diciembre 14, 2014 | By: Acuarelagris♡

Fanfic: Arumi, Capítulo 10




Por:Arumi
Capítulo 10: Nadie esta a tu lado.

Cuando al fín me dejaron verlo; permanecí en silencio observándolo, tratando de no llorar o de contener las lágrimas pero era imposible, tan solo unos días antes, discutíamos y después de que lograba hacerme enfadar me besaba y decía que era el amor de su vida, que me veía hermosa molesta.

—Señora—una voz femenina me tomo por sorpresa

—¿Si? ¿Qué pasa?

—La hora de visita ya acabo

—Solo un minuto más—me observo y asintió

—De acuerdo

Permanecí a su lado mirándolo por unos instantes más, después agarre su mano y me sorprendió que su tacto siguiera siendo el mismo aun podía sentir su calor le di un apretón suave y deje que mi mano se llenara de ese calor que tanto que gustaba. Después le di un beso y salí de la habitación.

Nadie me dijo nada, solo me miraron preocupados.

—¿Quieres que te lleve a tu casa?

—No, yo—sentí nuevamente formarse un nudo en mi garganta—Yo estoy bien—trate de decir bien, pero la voz se me quebró en un instante

—Arumi, no es conveniente que en tu estado estés sola

—Necesito estarlo—mire a ver a Simone y luego a Bill—Bill sé que me entiendes—El asintió

—Mamá. Arumi tiene razón—trato de sonreír pero no pudo

—Está bien—dijo resignada Simone—Cuando te sientas mejor me hablas y voy a verte—asentí y camine a la salida

Aborde el primer taxi que encontré y le di las indicaciones para llegar a mi casa.

Cuando llegue a casa fue horrible sentir esa sensación de vacío al no ver entrar a Tom a mi lado, sentí desgarrarse  un poquito más mi alma, su ausencia me estaba matando el saber que Tom tenia las mismas posibilidades de volver y no volver me estaba haciendo volverme loca. Suspire con pesadez y camine a la cocina para preparar algo de comer mi hijo ya exigía comida. Y aunque sabía que tenía que estar bien por mi futuro hijo, sentía que no podía por que  mi alma se rompía cada segundo un poco más.

Nieve se acercó a mi chillando y me acompaño durante la cena sin dejar se sollozar. Ella igual se había percatado de la ausencia de Tom porque Tom le rascaba su panza y jugaba con ella.

—¿Ya comiste?

—Si acabo de terminar de ducharme, creo que dormiré

—Descansa lo necesitas y cuando te sientas bien iremos a ver a Tom

—Gracias igual usted descase

Corte la llamada y me acosté en la cama, aun lado se encontraba el lugar vacío que ocupaba Tom. Me costó mucho conciliar el sueño sin Tom a mi lado dejo de ser divertido, ahora me dolía no sentir sus manos rodeando mi cintura o  dandome besitos detrás de la oreja. O no escucharlo decir "Te amo"

—Arumi, Arumi—sentí la calidez de unas manos jugueteando mi cabello—Arumi, despierta

Abrí mis ojos un poco y apenas pude distinguir el rostro de Tom y reaccione de inmediato

—Tom—me incorpore para poder sentarme—¿Tom?—mi primera reacción fue aventarme a él y abrazarlo—Tom que bueno que estes aquí todo eso fue un  mal sueño—y entonces reaccione él era un sueño, estaba soñando

—El que sea un sueño, no quiere decir que no sea real

—¿Entonces estas aquí?—se veía diferente pero es que en los sueños todos somos diferentes

—Si yo estoy aquí—señalo mi pecho en dirección a mi corazón y luego a mi cabeza—en tu corazón y en tu mente y aquí—acaricio mi vientre—Nuestro hijo

—Tom, no quiero que nada malo te pase, quiero que regreses y que veamos crecer juntos a nuestro hijo

—Pronto estaremos juntos. Ahora solo tienes que cuidar de ti y de nuestro hijo

—Pero Tom

—Arumi te amo

En ese momento todo se desvaneció y desperté volviéndome a sentir ese enorme e infinito vacío que Tom había dejado. Sentí mi rostro húmedo pero aquello había sido producto de las lágrimas que había derramado mientras dormía.

Escuche los pasos de nieve fuera de la habitación y la vi entrar, se puso de dos patas para olfatearme y cerciorarse que estuviera bien. Tom siempre le dijo que tenía que ayudarlo cuidándome y cada mañana cuando Tom aún estaba lo hacía y lo seguía haciendo. Me levante y camine a la cocina para desayunar junto con nieve.

—Buenos días—esa mañana cuando llegue al hospital una enfermera atendía a Tom

—Buenos días señora Kaulitz

Tom seguía ahí en el mismo estado que el día anterior. La enfermera salió y me dejo sola con Tom. Nuevamente le susurre que lo amaba y que apenas una hora antes había soñado con él.

Volví a agarrar su mano y a sentir la calidez que aún conservaba y llore por no poder ver sus ojos mirándome coquetamente por no poder escuchar su voz. O verlo ir y venir de la cocina buscando que comer su ausencia dolía cada vez más, cada segundo el dolor que sentía era más grande pero ese dolor era opacado en una cantidad muy pequeña por nuestro hijo, cada vez que se movía dentro de mí.

Aunque me sentía desprotegida, sabía que no lo estaba por que Tom aun seguía vivo, de una forma un poco triste pero seguía vivo.

—Hola—La voz de Simone me tomo por sorpresa

—Hola

—Sabía que estarías aquí

diciembre 05, 2014 | By: Acuarelagris♡

FanFic; Arumi; Capítulo 9



Capitulo 9
Lo trágico
Empecé a recobrar el conocimiento, sentía mi cuerpo tibio y bastante liviano, no recordaba mucho. Solo recuerdo las imagines del ultrasonido y los latidos del corazón de mi hijo a Tom, Tom sonriendo de felicidad, Tom mirándome con ternura. Tom.
— ¿Tom?—murmure con temor a no obtener respuesta.
Abrí con cuidado mis ojos y ahí estaba Simone abrazándome en una  blanca camilla. Tenía sus ojos rojos y lloraba. Y empecé a imaginarme lo peor. Los recuerdos no eran muy claros.
— ¿Como esta mi hijo? Y ¿Tom?
—Arruma cariño, afortunadamente nada les paso a ti y a él bebé. Bill habla a la enfermera
Mire a mí a rededor y ahí estaban Bill y Zoile también estaba Gordon. Mire nuevamente y Tom no estaba. Toque mi vientre y nada malo nos había pasado, solo tenía un leve mareo.
— ¿Y Tom?—permanecieron en silencio— ¿Donde está Tom?
Un doctor entro a la habitación y me examino, se acerco a mí y suspiro aliviado.
—¿Como te sientes? Podrías decirme la fecha, tu nombre y que pasó.
—Es abril 5, me llamo Arumi y viajaba con mi esposo en coche y otro vehículo nos choco. Me siento mareada. ¿Mi bebé como esta?
—Si tu estas bien el igual, estarás en observación
— ¿Y mi esposo en donde esta?
—Tom se encuentra en cuidados intensivos, no te voy a meter esta grave pero necesitamos que tú estas tranquila por tu hijo. A él no le pasara nada malo. Mis compañeros lo están atendiendo bien.
—Quiero verlo
—Eso será cuando te recuperes, ahora no puedes moverte de aquí
—Pero
—Es por tu bien y el de tu hijo
Baje mi rostro y permanecí sentada en la camilla sin protestar, tenían razón debía de estar bien por mi hijo. El doctor salió de la habitación.
—Iré a ver como sigue Tom
—Ve—dijo Simone—Yo me quedo con Arumi
Me deslice en la cama y me trague el nudo que se había formado en mi garganta, tenía muchas ganas de llorar y me quede acostada en la cama acariciando mi vientre. Simona permaneció sentada en silencio sin decir nada. Y en el fondo le agradecía que no dijera nada. Me sentía cansada y tenía mucho sueño.
No me di cuenta a la hora que me dormí, pero me sentía demasiado liviana y sin vida. Estaba preocupada por Tom y quería verlo, abrazarlo y recordarle que lo amaba, que iba a estar bien por nuestro futuro bebé.
—Tranquila, no pasa nada—creí escuchar la voz de Tom y abrí mis ojos, aun seguía en esa habitación y Bill estaba sentado en la silla que había ocupado su mamá— ¿Te sientes bien?
—Si—sentí caer calientes las lagrimas por mi rostro— ¿Como esta Tom?
—Mejorando—lo examine y se veía preocupado, sus ojos estaban levemente rojos
—Buenas noches—una enfermera entro a la habitación
—Buenas Noches—Saludamos ambos
— ¿Como te sientes cariño?—pregunto maternamente—vengo a revisar como están
—Ya me siento mejor

Se acerco a mí y puso una especie de micrófono en mi vientre y luego una especie de micrófono para escuchar los latidos de bebé, reviso un aparato que descansaba en el buro que estaba imprimiendo varias hojas. La enfermera los tomo y sonrió.
—Estas en perfectas condiciones pronto saldrás de alta, descasa si necesitas algo no deuda en hablarme
—Gracias
Volvió el silencio y Bill observaba por la ventana.
— ¿Como esta Zoile?
—Bien ella no pudo quedarse pero mañana te visitara
—No importa—No sabía que decir y yo lo entendía— Arumi Tom está bien sigue en cuidados intensivos pero pronto estará bien
— ¿El esta consiente? ¿Te pregunto por mí?
—No aun no despierta pero está bien, eso es lo importante
—Gracias Bill
Asintió y permaneció en silencio, volví a dormirme pero esta vez fue  menos profundo el sueño. Porque una enfermera entro a la habitación con Simona
—Ya te daremos de alta y necesitamos que te cambies de ropa
Simone me entrego mi ropa y entre al baño. Me vestí lo más rápido que pude y regrese a la habitación
—Si tienes alguna molestia, no dudes en venir al hospital
—Claro
Simona me sonrió mientras salíamos.
—Quiero ver a Tom
—El está bien querida
—Quiero verlo
—Es muy tarde y el está en cuidados intensivos. No creo que te deje verlo. Mejor deja que te lleve a descansar
—Está bien pero mañana voy a regresar
—Claro que sí pero ahora necesitas descansar
No me opuse más y Simone me llevo a mi casa y se quedo a dormir conmigo, aunque apenas dormí unas horas, porque estaba demasiada preocupada por Tom. Me desperté muy temprano al no poder conciliar el sueño más que dos horas.
—Arumi, te vez mal
—No pude dormir
—Entonces regresa a la cama
—No podre dormir si no lo veo
—Arruma pero no puedes estar así el va a estar bien pero necesita que tu igual lo estés
—Solo necesito verlo
—De acuerdo la hora de la visita empieza a las 10:00 am—se sentó enfrente de mí con el desayuno que ella había preparado—ahora come un poco y te arreglas para ir a verlo
—Está bien
Con resignación y sin nada de hambre fue engullendo los alimentos hasta que fue suficiente para la madre de Tom.
— ¿Ya podemos irnos?
—Está bien vamos no te hare sufrir más
Simona me llevo al hospital y ahí estaba Bill y Gordon. Bill me saludo y me senté en una de las sillas de la sala de espera. Y aunque ya estaba ahí, no me sentía más tranquila y sentía una fuerte opresión en mi pecho. Me sentía nerviosa y ansiosa.
—Tranquila, todo va a estar bien—me aseguro Bill
—Eso espero
Sentía que me faltaba el aire pero logre disimularlo, no quería que Simona me sacara nuevamente de ahí, así que trate de tranquilizarme.
Estuvimos con la incertidumbre de no saber qué pasaba con Tom por unas horas más, hasta que salió in doctor.
—Familiares de Tom Kaulitz
—Yo, yo soy su esposa
Simone y Bill se acercaron justo detrás de mí con el doctor.
— ¿Como esta Tom?
—El ya está estable, pero hay un problema
— ¿Un problema?
—Si Tom tiene un golpe muy fuerte en la cabeza y es probable que cuando despierte presente algún cuadro de amnesia
— ¿Aun no ah despertado? ¿Pero eso puede ser muy grave?
— Eso no es lo grave—el doctor nos miro con incertidumbre—Lo grave es que esperábamos que Tom despertara de la anestesia hace unas...—se quedo callado—él no ha despertado
— ¿Pero el despertara?
—Hay muchas posibilidades de que si y otras más que no
— ¿Me está diciendo que Tom...?
—Lo siento mucha señora

El doctor nos dejo nuevamente solos y no pude más comencé a llorar y a temblar, Simona me abrazo. Para tratar de consolarme pero nada podría consolarme. ¿Ahora que iba a hacer sin Tom? Estaba segura que no podría vivir sin él. Sin sus bromas sin sus atenciones.
— ¿Quieres que me quede?
—No estoy bien
—De acuerdo pero mañana vendré temprano a verte
—Quiero ir a ver a Tom mañana
—Arumi no creo que sea conveniente tú estás embarazada
—Solo quiero estar con él
—Ya lo veremos mañana

Simone me dejo sola, no quería estar con nadie. Se suponía que ese día íbamos a saber el sexo de nuestro bebé y al llegar festejaríamos o simplemente estaríamos felices pero había pasado de ser un día feliz a ser el peor día de mi vida. Tom no estaba ahí.

Nieve se acerco a mí y me observaba sabia que algo estaba mal, pero no estaba segura de que entendiera. A menos no tanto. Ella se quedo toda la noche a mi lado. 
noviembre 28, 2014 | By: Acuarelagris♡

Fanfic; Arumi; capítulo 7


Capítulo /
Mini- Tom Mini- Arumi
Por: Arumi
—Arumi, ¿dónde estás?
Escuche la voz adormilada de Tom, y me apresure a guardar el desastre que tenía en el baño.
—Tomy—Salí del baño y lo observe estirarse
—Te traeré tu desayuno
—No quería salir a desayunar a algún lado ¿qué dices?
—Digo que me levante temprano para preparar tu desayuno
— ¿Lo hiciste con amor?
—Si—me examino de pies a cabeza
—Pues si será un desayuno en la cama ¿qué esperas para traerlo?
Salí de la habitación y entre a la cocina en realidad no había preparado nada, más que café. Observe la alacena y entre todo lo que había lo único que se me ocurrió preparar porque era fácil y rápido fue cereal y algo de fruta con yogurt.
Lleve dos porciones de cada cosa y deje a nieve comiendo su croqueta.
Abrí la puerta de la habitación y deje la bandeja en el buro de la esquina.
—Tom quiero decirte algo
Tom salió del baño y se sentó a un lado de la cama miro mi menú y sonrió pero no le importo para nada y comenzó a comer.
—Te escucho—tenía la taza de cereal con leche muy cerca de su boca y comía rápido como siempre
— ¿Qué opinas de tener un bebé?
Me miro receloso y dejo a un lado el tazo de cereal y comenzó con el yogurt picado con fruta.
— ¿Tener un bebé?—cerro los ojos después de devorar la fruta se tomó de un sorbo el café y me miro— ¿Que pienso? Arumi ¿a qué viene la pregunta? E soy sincero jamás en mi vida he pensado en eso
—Pero entonces ¿no te gustaría?
—Claro que tiempo atrás no me hubiera gustado—se acercó a mí y me beso con rudeza—Pero sería un bebé hermoso si la madre fueras tu—continuo besándome— ¿Porque? ¿Quieres tener un bebé? Mi amor aun eres muy joven pero si eso quieres yo con gusto te hago uno o los que tú quieras.
—Tom—lo empuje un poco—espera, es que estoy tratando de decirte algo
—Adelante dilo—se separó de mi— ¿Te comerás eso?
—No—respire profundo y lo dije así tan rápido como pude—Estoy embarazada
Me miro en silencio y soltó una carcajada.
— ¿Que estás diciendo?
—Lo que escuchaste
Solo reía y me miraba como si aquello fuera una broma, en cambio yo tome una posición más seria.
— ¿De qué te ríes? Tom es verdad
Me levante indignada de la cama y camine hasta el baño. Escuche los pasos de Tom y luego sus nudillos golpeando la puerta.
—Arumi abre la puerta, ay que hablar
—No Tom. No ay nada que hablar para tu esto es un chiste
—Vamos mi amor, abre la puerta
Abrí la puerta de golpe y ahí estaba el mirándome de pies a cabeza, suspire y regrese a la cama. Me siguió sin decir nada.
— ¿Cómo sucedió esto?
— ¿Quieres que te explique?
—Se cómo paso Arumi, pero es que yo no me esperaba esto, tu aun estas muy joven y un bebé es una responsabilidad enorme—suspiro y beso mi frente—ahora te amo más preciosa.
Lo abracé y el solo acaricio mi cabello y me daba besitos.
—Hice una cita para comenzar a llevar el control de mi embarazo
—Muy bien, ¿Cuándo es?
—Dentro de dos días
—Iré contigo
Tom sonrió mientras acariciaba las orejas de nieve. Me uní a él y miramos una película. Pero había cambiado algo, Tom estaba más callado y había una especie de incomodidad entre ambos.
En efecto aún era joven pero fueron varios factores los que habían provocado aquello, el descuido de ambos por ejemplo, yo sabía a la perfección que Tom me amaba y que sería bonito tener un bebé.

—Arumi—escuche a Tom gritar por segunda vez—Ya es tarde
—Ya voy
Me acomode mi bolsa en el hombro antes de salir y respire profundo, baje las escaleras para reunirme con Tom.
—Lo siento, no encontraba mi celular
—Vamos que ya es un poco tarde
Habían pasado 4 meces desde que Tom y yo nos casamos, y esos cuatro meces habían sido maravillosos. Los mejores ahora en estos días Tom había estado raro. Ahora evitaba hablar cuando no había nada que decir y no sabía si eso sería malo.
—Buenos días—Saludo la asistente— ¿En qué puedo ayudarles?
—Tengo cita
— ¿Su nombre es?
—Arumi Kaulitz —ahora usaba el apellido de casada
—El doctor le atenderá en unos segundos. Puede tomar asiento
Caminamos con Tom hacia uno de los sillones que habían en la sala de espera, nos agarramos de la mano y yo recargue mi cabeza en su pecho, el me dio un beso en mi cabello y permanecí así hasta que me llamaron para que entrara al consultorio. Tom por supuesto entro conmigo.
—Buenos días, señor y señora Jaulita.
—Buenos días
—Siéntense
Nos sentamos en las sillas que estaban enfrente del escritorio. Le entregue los análisis que me habían echo días antes y los reviso.
—Estas embaraza, felicidades.
—Gracias
— ¿Es tu primer bebé?
—Si
—De acuerdo aquí dice que tienes casi los dos meces
El doctor me pidió que me recostara en la camilla que había en el consultorio y que me levantara un poco la blusa para dejar a la vista mi vientre, y coloco un poco de gel y con un aparato parecido a un micrófono escucho el corazón de mi futuro hijo. Me hizo algunas preguntas y al final me mando ácido fólico y vitaminas.
De regreso a casa Tom seguía muy callado, yo lo observaba si animarme a preguntarle nada. Su silencio ya me estaba haciendo mal.
— ¡Ya basta!
Cerré la portezuela de un portazo y fulmine a Tom con la mirada
— ¿Qué pasa?
—Es lo que quiero saber yo ¿qué pasa contigo?
—Conmigo no pasa nada ¿Y contigo?
—Has estado así desde que te di la noticia
—No me ocurre nada, estoy feliz de que estés embarazada
—Pueda no merece
Sentí una apreció en mis ojos y luego un par de lágrimas brotar calientes y resbalarse por mis ojos. Camine hacia la puerta de entrada y nieve me recibió. La acaricie y subí a mi habitación. Era obvio que Tom no estaba feliz.
Me encerré en la habitación y Tom no hizo nada por ir a platicar conmigo. Fue hasta la noche que salí de la habitación, fui a la cocina por algo de comer.
— ¿Ya terminaste de llorar?
—No entiendes nada
—Arumi sé que estas embarazada y eso me hace feliz y si no lo he demostrado es solo porque no es como hacerlo. Si estoy hace es porque tal vez aún no he asimilado bien la noticia pero siento que te amo más aún.
Permanecí en silencio.
—Tener una mini-Arumi o un mini-Tom cuando me case contigo pensé que no podría sucederme nada mejor y entonces voy a tener un hijo con la mujer que amo. Cariño no sé cómo actuar. Nunca había sido tan feliz y esto me asusta.
—Tom era lo que necesitaba escuchar

Me acerque a él, y me pare de puntitas para poder besarlo. Yo igual me sentía asustada jamás me había sentido tan feliz y estar así se sentía bien.
noviembre 27, 2014 | By: Acuarelagris♡

FanFic; Ellos Vs Ellas Resumen



El primer año que una prestigiosa escuela de música acepta niñas, Tom y Su banda harán lo posible por ganar un contrato, pero en el camino se encontraran con algo inevitable llamado “Amor”.
Reating: NC-17
Categoria: Hetero
Personajes: Bill Kaulitz, Georg Listing, Gordon Trumper  Gustav Schafer, Original Femenino, Simone, Tom Kaulitz
Genero: Desorden Alimenticio,Drama,Lime,Primera Vez, Romance
Advertencias:Contenido Adulto, Historia en progreso, Uso de dorgas
Pareja Principal: Tom-Original Femenino 
Pareja secundaria: Bill-Original Femenino, Georg-Original Femenino, Gustav-Original Femenino

Fanfic; Arumi Capítulo 8


Capítulo 8: Promesa
Por: Tom

—Arumi—era la segunda vez que Arumi se demoraba—llegaremos tarde
—Lo siento amor—bajo las escaleras y le ofrecí mi mano para que ayudarla a bajar—Tengo hambre
—Pasaremos a comer en un restaurant estamos retrasados
—De acuerdo
Caminamos hasta la puerta y de ahí a mi automóvil. Los meces habían pasado rápido Arumi estaba en el cuarto mes y ya comenzaba a notarse el embarazos, se veía muy curiosa, y había sustituido sus playeras de bandas de rock vitage por vestidos que la hacían lucir más femenina y más hermosa.
— ¿Cómo te sientes mi amor?
—Bien Tomy—ahí sentada en el asiento del copiloto miraba por la ventanilla y tenía una mano en su vientre
Arumi había empezado a pintar, desde que supo que estaba embarazada también cada mañana o cada noche se sentaba enfrente del piano y tocaba. A mí me gustaba verla porque se perdía entre el universo.
—Llegamos bebé
Baje del auto y abrí la puerta para que ella bajara, últimamente estaba más animado hoy nos dirían al fin el sexo del bebé yo prefería que fuera una hermosa niña. Y que se pareciera a Arumi con esa mirada tan profunda y ese silencio sobre natural que hacía que me desesperara y no pudiera descifrar sus pensamientos.
—Venimos a mi cita mensual
—Claro señora Kaulitz, el doctor los atenderá en breve. Tomen asiento.
Como de costumbre no sentamos en el sillón que ocupábamos habitualmente para esperar nuestro turno.
—Tom ¿Que te gustaría que fuera?
—Niña
— ¿Niña? ¿Porque niña?
—Solo quiero tener a alguien que se parezca a ti y que sea cariñosa
—Pensé que preferías niño
— ¿Tú que prefieres?
—Señora Kaulitz, puede pasar—nos informó la asistente

El doctor estaba sentado delante de su escritorio como habitualmente nos invitó a sentarnos en las sillas enfrente de él
— ¿Cómo te has sentido Arumi?
—Muy bien solo que ya empiezo a sentir el peso del bebé
—hoy vamos a saber el sexo de tú bebé
El doctor se levantó de su asiento y nos pidió que lo acompañáramos a una pequeña habitación en donde había una camilla y un monitor. Le dio unas indicaciones a Arumi y ella se acostó en la camilla con el vientre descubierto.
El doctor puso un gel en su vientre y con saco una especie de micrófono que comenzó a pasar por el vientre de Arumi. Enseguida aparecieron unas imágenes en la pantalla y comenzó a escucharse lo que parecía ser los latidos de su corazón.
—Es un niño—dijo el doctor—Felicidades
Sentí una emoción infinita y unas ganas de llorar. Arumi no se contuvo y unas lágrimas cayeron por sus mejillas rosas.
Después de aquel momento nos reunimos con el doctor.
—Todo va bien con su bebé, Arumi sigue tomando tus vitaminas y nos vemos en un mes
Salimos agarrados de la mano y con dirección al automóvil. Me sentía bien y Arumi se veía más feliz.
— ¿A dónde quieres ir a comer?
—Se me antoja una pizza
—Pues vamos por una pizza
Conduje en silencio y sonriendo de vez en cuando con Arumi. No sabía que decirle estaba tan emocionado pero entonces sentí una opresión en mi pecho y una especie de mal presentimiento.
—Amor—la voz de Arumi me saco de mis pensamientos— ¿en qué piensas?
—E genio cariño mi primer hijo será un hombrecito
—Sabía que preferías un niño
—No es que lo prefiera pero igual es bueno así cuando tengamos a una mini- Arumi él cuidara de ella.
—Si Tom
Llegamos a una plaza comercial y comimos pizza y un helado después compramos un libro de nombres. Y aun seguía sintiendo esa opresión en el pecho. Aun cuando estamos de regreso a casa.
— ¿Qué te parece Francis?
—Es muy común—Arumi ojea el libro y yo seguía sintiéndome mal—Arumi ¿me amas?—nos miramos y después regrese la vista a la carretera.
— ¿Por qué lo preguntas?
—Solo responde
—Tom por supuesto que te amo, y no tienes idea de cuanto
—Entonces quiero que me prometas algo
—Tom ¿Ocurre algo?
—Quiero que me prometas que si algo llegara a pasarme y aquello llegara a pasarme tú seguirás adelante y cuidaras de nuestro hijo
— ¿Por qué dices eso?
—Arumi solo quiero que lo prometas, es decir que solo quiero estar seguro de que si algo me llegara a suceder tu seguirías adelante
—Tom yo no podría vivir sin ti
—No Arumi yo no quiero que seas dependiente de mi porque ahora tendremos un bebé y me gustaría saber que tu cuidaras de él si yo llegara a faltar no te dejaras caer por él
—No me estás haciendo sufrir yo no puedo imaginarme una vida sin ti
—Arumi solo promételo, saber que tú y nuestro bebé están bien me hace bien y feliz
—Lo prometo Tom
No volvimos a mirar y le sonreí para animarla.
—Este puto tráfico. Tomare un atajo para llegar a casa rápido—fue el primer comentario que se me ocurrió para calmar las tenciones
—Amor no me molesta esperar
—Es solo que quiero llegar a casa para que descanses
Conduje sin despegar la mirada del camino, hasta que llegue enfrente del semáforo que volvió a ponerse rojo. Entonces mire a Arumi y nos acercamos para besarnos. Cada que la besaba me enamoraba un poco más de ella. Sus labios eran suaves y su forma de besar era tierna y apasionada primero me besaba despacio y después mordisqueaba mis labios.
El semáforo volvió a ponerse en verde. Y entonces sucedió en un segundo, un automóvil que iba fuera de control se estampo contra mi automóvil golpeando con brutalidad el lado en el que me encontraba. Cerré los ojos cuando sentí recorrer un dolor que nacía desde mi cabeza y que invadía todo mi cuerpo en ese momento recordé a mi pequeña Arumi y a mi futuro hijo abrí los ojos y ella estaba ahí abrazando mi cuerpo y llorando.
—Aru-Aru-Arumi—sentía que no podía hablar y comenzaba a dolerme todo
—Tom
Por: Arumi
No me di cuenta como paso, solo pude ver cuando el automóvil se estampaba de lado del conductor y sentí como por la fuerza del impacto mi cuerpo se sacudió y mi cabeza se golpeó.
Abrí mis ojos unos minutos después, buscando a Tom.
—Tom—como pude zafe el cinturón de seguridad y me acerque a donde él estaba atrapado entre la carrocería que se había abollado
—Aru-Aru-Arumi—trago saliva y abrió sus ojos con debilidad—Estas hermosa—murmuro—Que lastima que no pueda vivir lo suficiente para recordártelo cada día
—Tom ¿de qué hablas?—escuchaba vocea afuera del vehículo y gente gritando para que hablaran a una ambulancia—Nada malo te pasara—trate de liberarlo pero estaba atrapado entre el metal y no tenía las fuerzas para ayudarlo
—Duele...Y duele mucho—respiro hondo—Arumi fuiste la mejor novia y esposa—estiro su mano para tomar la mía
—Tom no digas eso—veía borroso por las lágrimas que se combinaban con la sangre que emanaba de alguna herida en mi rostro—Vamos a estar bien
—Arumi lo prometiste...—de sus ojos rodaron algunas lágrimas—Te amo
—Tom no, no, no—le dije antes de que cerrara sus ojos—Tom no me dejes te amo.

Y ya no me contuve más un grito salió de mi garganta y sentí desgarrarse algo en mi interior. Lo abrecé con fuerza y me aferre a él y le rogué que no me dejara como nunca lo había echo antes de que unas manos me separaran de él. Trate de luchar pero las manos fueron más fuertes.

FanFic; Arumi; Capítulo 6

Capítulo 6


Niña

Pasaron algunos días más antes de que Nieve se acostumbrara a la casa y a Arumi y a mí.
En cambio a mí y a Arumi se nos hizo muy fácil la vida de recién casados, casi todas las mañana Arumi me preparaba el desayuno y después salíamos a caminar o a hacer alguna otra cosa. Bill y su esposa Zoile que también era prima de Arumi habían venido a vernos para darnos la gran noticia. Zoile estaba embarazada. Al parecer estaban felices, pero no me había quitado esa noticia de la cabeza no es que me importará pero se sentía extraño saber que pronto tendría un sobrino yo aún no quería tener niños y es que Arumi era una niña aun.
Esa mañana cuando desperté Arumi no estaba a mi lado y entonces baje las escaleras y observe a Arumi desayunar un plato de cereal, Nieve estaba a un lado de la silla de Arumi desayunando croquetas. Me pareció chistoso ver a Arumi mirando la televisión para ser exacto veía un programa infantil Bob esponja o algo así.
—Buenos días
—Hola Tom—Pareció sobresaltarse y de inmediato apago la televisión
— ¿Por qué quitaste el programa?
—Eh por nada ya había acabado
—Oh vamos Arumi, estabas viendo a esa esponja ridícula. Lo sé pero lo que no se es ¿Porque te da vergüenza que te haya visto mirando una caricatura?
Se quedó callada y trato de sonreír pero no pudo.
—Tú mismo lo dijiste, porque es una esponja ridícula
— ¿Pero te gusta? Por algo lo estabas viendo
—Pero no quiero que pienses que soy una niña ridícula
—Pues eres una niña pero no eres ridícula
Volvió a quedarse callada y nos miramos, nieve se paró de dos patas para llamar mi atención. Acaricie su hocico y mire a ver a Arumi.
— ¿Quieres que te prepare algo de desayunar?
—Por favor—conteste y ella se levantó de su asiento. Y la observe mientras ella prepara mi desayuno.
—Iré a tomar una ducha Tom
—Te alcanzo en un rato
—Si
Se fue en dirección a las escaleras, yo en cambio comía tranquilamente y a mi lado estaba acostada nieve. Más tarde la alcance en la ducha.
—Tom me gustaría ir a comprar
— ¿Qué quieres ir a comprar?
—Pintura y pinceles. Algunos lienzos
— ¿Cuándo vas a ir a tu clase de pintura?
—Mañana pero me gustaría pintar un poco, ahorita tengo muchas ideas
—Entonces vamos
Arumi me llevo a una tienda especializada en vender productos para artes visuales y compro pinceles de todos los tamaños y pintura de muchos colores. Solo una vez la había visto dibujar y no me había mostrado como había quedado, y debo de admitir que tenía curiosidad de verla pintar. Al día siguiente vinieron sus profesores porque ella estudiaba en casa y también en la tarde fue a su clase de pintura y así nos llevamos un mes.
—Ve al coche ahorita te alcanzo—Arumi bajo las escaleras y cuando me reuní con ella en la puerta, ahí estaba su padre. — ¿Ocurre algo?
—Buenas tardes Tom
—Buenas Tardes
—No ocurre nada solo quería hablar con ustedes
—Claro pasemos a la sala
Le dimos paso al señor y lo seguimos hasta la sala, se sentó en el sofá y yo me senté enfrente del junto a Arumi.
— ¿Que pasa papá?
—Quiero que regreses a la casa, ya sé que te casaste con Tom por que no te gustaba mi nueva esposa y te quiero informar que ya descubrí que me robaba y quiero pedirte una disculpa y que vuelvas a la casa
— ¿Que?
Arumi agarro mi mano con fuerza y se quedó petrificada, podía escuchar como latía su corazón muy aprisa y como su mano comenzaba a perder el calor.
—No papá yo...
—Arumi perdóname no sé cómo la pude poner a ella antes que a ti
—Pues es muy tarde papá, yo amo a Tom no voy a regresar contigo
Me abrazo y escondió su rostro de su padre en mi pecho.
—Tom tus eres una persona madura te pido que la hagas entrar en razón para comenzar con el trámite de su divorcio
— ¿De qué habla? Por supuesto que no, Arumi es mi esposa el amo y no solo porque se haya quedado solo dejare que me la quite. A usted no le importo averiguar con quien se casaba su hija y me la entrego así como si nada. Yo la amo y si Arumi quiere irse con usted lo aceptare, mientras no. Ahora por favor retírese
—Arumi, piénsalo tu eres una niña podrías seguir tu vida y conocer a alguien de tu edad
—No tengo nada que pensar papá, mi lugar esta aquí con Tom
El señor se levantó del asiento y salió de la casa Arumi seguía escondida. Y podía escuchar sus tenues sollozos.
—Arumi—acaricie su espalda—no llores pequeña yo no dejare que tu padre te aleje de mi—aparto su rostro y me miro
— ¿Enserio?
—Sí, enserio tu eres mía. Yo no sé qué haría si te vas—seque sus lágrimas y bese su frente la abrase con fuerza. No quería que nadie me la quitara. — ¿Qué te parece si hacemos algo aquí en casa? Como ver películas o lo que tú quieras.
—Ya no quiero hacer nada—camino hasta la escaleras—quiero estar un rato a solas
—De acuerdo si necesitas algo, aquí estaré
Arumi se dirigió a la habitación y yo me quede en la sala mirando una película. Que no era interesante pero tampoco me molestaba verla, de hecho creo que me quede dormido y en mis sueños escuchaba una sueva melodía que probablemente provenía de algún ángel que tocaba el piano. La melodía se escuchaba muy bajito pero igual muy cerca. Yo caminaba por un largo pasillo y al final me encontraba con mi pequeña Arumi.
Abrí los ojos de golpe y la melodía aun seguía ahí, mire a mí a rededor y me topé con Arumi sentada enfrente del piano, muy concentrada. Pero tampoco hice  solo me quede ahí sentado mirándola tocar y solo pude sonreír al verla.
Así pasaron algunos días más, la noticia del embarazo de mi cuñada era una bendición para muchos, nieve se la pasaba todo el día con Arumi pero lo más importante era que el piano había comenzado a sonar cada manada con una suevo y dulce melodía. Arumi empezó a pintar aquellas cosas extrañas que se le venían a la mente pero que sobre todo tenían un significado que yo no lograba entender.
— ¿Y qué te parece?
—Interesante pero ¿qué es?
—Analízalo Tom si te lo digo sería muy fácil
—Eres un misterio Arumi—me acerque a ella y bese su frente—Tu padre sigue insistiendo con lo del divorcio
— ¿Tu no me dejaras?
— ¿Te quieres divorciar de mí?
—No—se quebró su voz y me abrazo— ¿Tú te quieres divorciar de mí?
—Nunca pensaría en eso
Bese sus labios despacio y después su hombro. Nadie me la iba a quitar.