noviembre 09, 2015 | By: Acuarelagris♡

Fanfic: 2. Madness


"Ella seguía siendo, hermosa, ella seguía clavada en mi corazón. Ella ya no era mía. "




Prólogo... 



Daniela 
7 años antes de hoy... 

Dicen que las malas rachas inspiran a las personas a cambiar y que el tiempo es la mejor medicina para el dolor; yo no se si eh cambiado en algo que no sea mi físico.

Aún recuerdo el episodio de mi vida que más me marcó y más dolor me hizo sentir; recuerdo a mi padre llorando abrazado de mi cuerpo en una camilla en él hospital más caro de Leipzing. Á mi hermano gemelo pidiendome que no lo dejará porque yo era su otra mitad  y al médico decirme que había perdido á mi bebé que no sabía que existía cuando me tomé todas esas pastillas y corte ambas muñecas para morir más rápido. Nadie lo dijo pero ya había asesinado a una criatura inocente.

También recuerdo como terminé con Tom para siempre, días después de haber perdido á nuestro bebé.
Fué á visitarme y yo aun estaba confudida y mareada por todas estas pastillas y el médicamento que me habían suministrado.

Hoy la actualidad 2011...

Supongo que en siete  años muchas personas logran olvidar parte de su pasado ó a las personas que influyeron y fueron importantes; no creó que ese seá mi caso.
Con casi veintidós años, aún tengo clavada la espinita de Tom Kaulitz, nadie, mucho menos mi hermano saben que aún guardo una pequeña foto de él. Si esta oculto en la portada de un CD de Nirvana y aún sigo odiandolo con la misma intensidad con la que lo amo. Aún desearía besar sus labios y compartir la cama con él.
Pero, él parece haber cumplido con su amenaza de odiarme; ahora que se la vive de cama en cama. Se ha de haber olvidado de mi.

—Müller tú novio esta aquí.
—¿Iker?—acomode mi cabello—pero quedé con él de vernos después del concierto.
—Pues esta aquí—Ronnie se sentó a mi lado, lo que seá que quiera será mejor que lo diga en cinco minutos. Porque ya van a subirse al escenario.
—Dile que pase y no te preocupes.
—De acuerdo.

Seguí acomodado la joyería de mi cuello y me retoque mi labial. Cuando Iker entró, tenía un airé misterioso así que me puse de pié y sonreí lo mejor que pude.

—Hola Iker.
—Hola princesa, yo quería desearte suerte en éste último concierto.
—Gracias es lindo de tú parte.
—Y cuando acabé quiero invitarte a comer.
—No, no—,dijo mi hermano—Hoy si irás al after.
—De acuerdo que te parece Iker si vamos a la fiesta y después vamos a cenar.
—Me parece bien.
—Diez minutos—,dijo Ronnie.
—Suerte preciosa—Iker beso mi frente.

Y entonces nos enfilamos para dirigirnos al escenario. Era el último concierto, con el finalizabamos la gira de nuestro tercer álbum. Y no estaba muy convencida de ir a la fiesta que habría al terminar; estaba mentalmente cansada.

[~°~]

Al llegar al camerino Ronnie nos esperaba con una botella de Wisky, que sirvió en seis copas y entonces brindamos por el final de la gira, ahora solo era cuestión de ir al hotel a retocarnos y esas cosas que para mi eran muy tardadas.
Iker se había ido y él iba a pasar por mi al hotel para ir al After. Estábamos de regresó al hotel. Y esperaba poder apresurarme para llegar, tomar las fotos y  después largarme de ahí con Iker.

—Vamos Müller—,me dijo Chris—Isrsel ya esta en la Van.
—Baja, ya solo me pongo rubor.
—Chris, mejor baja—Iker había llegado, yo llavare a Dani en mi vehículo.
—Pero tenemos que llegar juntos.
—Si, lo se. Y no te preocupes, llegará a tiempo.

Christian se marchó y me dejó con Iker, me calze y me dirigí a la sala. Ahí estaba Iker y se veía diferente, no tenía su traje de negocios habitual. Y enserio que era una dicha verlo informal.

—¿Y como me veo?
—De acuerdo al plan—, sonrió y agarre mi chamarra.
—¿Nos vamos?

Asentí y nos dirigimos al elavador para bajar al sótano en dónde estaba el estacionamiento.
Iker ubicó su auto y en ése momento la Van en dónde iban mis compañeros salió antes que nosotros y nos tomaron ventaja; Iker había llevado ése día un Mercedes convertible y había bajado el techo. Estaba haciendo calor, era una húmeda noche del mes de Julio y detrás de las nubes grises sé escondía la lluvia que ya se había condesado y se preparaba para caer en cualquier momento. Para nada  me gustaba este clima semi tropical y árido, yo prefería la fría y antigua Alemania. No veía la hora de regresar.

—Esta haciendo calor.
—Si por eso me puce tacones y no botas, siento que me estoy asando. —Pensé que te gustaba éste clima. Yo quería que le hicieras caso a tu padre y vinieras a vivir aquí.
—Amo Europa y Alemania, si viviera aquí me iría a Alaska o a New York. Aquí me derrito como mantequilla.

Permanecimos callados hasta que llegamos al club en dónde sería el After, algunos invitados ya estaban ahí y uno que otro fan igual. Iker se estaciono y esperó a que bajara para entrar. Mi hermano y compañeros ya estaban ahí; no me sentía tan cómoda pero había aprendido a disimular así que ya era muy fácil para mi todo eso.

—Daniela Müller—, Zac mi maquillista y asesor de imágen se acercó a mi y me saludó—. Te ves hermosa, como siempre.
—Gracias cariño.

Un mesero nos ofreció bebidas y me acerque al resto de la banda, Ronnie pidió una foto de los cinco y después los cinco con él. Habían personas que se nos acercaban y nos pedían fotos o firmas.
Yo, ya me estaba inquietando y quería salir huyendo de ahí.

—Es hora se irnos—le avisé a Iker y él asintió.

Fué por el coche y nos marchamos del lugar hacía algún lugar desconocido. Que empecé á reconocer cuando él viento salino me golpeó el rostro. Iker estaba bastante nervioso y muy raro.
Había compartido seis años de mi vida con Iker, un año después de terminar con Tom y cuando finalizamos nuestra primera gira mundial. Él me pidió que fuera Su novia, durante todo ése tiempo él estuvo tan cerca de mi y que a nadie le pareció raro; porsupuesto que no lo amaba, yo le tenía un gran apreció porque siempre había estado ahí para reanimarme y es por él que no terminé amargada estudiando economía o cualquier basura y estaba ahí cumpliendo mi sueño.

—¿A dónde quieres ir a comer?
—Creó que me gustaría comida Italiana.
—Conozco un restaurante bueno.

Así que bien condujo en silenció hasta un restaurante en el centró de la ciudad, yo había bajado él cristal, ahora mismo, solo quería airé puro y fresco. Iker estaba muy callado concetrado y  sé veía nervioso. Entró al estacionamiento y aguardo un momento antes de  bajar.

—¿Ocurre algo?
—No solo estoy un poco nervioso.
—¿Porque?
—No lo sé.

Bajó del vehículo y me abrió la puerta para que bajará, seguía con ese look informal que incluso se veía atractivo.

—Buenas noches.
—Buenas noches, necesitó una mesa para dos.
—Si claro. Pasen por aquí.

La hosstes nos guío a una pequeña sala de espera y de ahí un mesero nos llevó a una de las mesas que estaban bastante lejos de la puerta, claramente era una mesa común, para dos pero desde que la vi supe que algo no andaba bien. Porque era la única mesa que había y estábamos enserio alejados de los demás. Iker arrimo la silla para que me sentara y luego se sentó enfrente de mi. Un mesero nos trajo el menú de vinos, por supuesto Iker pidió él mejor, ya que el si sabía y conocía de vinos.

—¿Te gusta este lugar?
—Creó que es bonito y elegante, pero hubiera preferido  pizza o algo así. ¿Porfavor dime que no celebramos algo especial?  Porque no te compré nada.
—No, no es eso. Bueno yo quería estar a solas contigo—, sonreí un poco incómoda y el mesero sirvió el vino y nos dejó solos—Hoy estas hermosa.
—Gracias—Iker se estaba portando extraño. Yo para nada me sentía hermosa, para empezar el color gris  se comenzaba a caer de mi cabello, me sentía un poco sudada y me sentía incómoda—¿Enserio no pasa nada?
—Yo no sé como hacer esto, yo quería que fuera especial y necesitaba algo más de tiempo. Pero incluso si esperaba más tiempo iba a ser muy difícil.
—¿Que pasa?
—Daniela Müller—Iker buscó algo en el bolsillo de su chaqueta hasta que sacó un pequeño estuche con un forro aterciopelada color esmeralda. Y yo sentí mi estómago rugir—¿Quieres ser mi esposa?

Cuando abrió la pequeña cajita, apareció ante mi un anillo con una pequeña esmeralda. No me había sorprendido en lo más mínimo su petición, porque sabía que algún día lo haría, me sorprendió el echó de que fuera tan pronto.

—Si—le dije aún sin estar convencida. Pero no tenía de otra igual nunca estuve convencida de ser su novia y llevamos seis años.

Sonrió y entonces supe que talvez había cometido un error. El peor error de mi vida.
Porque sabía de ante mano que aunque eramos novios desde hacia seis años, solo eramos amigos y que en esos seís años había habido mucha infidelidad de su parte pero no lo culpaba nervioso o esperaba que se mantuviera en selibato o buscara lo que yo nunca le había dado en otras mujeres. En fín que a mi hermano le iba a parecer la pepr estupides qhe había cometido superaba incluso a los dos intentos de suicidio.
Pero ya nada me importaba y me había superado a mi misma en cuanto a estupidez.



Nota:  Esta historia sera narrada por Tom expeto claro el prólogo.

1 Estrellas:

jennifer dijo...

Noooo no puede casarse con Iker!
Daniela que eres mala como nos haces sufrir en las dos fics!

Subeee prontoo :)

Publicar un comentario