?—, no me contestó mientras arreglaba las cosas de su bolso de mano—, te pregunté algo, Arumi tú no puedes manejar, tie...
—No voy a manejar, pedí un taxi y deja de hablarme. No quiero escuchar nada que salga se tú boca mentirosa—, pasó de largo y sujete su brazo.
—¿Que demonios te pasa?
—¡Sueltame!  Ya lo escuchaste iré á ver a mi padre.
—Yo te llevaré.
—No, no quiero ir a ningún lado contigo Tom Kaulitz.
—Te estas portando muy inmadura Arumi.
—No me interesa, no quiero que me hables, o me veas ó me toques.
—Eso es imposible.
—¡Sueltame, Sueltame!
—¿Papá?  ¿Mamá?—Shaid nos observaba y así que la libere de imediato.

Arumi y yo nunca nos habíamos peleado de esa forma y menos aún delante de Shaid, ahora me sentía muy estúpido, Shaid nos miró á ambos consternado y bajó la mirada. Alguien tocó el claxon.

—El taxi llegó vamos Shaid.
—No—, me apresure y camine a la entrada y me acerque al taxi—Ya no vamos a ocupar él servició, de todas formas le pagó por haber venido.

Arumi salió con Shaid y me miró.

—¿Porque hiciste eso?—Shaid cerró la puerta.
—Si quieres ir, yo te llevaré.
—No eres nadie pa...
—Eres mi esposa y por lo tanto si soy alguien, ahora sube al coche.
—No, voy a ir a casa de mi padre en taxi.
—Te llevaré yo, si no es así entonces no vas a salir.
—No, no puedes prohibir nada, Shaid vamos—agarró la mano de Shaid y me apresure a sujetarla.
—No irás a ningún lado.
—¡Sueltame!—gritó alterada y entonces hice algo estúpido, la jale y ella me empujó, mientras nos gritabamos y empujabamos armando un escándalo.
—¿Que pasa aquí?—un vecino se acercó alarmado—¿Que le ocurre? Sueltela, esta embarazada y puede...
—Larguese no es de su incumbencia.
—Por supuesto que no, su hijo esta llorando ¿Que clase de padre es?
—Ya le dije que no es asunto suyo—, miré á verlo y ahora no solo estaba él, habían dos mujeres y dos hombres más.

Miré á ver a Shaid que se había abrazado a su madre y lloraba desechó. Arumi me miró al borde del llanto y quice que me tragara la tierra. Era la persona más miserable que existía.

[~•]

Pasaron tres semanas más, y esas tres semanas nos la llevamos peleando, Arumi no era la misma; sé había vuelto más histérica y más gritona. Se alteraba con facilidad y nos gritabamos.

—Papá, papá—Shaid entró asustado a la habitación.
—¿Que pasa?
—Mamá sé murió—explotó en llanto.
—¿Que?
—No despierta y hay sangre en las sábanas de su cama.

Bajé corriendo y entré a la habitación alarmado. Arumi estaba acostada en la cama que se había manchado de una forma impresionante. Sentí picar mis ojos antes de explotar en llanto. Me acerque á ella y busqué su pulso,  débil como un zumbido.

—No esta muerta, la llevaré al hospital.
—Llamale á tu abuela. Y ve a la sala.

Me acerque a la cama y no encontraba la forma de moverla. Cuando traté de levantarla, ella entré abrió sus ojos y me miró aterrada.

—Tom. Me duele—algunas lágrimas rodaron por sus pálidas mejillas.
—Llamaré a la hambulancia.
—Voy a morir.
—No, no moriras.

Hice algunas llamadas y regresé  con ella. Que apenas estaba consiente.

—Nuestra bebé, no dejes que muera.
—No morirá y tú tampoco.
—¿Dónde esta Shaid?

La hambulancia llegó diez minutos después, y mi madre igual. Yo fui en mi coche hasta él hospital y  llegué antes que ellos. Cuando La bajaron del  vehículo,  ya tenía conectado muchas cosas y sé veía tanto débil; Los médicos la llevaron a la sala de maternidad y yo me quedé en la sala de espera.  Escuchando el tic-tocado insoportable del maldito reloj.
Me dirigí a la recepción para proporcionar los datos de Arumi y los míos y regresé á la jodida sala. Esperando noticias de ella.

—Tom, mamá me habló y me platico lo que había pasado. ¿Como esta Arumi?
—Aún no se Bill; entreron a la sala de emergencia hace como dos horas.
—No te preocupes, todo va a salir bien.

Fué un gran detalle de mi hermano haber venido también de su esposa, así que me sentí un poco más tranquilo gracias a la compañía.

—Tom Kaulitz—escuché la voz del doctor y me dirigí hacía él.
—¿Como están?
—Te te tengo noticias buenas y malas.
—¿Cuales son las buenas?
—Que ya eres papá de una niña.
—¿Que?  Arumi solo tenía...
—Siete meces, esas son las malas. Arumi se desmayo después de terminar la labor de parto, ahora ya esta conciente. La niña ella, debido a que solo tiene siete meces, no puede respirar por si sola. Y tiene bajo peso.
—¿Podré verla?
—No por el momento no, Arumi Ya fué trasladada a otra habitación. Pronto podras verla.
—De acuerdo gracias.

El doctor se fue y me reuní con mi hermano y mi cuñada.

—¿Que paso?
—La bebé ya nació.
—¿Qué?  ¿Y como esta?
—Esta en la incubadora. Arumi esta bien, le avisaré a mamá iré a buscar la ropita de la niña.

Más tarde conduje hasta mi casa, mi madre estaba ahí con Shaid sentada leyendole un cuento. Cuando me vieron ambos se sobresaltaron.

—¿Dónde esta mamá?
—¿Como esta Arumi, la bebé?

Me senté enfrente del sillón en dónde estaban y me rasque la nuca nervioso y agobiado.

—Arumi esta bien. Shaid tú hermanita esta bien, ella nació hace unas horas.
—Tooom—mi madre me miró preocupada—Nació prematura.
—Si, esta en la incubadora. Ahora solo vine a buscar sus cosas y regresaré al hospital.
—Papá quiero ver a mamá.
—Por el momento nadie puede ver a tu mamá.

Permaneció sentado y no protestó, después de todo sabía que su madre estaba grave y me agradaba que lo comprendiera.

Al llegar al hospital una enfermera me guío por los cuneros y me llevó a la sección apartada en dónde habían bebés como mi hija. El doctor había autorizado que la viera. Así que me hicieron ponerme un traje desechable por aquello de los gérmenes. Le entregue la ropa de la bebé y la enfermera la vistió después me hizo pasar a la habitación.

—Señor Kaulitz. Ella es su hija.

Me acerque a la pequeña cuna en dónde estaba, era de cristal y al parecer asimilaba tener todo lo que tenía el vientre materno, era especial y diseñado para los bebés prematuros.
La observé tanto pequeña, tenía algo de cabello rojizo, y sus ojos estaban cerrados, su piel estaba rojita y algo inchadita. Pero era hermosa; como siempre la había imaginado no pude cargarla por que eso si no estaba permitido. Ahora me hacía feliz con admirar su hermosa presencia.

septiembre 02, 2015 | By: Acuarelagris♡

Fanfic: 1.5 La vida viene sin hacer daño.




7. Va de nuevo. 
Tom: 

Toda la semana había intentado hablar con Dani, pero no me contestaba ó me decían que se había ido a jugar tennis con su hermano y los hermanos Dennison.
Nuestro vuelo de regresó á Alemania aterrizó temprano y  estaba muriendo por verla y besarla; no habíamos quedado en nada pero era como si le  hubiéramos dado una pausa a nuestra relación.
Así que cuando el avión aterrizó, lo primero que hice fué marcar a su celular y cuando este me mandó a buzón marque el número de su casa.

—Casa de la Familia Müller.  ¿Que desea?
—Hola, buenas tardes quiero hablar con Daniela Müller.
—Ella no se encuentra, ¿quiere dejarle algún recado?
—No, gracias llamaré más tarde.

Colgue el teléfono y me reuní con mis compañero. David nos daba algunas indicaciones que no escuché y después se despidió y los cuatro ocupamos una Van que nos llevaría de regresó a nuestras casas.

—Voy a salir.
—Pero acaban de llegar—,protestó mi madre.
—Lo sé mamá, pero esto no puede empezar.

Salí de casa sin decir más y me dirigí a la mansión de Daniela que estana cruzando la ciudad; Por supuesto que esta vez no fui en bus, aborde él primer taxi y le di las indicaciones. Quería mirarla nuevamente y que me besara, aunque no lo mereciera.

—Hola buenas tardes Fer.
—Tom Kaulitz. La señorita no esta.
—¿Y dónde la puedo encontrar?
—Bueno yo no puedo decirte dónde esta.
—Porfavor necesitó saber en dónde esta.
—¿Que pasa Fer?—la voz de Harry Müller me tomo por sorpresa.
—El joven Kaulitz esta buscando a Daniela—, se acercó a la puerta y me miró.
—Retirate Fer. Tom pasa, ella no tarda en venir, y me gustaría hablar contigo.

Me sentí nervioso, pero obedecí y el señor Müller pidió que nos trajeran jugo de naranaja.

—Creó que sabes que mis hijos desafortunadamente no tienen madre desde que nacieron—, yo asentí—¿Sabes que significa eso?
—No señor.
—Que yo tengo que ver por ellos, si se enferman, si estan tristes o felices, si necesitan algo. Yo debo de estar ahí si les rompen el corazón o si alguien los lástima.
—¿A que se refiere señor Müller?
—A que creó que tú eres la única persona que me puede decir que le pasa mi niña. Porque ha estado tan apagada en estos días.
—Dani y yo decidimos poner una pausa á nuestra relación, yo le eh estado hablado pero no se que pasa, porque nunca contesta.
—La muchacha del servicio le ha dado el recado, supongo que ella no ha querido hablar. Ahora quiero que me digas a que se debe esa pausa.
—Por nuestro trabajó, claro esta.
—¿Quieres a mi hija?
—Si.

Entonces la puerta principal se abrió y entraron Daniela y su hermano. Iker y Logan.

—Además nosotros ganamos— se quejó y se río como nunca. Venía vestida con ropa de deporte.
—Buenas tardes—,dijo Logan Al notar nuestras miradas.
Daniela nos miró sorprendida y su risa se borró de su rostro.

—Hola Tom. Yo no sabía que ya estabas de regresó.

—Llegué hace como una hora.
—¿Me das treinte minutos?
—Si.

Ella se encaminó a su habitación y los demás igual, Israel no dijo nada porque estaba su padre; así que yo permanecí en la sala contestando los cuestionamientos de Harry Müller. Hasta que Daniela regresó a la sala.

—Tom quedaté a comer.
—Claro.

—Estaré en mi despachó.

El padre de Daniela se fué y nos dejo en la sala; ella me miró y se sentó a mi lado un poco lejos de mi, yo me acerque a ella y la abrace.
Le dí un beso en su mejilla y ella suspiró, seguía en silenció, de repente su ánimo había cambiado, no era la misma chica que había entrado a la casa.

—Te extrañe mucho Müller.
—Yo igual te extrañe Tom.
—¿Como has estado?
—Veniste hasta aquí para preguntar como estoy.
—Si, porque me preocupó por ti.

—Que lindo. Después de mucho tiempo. ¿No crees?
—Lo siento Müller.

Permanecimos sentados, hasta que ella se puso de pié y comenzó a caminar, yo la seguí por supuesto hasta el jardín. Y caminó como si nada yo la seguí a su mismo paso sin tener idea de que pasaba.
El tiempo parecía ir más lento, mientras sus ojos grises morían, tras él llanto del cielo que se había escondido detrás de las densas nubes grises de la tarde.

—Va a llover—, comenté mientras ella se sentaba en una de las sillas del jardín.
—Eso parece—, la imité y permanecimos callados—Estoy confudida Tom.
—¿Porque?
—¿Tú y yo somos novios?
—No sé ¿quieres que seamos novios?
—No sé Tom.
—¿Quieres al menos que me quedé a comer contigo?
—Si—Dijo desánimada y entonces se acercó un poco más a mi.
—Estas más hermosa que de costumbre.
—Tom no se que me pasa, quiero estar contigo y a la vezar no.

Yo me puse de pié y le ofrecí mi mano, ella lo agarró y la ayude a incorporarse; la abrace muy fuerte y ella dejó escapar un largo sollozo, acaricie su cabello y me quedé ahí esperando que dijera algo, pero no lo hizo. Sólo giró levemente su rostro y beso mi mejilla, después yo igual hice lo mismo y ahora bese lentamente sus labios.

—Tom no...—se separó un poco de mi y yo Suspiré.
—Oh vamos Müller.

Ella asintió y me jaló de mi playera y me beso, con lentitud. Rodeó mi cuello con sus manos y se paró de puntitas yo rodeé su cintura con mis manos.

—Te amo—,sonreí antes de volver a besarla.

Enserio que la quería mucho, más de lo que yo mismo me había imaginado.
Nos habíamos perdido tanto en nuestro beso que no escuchamos cuando Iker carraspio por tercera vez, Daniela se separó de mi y lo miró avergonzada.

—No quise interrumpir, Harry dice que ya pesen a la mesa.
—Gracias Iker, ya vamos— él asintió y se fué.

Ella volvió a sonreir y me beso.

Más tarde después de la comida, se veía más animada pero no era igual porque ya no había ese brilló que siempre tenía.

—Creó que es hora de irme Müller—,ella asintió ahora desánimada.
—Creó que fué bueno verte Tom.

[~•~]

—¿Entonces terminaron?
—No sé—, Georg abrió una lata de coca-cola y me miró confundido—Terminamos desde antes y pensé que lo de Francia, no sé que eso compodria nuestra relación. Ella sigue rara y eso, no se que hacer.
—Por que no dejas que ella te hablé.
—No lo hará, por eso.
—Oh bueno entonces no se que decirte.
—Iré a verla. Entraré por la ventana de su habitación. Además estoy preocupado.
—¿Porque?
—Iker y Logan viven en su casa.
—¿Que?
—Si.

Así que esa noche salí de mi casa a las ocho y me dirigí a la casa Müller. Estaba tan preocupado y quería hacer algo por reparar el daño además a David no le gustaba para nada la idea de que ella fuera mi novia. Y a Ronnie tampoco y a su hermano menos.

Cuando llegué al lugar entré a su casa por el jardín trasero y trepe el árbol que estaba justó enfrente de la terreza de la habitación de Daniela.

Así que cuando estuve en firme abrí la ventana que sabía que siempre dejaba abierta y entré a la habitación, estaba semi oscura, solo iluminada por la lámpara.

—Daniela—murmure y camine hasta dónde estaba dormida boca abajo.

Y me pareció extraño porque apenas eran las nueve.

—Daniela—, la movi y ella se despertó.
—Tom ¿Estoy soñando?
—No tonta, soy yo—se asustó y se sentó muy rápido. Así que me apresure a prender la luz de su habitación—. ¿Porque estas dormida tan temprano?
—Mi papá se fué a una cena De negocios con mi hermano y Logan, Iker y yo tengo sueño. ¿Que haces aquí?
—Vine a verte.
—¿Puedes ir apagar la luz?
—¿Porque?
—Estoy casi desnuda.
—No importa— pero de todas formas apague la luz y me senté en la cama.
—Quiero ponerme mi pijama.
—Exajeras mi amor.
—Tom.

Me acerque a ella a gatas demaciado procativo y ella comenzaba a ponerse más nerviosa y a sonrojarse como nunca.

—Tom ¿Que haces?
—Nada—me acoste a lo largo y la observé—Hoy te vez hermosa.
—Gracias.

Ella se acercó a mi y me beso en la frente sonrió y suspiró. Después me imitó y se acostó a mi lado justo en mi regazo, sonriendo.

—Estuviste rara toda la tarde.
—No sabía que hacer cuando te vi.

Ahora me abrazó rodeando mi cuello y yo rodeé su cintura, y nos volmimos á besar.

—¿Te quedarás a dormir?
—Si, me quedaré toda la noche.

Ahora beso mis labios y cerró sus ojos; estaba tan enamorado de ella y sabía que ella igual lo estaba de mi.
Así que nos besamos toda la noche y parte de la madrugada. Ella Era toda mía.


Nota: Aún estoy en shock con en FIA y el cumpleaños dé B&T
Morii. :')

Fanfic: En su sombra



29. Una niña 

Cuando regresé a casa esa tarde Arumi estaba platicando con mi mamá en la sala, Shaid estaba mirando la televisión. Y Arumi platicaba con mi mamá en la cocina, mientras tomaban leche caliente.

—Hola mamá—, mi mamá sonrió y me acerque a saludarla, Arumi me miro sonriendo.
—Hola mi amor—. Me dijo mandandome un beso yo me acerque a ella y bese su frente.
—Hola preciosa.
—¿Quieres galletas?—,dijo mi mamá—son tus favoritas y las de Shaid.

Me senté a lado de Arumi y  me uní a la platica.

—Shaid ya esta un poco más tranquilo con respectó á lo del bebé.
—Sigue sin hablarnos, pero nos obedece en todo lo que le decimos.
—Me alegra saber que él este progresando, después de todo cuando el bebé nasca, lo amara.
—Yo creó que será niña mamá, yo quiero que sea una hermosa niña.
—¿Y tú Arumi?
—Yo solo quiero que nasca fuerte y  sano.

Yo asentí y continuamos con la platica, mi mamá se fué más tarde. Y yo ayude a Arumi a ponerse de pié y la llevé hasta la habitación; acoste igual a Shaid en su cama y regresé a nuestra habitación para seguir mimando a mi mujer.

—¿Como te sentiste hoy?
—Un poco mejor Tomy—Se acomodo en la cama y me abrazó—Nuestro bebé es fuerte, bueno eso creó; empieza a patear.
—Te vez cansada bebé.
—Lo estoy, un poco.
—También estas hermosa bebé—, acomode su cabello y la bese.

El embarazo la deja hermosa por muchas razones, como que se ponía vestidos muy femeninos y se arreglaba aún más. Sé veía tan preciosa con su panzita. Y aunque en las noches sé notará con más ojera y palida eran solo por el echó que en la mañana se esmeraba por estar arreglada y precentable. Aunque a la hora de dormir se mirara enferma yo la seguía viendo hermosa; como era ella. Mi Arumi.

—Eh estado pensando en pedirle a mi mamá que venga a dormir algunos días aquí.
—¿Porque?
—Bueno tú estas delicada y necesitó que alguien nos ayude. No quiero que te quedes sola.
—Ah si claro Tom no te preocupues, estoy bien pero igual me gustaría que Simone me acompañe.

En realidad quería que ella se quedará con Arumi para que la acompañara mientras yo trataba de alejarla de la desquiciada prima de Georg. No quería que nadie le quitará la tranquilidad que ya tenía.

—¿En que piensas?—Arumi salió bastante fresca del cuarto de baño
—En nuestro hijo y en que cuando nasca, no tendremos tiempo para nosotros.
—¿Eso te preocupa?
—Me preocupa que ya no tendremos sexo salvaje.
—Tú y yo nunca hemos tenido sexo salvaje.
—Si, lo se y ahora menos.
—No cambias cariño.

Arumi seguía siendo la misma persona tanto hermosa, en las mañanas se esmeraba en verse bien y eso lograba esconder el cansancio que tenía, en las noches sé veía con más ojera y pálida. Él bebé crecía fuerte y la salud de Arumi sé iba deteriorado cada semana un poco más. A mi madre le agrado la idea de quedarse con ella, se querían mucho.
Había mañanas en las que Arumi tardaba más en lavantarse de la cama; tenía mareos y náuseas; algunas noches sé levantó a vomitar la cena y por supuesto que yo siempre estuve con.

—Solo tres meces y estarás aquí— acaricio su vientre y me miró.
—¿Ya lesiones dijeron que será?
—Niña—me apresure a contestar y Anahi sonrió.
—Entonces hay que preparar un baby shower  con tema rosa y princesas.
—Si es buena idea, pero por ahora solo quiero llegar a mi casa y  dormir un poco.

La ayude a pararse y nos despedimos, salimos de la casa de Gustav y conduje en silenció hasta nuestra casa, se veía algo enferma.

—Te ves mal, nena ¿quieres que te llevé al hospital?
—No, estoy bien—me miró en la oscuridad sonriendo.

No quice contradecirla, aunque era claro que no lo estaba. Ella permaneció inmóvil en su asiento mientras se reponia del mareó y simulaba que nada pasaba y yo  fingia hacerme al tonto.

Me quedé pensativo y la miré, contemplando su belleza, y cada cosa que me había echó enamorarme de ella.

—¿Que? ¿Porque me miras?
—¿No puedo verte?—ella negó y yo sonríe—Mientras esperó que decidas bajarte ¿Puedo fumar?

Ella odiaba el olor del tabaco pero no obstante ella asintió y bajé un poco la ventana para dejar correr el humo.

—Esta mañana me desperté y me hizo feliz recordar que te soñé—,le dije mientras expulsaba el humo—Era como una premonición.
—¿Así y que tal me veía en tus sueños?
—Más madura por supuesto una Arumi de 30 o talvez 36 años.  Shaid más grande y nuestra hija menor.
—Es la primera vez que me dices que soñaste conmigo.
—De echó siempre hasta estado en mis sueños.
—¿Enserio?
—Desde que te conocí, siempre te he soñado.
—¿Porque nunca me lo habías dicho?
—Porque me siento estupido pero creó que no puedo evitarlo. Estoy completamente enamorado de ti. Arumi—,ella sonrió y parpadeo un par de veces.
—Besame—dijo cuando ya se acercaba a mi y yo continúe el acercamientos.

Cerré mis ojos y la bese haciendo que durara y poder encerrar este momento.

—Te ves hermosa mi amor.
—Gracias Tomy. Ahora deja de fumar Tom.
—¿Ya te vas a bajar?
—Si

Arumi volvió a besarme y entonces pude verla más haya de Arumi, una rubia falsa y sentí que todo sé venía abajó. Ella igual miró a ver en la dirección que yo veía y la vio.

—¿Que hace ella aqui? Tom esa chica me esta dando miedo.
—¿Porque?
—No es normal que se aparezca en todos lados dónde Yo estoy, en el supermercado, en la escuela de Shaid. Dime que no es por ti.

Me miró llorando y no pude hacer nada, tampoco pude decir nada.

—Quedate aquí, por favor Le exigiré Que sé vaya.

Salí del automóvil y camine hasta ella.

—¿Porque no contestas mis llamadas?.
—Porque no me interesas.
—De todos modos no vengó hablar contigo. Quiero hablar con Arumi y que sepa de una vez que no es la única que te dará un hijo.
—No estas embarazada Catherine, vete. Deja de acosar a mi esposa.
—¿Ahora si es tu esposa?  Pero no dijiste lo mismo cuando hicimos él amor.
—Solo fué sexo, ¿entiendes eso? No te amo y solo te use y no estas embarazada porque yo tomé mis precauciones y no soy un estúpido puberto que no sabe usar un condón, así que largate porque no estas embarazada.

Entonces la puerta principal de la casa se abrió y apareció Simone, nos miró confundida.

—¿Dónde esta Arumi? ¿Que esta pasando aquí?

Arumi ya se había desesperado y salió del vehículo. Catherine sonrió y caminó hacía dónde estaba ella.
Yo la seguí.

—Vete de aquí—, la jale de su brazo. —No, ya te dije que tengo que hablar con ella.
—Tú no tienes na...
—Entonces dime que quieres—Interrumpió Arumi—Aquí estoy, Tom sueltala.

No me quedó más que hacer y la solte, Arumi la observó.

—¿Que quieres?
—Bueno ya que Tom no se quiere hacer cargo, necesitó que tú me ayudes después de todo igual tienes un hijo de Tom.
—¿Que?  Yo tengo dos hijos con Tom y soy su esposa.
—Si pero yo igual tendré un hijo de Tom.
—Perdón ¿Que?—Arumi miró a verme y yo negue con la cabeza—Tú no estas embarazada.
—Si lo estoy—,Arumi se río y la miró de muchas formas.
—¿Y según tú cuantos meces tienes?
—Dos meces.
—Pués es muy ilógico yo tengo casi siete meces y Tom ha estado todo el tiempo conmigo y a ti te conosimos hace como diez meces y ya no te volvimos a ver solo tú que me has estado acosando.  No creó que estes embarazada, menos de dos meces y mucho menos de mi maridó porque por si no lo sabes Tom y yo estamos casados. Ahora porfavor vete.

Arumi no dijo nada, cuando pasó de largo y Simone la abrazo y entraron a la casa. Yo dejé ahi a Catherine y entré a la casa.

—Nos vemos mañana.

Simone se despidió y Arumi entró sin decir nada a la habitación; Shaid ya estaba dormido.

—¿Arumi?—Sé había puesto la pijama y me miraba molesta desde la cama.
–No quiero que duermas aquí Tom.
—¿Que? ¿Porque?
—¿Crees que soy estúpida? Por  supuesto que sabía que tú y esa tipa tuvieron que ver. Pero no creí que hubieran llagado á tanto.
—Arumi ella no significa nada, tú misma ya lo dijiste. Eres mi esposa y te amo.
—¿Y pensaste eso cuando estuviste con ella?
—Arumi yo quiero olvidar eso. Te amo a ti y ya tenemos un hijo y la que viene.
—¡Vete Tom, no te quiero ver! ¡Vete!

Estaba llorando así que cuando ella lloraba necesitaba tranquilizarte y no habría poder humado que dejará que le explicará algo, así que mejor decidí salir y esperar a que estuviera mejor.

—Papá—, escuche la voz de Shaid y abrí mis ojos—¿Porque no estas con mamá?
—¿Dónde esta ella?
—En su habitación.

Camine hasta mi habitación y estaba abierta. Arumi estaba acostada en la cama dormida. Así que decidí no hacer ruido.
Ahora no sabía que le iba a decir cuando ella despertara.

Y cuando despertó, no me dijo nada, no me dio los buenos días tampoco me dijo que me amaba, solo permaneció en silenció y cada vez que yo le quería decir algo solo me ignoraba o buscaba que hacer.
Lo que me mantenía tranquiló es que nada sé había complicado hasta el momento con relación a nuestra hija....