noviembre 12, 2015 | By: Acuarelagris♡

Fanfic: 2. Mdness

Ha pasado el tiempo, pero todavía siento lo mismo.
Quizá debería dejarte ir. —Ed Sheeran: Give love 



1. Déja Vú




Tom:

Había sucedido hace tanto tiempo, pero el recuerdo no era borroso, era una película  que se repetía todos los días desde que la ví tan acabada, que ya no se parecía en nada a la chica que había conosido dos años antes en el estacionamiento, mientras esperaba por el avisó de entrada.
Esa mañana me había despertado con una alegría tremendamente inexplicable, que no me molestaba que estuviéramos en víspera de regresó a clase, de echo me parecía fantástico estar de vuelta con todas esas chicas ahí sería entretenido tener por primera vez niñas.
Bill y yo habíamos llegado temprano para ubicar a nuestros amigos y nos habíamos ubicado en un asiento cerca del estacionamientos, los vehículos iban y venían hasta que entró al estacionamiento el coche último modelo de Harry Müller, Harry Müller era muy conosido en la ciudad por que era un adinerado y millonario magnate de los negocios y empresas, su coche era de un color rojo que tenía los vidrios polarizados y estaba blindado, como si fueran de algún narcotráficante o famoso. Se estacionaron muy cerca de nosotros que era imposible no admirar la belleza del vehículo que traía.
La puerta se abrió y apareció Harry Müller con su traje de negocios, y corbata.

—Les dije que no encontrariamos lugar.
—Yo no fui él que tarde horas en el baño.

Su hijo Israel Müller siempre había dejado en claro que no le agradaba y yo igual se lo había dicho; competiamos en todo. Georg observo la escena conmigo, Israel y Harry sé dirijeron al maletero y comenzaron a bajar las maletas, en dónde estaban incluidas malestas rosas. Además Harry Müller dijo "Les dije" yo pensaba que Isrsel era hijo único, ahora quería ver quién más venía en el coche. Mi corazón se aceleró mucho cuando la portezuela se abrió y entonces del interior salió la figura de una chica. Su cabello era negro y muy largo, su silueta era pequeña y menuda, su piel era demasiado blanca. No era muy alta y ahora solo quería ver su rostro. Camino hasta dónde estaba su padre y entonces fué cuando me miró, tenía unos hermosos ojos color gris que se lejos asimilaban ser verdes, el mundo se detuvo y se hizo más lento. Nos observamos por un minutó eterno;ella desvío la mirada y buscó algo en el maletero, y sacó una pequeña mochila de cuero negro que se colocó en la espalda.
Caminó en mi dirección y cuando pasó a mi lado sonrió y algo paso una brisa fresca soplo haciando que su cabello se elevara por encima de su rostro.
Pasó de largo y se reunió con tres chicas que estaban más atrás.
Intercambiarón un par de palabras y volvió á pasar a mi lado. Solo que esta vez hizo lo que yo no me había atrevido a hacer.

—Hola— me dijo con su voz suave y me quedé paralizado. Que no pude responder. Quedando como un tonto.

Escuché las risas de la chica y sus amigas.

—¡Uf! La hermana de Müller es preciosa—.dijo Georg sacandome de mi ensonación.
—¿Ella es hermana de Israel?

Ahora era totalmente diferente, Müller estaba ahí parada con una bolsa muy grande de mano y tenía Una melena muy larga color gris. Su piel aún seguía siendo blanca y sus ojos tan grises que con la luz del sol se veían verdes.
Se detuvo cuando noto mi presencia y yo me quedé helado al verla. Seguía siendo menuda de cuerpo y baja de estatura. Nos miramos por un eterno minutó y ella avanzó nuevamente hacía nosotros.
Yo quise escapar en ese momento, pero no podía moverme, era como si mis píes estuviera clavados en el pavimento. Sentía que me iba a desmayar ó que sé me iba a salir el corazón, con cada paso que daba, pero no venía en dirección a nosotros. Paso de largó y entonces escuché la voz conocida de Iker. La miré de reojo cuando abrazó a su novio y regresaron hacía Israel Müller.

—¡Uff!  Daniela Müller, sigue siendo hermosa.
—Lo sé—contesté sin quitar mi mirada de ella—¡espera!—Georg y yo nos miramos—¿Sentiste lo mismo?
—Si es como una especie de Dejá vú.
—¿Que hace ella aquí?
Bill la observó feliz y caminó en dirección a ella. Y cuando la tuvo enfrente la abrazo e intercambiaron palabras.  Yo seguía tan agitado y sorprendido que no sabía como actuar.

Por supuesto que ella no me miró ni por un segundo y permaneció unida al agarre de su novio. Mientras platicaba con mi hermano. Después se despidió de él y camino nuevente en nuestra dirección y abordó el vehículo de Iker.
Yo miré a Georg y suspire disgustado, y entonces se vino la idea de que podía estar dormido, pero supe que no seguía dormido cuando tuve que arrastrar mis píes hasta la entreda de la compañía discográfica y estuve en una pequeña junta con los productores y ejecutivos y al salir me encontraba tan perdido que no sabía de que habían hablado o que había firmado.

—¿Puedes manejar de regreso? Yo me siento un poco mareado.

Georg asintió y esperó a que entrará á el automóvil y subió después de mi. Él y Gustav se iban de regresó a Alemania esta misma noche; mientras que Bill y yo nos quedabamos permanentemente en Los Ángeles.
Y sabía que me costaría mucho vivir ahí sabiendo que Müller igual estaba aquí. Esperaba que solo estuviera algunos días, no quería perder la razón como había pasado años atrás.

—Nos vemos pronto—dijo Georg mientras hacía una lista mental de sus cosas.
—Estamos en contactó.

Y tanto Gustav como Georg se despidieron antes de salir rumbó al aéreopuerto.
Yo solo quería acostarme en mi cama, y tratar de seguir con mi vida después de haber visto a Müller y de saber que se casaría con Iker.

Cuándo Gustav y Georg se marcharon, me encerre en mi habitación sin mirar a mi hermano y sin decir palabra alguna. Ahora viviríamos ahí y lo único que quería era divertirme y buscar algunas chicas.


                            [~]

Después de una semana decidí que era tiempo de salir de mi encierro; Bill había venido un par de veces para saber si estaba bien, pero no lo estaba y eso era obvió. Bill decidió no preguntar nada, porque estaba muy cansado de pelear y a estas alturas yo igual ya lo estaba, porque no era nada divertido distanciarme mucho tiempo de mi hermano.

Cuando bajé a la sala, pude darme cuenta que estaba solo y que tenía hambre, así que busque las llaves de mi coche y salí de la casa; Bill no había dejado una nota o avisado que se iría seguía molesto eso era seguro.
Conduje sin rumbo hasta llegar a una cafetería que estaba muy poco retirada de mi casa y del centro de la ciudad. Nunca había ido ahí pero siempre lo había visto cuando pasaba por esos rumbos, se veía agradable y tranquilo y eso era lo que necesita; baje del vehículo y entre a la estancia. Miré el lugar y úbique la mesa màs alejada del lugar, camine hasta ella y un chico se acerco a mi.

—Buenos días, aqui esta el menú. Le daré unos minutos para que decida que quiere y regreso enseguida.
—Gracias.

Miré la carta y a pesar de que tenía mucha hambre, no me sentía con ganas de comer. Y aquello me pareció muy raro para empezar.
Después de algunos minutos el mismo chico se acerco.

—¿Ya ha decidido?
—Solo quiero la hamburguesa vegetariana y jugo de naranja.
—En un momento esta.

Se fué y me dedique a mirar el lugar, la clientela número uno de este negosio eran los universitarios que se sentaban en grupo y bebián café; también habían una que otra pareja de novios y chicas que leían algún libro solas.

Unos minutos después llego mi desayuno, que muy contrarió a lo que hacía siempre, esta vez lo comí despacio, saboreando la hamburguesa y la naranjada, pensaba Dani y que ahora la promesa de no cruzarme en su camino se estaba complicando pues antes ella estaba lejos y ahora estaba más cerca de mi.

Cuando terminé la hamburguesa, pedí la cuenta y después de pagar me marche, a mi departamente de soltero. Bueno casí siempre que Bill y yo peleabamos iba a dormir ahí o cuando necesitaba un lugar en donde llevar a alguna chica, ya que Bill me dijo y me exigio respeto a nuestra casa. Necesitaba ir porque no había ido en mucho tiempo y sobretodo porque era fín de mes y aún no había pagado por el mantenimiento.
Estaba en una de las zonas más importantes de Los Angeles. Con mucha seguridad y mucha privacidad, aborde mi vehiculo y lo puce en marcha rumbo a mi departamento.

Cuando llegue me estacione de imediato en el sotano en mi lugar asignado y camine al elavador. Presione el piso uno y cuando llegue a la recepción, la jodida lúz me sego. Me acerque de mal humor a la recepción y me atendió Alán.

—Ah, señor Kaulitz.
—Tú sienpre tan educado, Alán  ya te eh dicho mil veces que me llames Tom.
—Lo siento Tom. Que bueno que viene a darse una vuelta. Porque de echo ya toca...
—Si, si ya se—lo interrumpi mientras buscaba mi billetera en el  bolsillo de mi pantalón—A eso venía—,le dije mientras le entregaba mi tarjeta de credito.

Paso el plastico por la terminal y cuando salió el baucher me entrego el recibo y un bolígrafo para que firmará.

—Aquí tienes tu copia Tom.
—Gracias.

Dije mientras guardaba el recibo noté que había mucha gente y entre ella había gente que parecía hacía mudanza, y cuando me di cuenta que estaban metiendo cosas entendí que había un nuevo inquilino.

—¿Porque hay mucho movimiento Alán? ¿Acaso vivira alguien muy importante aquí?
—Así es, un importante empresarió compro una suite en el sexto piso para su prometida.
—¿Empresario?

Asintió y me quede muy extrañado. Aunque no era raro ya que estos eran condominios muy caros y solo personas importanres vivían aquí.

No le tomé mucha importancia y subí hasta mi departamento al cuarto piso.
Al abrirlo me llegó un fuerte olor a humedad, tenía un mes que no venía y ahota tenía que llamar a la señora que venía a limpiar mi departamento, nuevamente no le tome importancia y camine hasta mi habitación esta tenía dos habitaciones, aparte de la sala, la cosina , y dos baños y medio.
Cuando entré me dirigí al baño y puce a llenar la tina, mientras buscaba ropa limpia, despues solo me introduje en el agua tibia y permanecí ahí por casi una hora.

Cuando bajé más freco dispuesto a irme ya a casa, para ver si Bill ya había regresado a casa. Me detuvé cuando en la recepción escuché una voz familiar, era una voz suave, un poco timida y era como yo la recordaba, me sentí estupido cuando me escondí detras de una gran planta para escuchar la platica.

—Buenas Tardes señor Dennison.
—Buenas Tardes Alán, ¿la mudanza ya esta?
—Si, señorita Müller aquí están las llaves se su departamento y las copias.
—Las copias son de Iker.
—Lo siento, lo siento y recuerde que cualquier cosa que necesite estamos para servirle las 24 horas del día, solo tiene que marcar en la línea el nunero cero.
—Muchas gracias Alan.
—De nada y que tengan una bonita tarde.

Me apresuré a caminar escondiendome y tratando de ser invisible y lo logre. Ellos caminarón a el elevador tomados de la mano, lo unico que pude ver fue el cabello largo y gris de Daniela antes de que el elevador se cerrara.

—Alan, ¿Daniela Müller vivira aquí con su novio o vivira sola?
—Tom ya conoces las políticas del edificio, ademas no lo sé. ¿conoses a Daniela Müller?
—Un poco, es una cantante europea y sé igual es la heredera de uno de los magnates más poderosos se Europa.
—Bueno el peridico decía que esta aquí en Estados Unidos por negocios y por música igual.
—¿Que suite compro su novio?
—Eso no te lo puedl decir ya hable contigo de las políticas del edifió.

Me sentí muy agobiado, no pude sobornarlo ni nada de eso. Y tenía que desistir por lo menos hasta que cesar que es otro recepcionista en el edificio regresara de vacaciones, él sería mi salvación y nervioso llavé al departamento de Dan.





1 Estrellas:

jennifer dijo...

Awwww siii viviran cercaa!!
Ahora Tom pasara mas tiempo en su depa..

Siguelaa!

Publicar un comentario