noviembre 12, 2015 | By: Acuarelagris♡

Fanfic: En su sombra.



Tercera parte.

39. Todo se ve más grande.


Arumi:

Esa mañana Shaid había despertado de mal humor, desde que Tom se fué siempre estaba de mal humor.
—¿Tiene algo de malo las verduras?—nego varias veces destrozando las verduras con el tenedor—¿Entonces porque no las comes? 
—No tengo hambre, y las verduras al vapor no me gustan. 
—Las verduras al vapor es tu comida favorita. 
—Ya no lo es. 
—¿Entonces que quieres comer? 
—Nada.
Me apresure a recojer los platos y los dejé en el lavabo, cuidar de Shaid iba a ser díficil, de eso no había duda alguna.
Cuando Tom se  fué Shaid lloró casi toda la tarde enfrente de la puerta hasta que se durmio y lo lleve a su habitación.
Ahora estaba mirando la televisión o a menos lo fingiá muy bien como su padre le había enseñado. Yo en cambio estaba trabajando y analizando los dibujos que me habían entregado recientemente por mis alumnos. La verdad es que nunca pensé ser profesora pero me emocionaba mucho trasmitir a los demás algo de mis conocimientos. Y era increible poder convivir con jovenes que tuvieran el mismo interes y por endé supieran de lo que hablaba.
—Mamá, tengo hambre—,miré el reloj, eran las ocho de la noche y yo igual ya tenía hambre. 
—¿Que quieres que te prepare de comer? 
—Me gustaría más bien salir a comer, la mesa ya era muy grande cuando papá estaba, ahora es más aún. 
—Ah, bueno ¿que quieres ir a comer? 
—Pizza. 
—Ve y ponte tus tenis.
Shaid subió las escaleras y bajó despues de cinco minutos, ahora ya listo con sus tenis y se había cambiado su playera. Busque las llaves del coche y salímos. Nieve y Shaid ocuparón el asiento trasero.
—Mamá ¿cuando va a venir papá a vernos? 
—El vendra a verte a ti Shaid, y tú iras a dormir en su casa. El jueves en la noche vendra por ti y el domingo en la noche regresaras.
Llegamos a la pizzeria y Shaid pidió de hawaina yo igual y pidio una para llevarle a nieve.  
Durante todo el tiempo que estuvimos ahí estuvo mirando a una mesa que estaba atras que estaba ocupada por una pequeña familia de tres personas. 
Una mamá, un papá y una hija, yo me sentí peor de lo que ya me sentía y me dedique a comer en silenció mientras trataba de ignorar todo aquello.
De regreso a casa, Shaid se quedo dormido, mientras abrazaba a nieve y a la hora de bajarlo fue un poco díficil. 
Lo siguiente que hice fué llevarlo a su habitación y lo acosté en la cama, para que durmiera, mañana igual había escuela de verano.
Cuando regrese a la sala nieve me siguio y se acosto en el sofá, y cuando me senté acomodo se acomodó en mi regazó. Yo la quería mucho porque ella siendo una pequeña cochorrita se quedo y seguia a lado de Shaid, era la unica y estoy segura que si pudiera hablar nos echaría en cara que ella era la unica que había estado con Shaid siempre. Acaricié sus orejas y entonces el telefóno sonó; estiré mi mano para contestar  era Tom.
—¿Hola? 
—Ah, eres tú. ¿Puedes pasarme a Shaid? 
—Él esta dormido. 
—Vaya ok, mañana ya es jueves. 
—¿A que hora vas a pasar a buscarlo? 
—A las diez de la noche. 
—De acuerdo
Esperé pero no colgo, estoy segura que quería decir algo. Pero no lo hizo.
—Bueno, entonces tenlo listo a esa hora. 
—Si, no te preocupes. Desncasa Tom. 
—Descansa Arumi.
Era muy raro no tener la mirada acosadora de Tom, Shaid tenía razón ahora todo se veía más grande sin Tom. Antes sabía que él andaba por ahí en la casa pero ahora el vació era demaciado evidente y doloroso. Así que bien no quería llorar ni nada de eso así que camine hasta la habitación y despues de hacer la rutina nocturna me acosté en medio de la cama con la idea de que así no se sentiria grande pero no funciono.
Tom:
Cuando desperté en la mañana, me sorprendí de verdad de haber despertado a juzgar por la cantidad de alcohol que había ingerido la noche anterior, para nada me hubiera sorprendido que hubiera caido en un coma etílico. Me  incorporé del sofá  y me senti tan decepcionado de mi mismo. Permanecí sentado pensando en Arumi y entonces el timbre de mi celular me saco de mi ensonación, así que lo busque entre el desorden de la sala, hasta encontrarlo justo entre el montón de latas de cerveza y una botella vacía de wisky. 
—Hola. 
—Tom, ¡papá!—escuché el grito de Shaid reventandoi timpano. 
—Hola hijo. ¿Que pasa? 
—Mamá dijo que vas a venir por mi. —Si a las diez de la noche. 
—De acuerdo, pero no te demores. 
—Seré puntual hijo. 
—Entonces te veó a las diez. 
—Te veó a las diez.
Entonces caí en cuenta de que había estado bebeiendo desde ek domingo y que la casa no estaba lista para recibir a Shaid; y me sentí peor de lo que ya me sentía. 
Me puse de pié y camine a la ducha descalzo y despues de una breve ducha me sentí fresco y llamé al servicio de limpieza que ofrecía el condominió y salí para ir a buscar un lugar donde comer y sobre todo para ir a comprar la despensa. Que Shaid no comía cerveza y esas cosas que por ahora llenaban mi refrigerador hasta el topé.
Así que después de comer en una cafetería me dirigí al supermercadi y de ahí a una tienda especialicida en decoración de interiores para comprar las lás mantas de la cama de Shaid y pintura para que el lo decorara a su gusto ya que yo era muy torpé y sin imaginación. 
Támbien le compré ropa y cosas de ese tipo; regresé a casa a las cinco de la tarde y le pedí a una de las señoras de la limpieza que hicieran la cama de Shaid, mientras yo acomodaba la alacena y escondía las bebidas alcoholicas. Así que cuando las señoras de la limpieza se fueron me metí nuevamente a la ducha y tarde lo más que pude porque no sabía que hacer con tanto tiempo. 
Me imaginaba en este momento con Arumi cenando o haciendo tarea con Shaid. Me imaginaba besandola y protegiendola.
Tome una pequeña sienta en la ducha y cuando salí igual no tenía mucho que hacer y encendí la televisión en el canal de cocina y me quedé dormido.
Desperté a las nueve de la noche, justo a tiempo para ir a buscar a Shaid, salí del departamento y me dirigí al área del acensor que bajo hasta él sotano en dónde mi coche esperaba. 
Conduje con calma y tomandome el tiempo, el fracionamiento en donde estaba nuestra casa no estaba muy lejos de donde estaba mi departamento y no quería verme muy urgido por llegar así que cuando llegué eran ya las 10:00pm.
Cuando toque el timbre, no se demoraron en abrir y el que abrió fue Shaid, quien ya tenía su mochila preparada, nieve se aproximo a nosotros y Shaid le colocó su correa para llevarla. Lo bueno esque en mi edificio si aceptaban a mascotas, porque si no hubiera sido difícil dejar a nieve. 
Arumi bajó las escaleras y yo la observé mientras bajaba, se veía tan hermosa.
—Aquí esta la ropa de Shaid. Recuerda que mañana tiene que ir a la escuela se verano a las ocho de la mañana. 
—Si, claro.
Me entregó una mochila y trató de sonreir, despues se agacho a la altura de Shaid y lo abrazo.
—Divierte con tu papá, no le des problemas.
—Te voy a extrañar mami. 
—Te veó el domingo corazón.
Beso su frente y Shaid beso la.mejilla de su madre,  luego me miró y me tendió su mano para que la tomara y eso hice. Yo sonreí se forma más natural y nos dimos la vuelta rumbo al coche. Arumi cerró la puerta detras de nuestra espalda y apago las luces de la casa.

1 Estrellas:

jennifer dijo...

Arumi tu te lo pierdes!

Tienen q regresar..

Publicar un comentario