septiembre 02, 2015 | By: Acuarelagris♡

Fanfic: En su sombra



29. Una niña 

Cuando regresé a casa esa tarde Arumi estaba platicando con mi mamá en la sala, Shaid estaba mirando la televisión. Y Arumi platicaba con mi mamá en la cocina, mientras tomaban leche caliente.

—Hola mamá—, mi mamá sonrió y me acerque a saludarla, Arumi me miro sonriendo.
—Hola mi amor—. Me dijo mandandome un beso yo me acerque a ella y bese su frente.
—Hola preciosa.
—¿Quieres galletas?—,dijo mi mamá—son tus favoritas y las de Shaid.

Me senté a lado de Arumi y  me uní a la platica.

—Shaid ya esta un poco más tranquilo con respectó á lo del bebé.
—Sigue sin hablarnos, pero nos obedece en todo lo que le decimos.
—Me alegra saber que él este progresando, después de todo cuando el bebé nasca, lo amara.
—Yo creó que será niña mamá, yo quiero que sea una hermosa niña.
—¿Y tú Arumi?
—Yo solo quiero que nasca fuerte y  sano.

Yo asentí y continuamos con la platica, mi mamá se fué más tarde. Y yo ayude a Arumi a ponerse de pié y la llevé hasta la habitación; acoste igual a Shaid en su cama y regresé a nuestra habitación para seguir mimando a mi mujer.

—¿Como te sentiste hoy?
—Un poco mejor Tomy—Se acomodo en la cama y me abrazó—Nuestro bebé es fuerte, bueno eso creó; empieza a patear.
—Te vez cansada bebé.
—Lo estoy, un poco.
—También estas hermosa bebé—, acomode su cabello y la bese.

El embarazo la deja hermosa por muchas razones, como que se ponía vestidos muy femeninos y se arreglaba aún más. Sé veía tan preciosa con su panzita. Y aunque en las noches sé notará con más ojera y palida eran solo por el echó que en la mañana se esmeraba por estar arreglada y precentable. Aunque a la hora de dormir se mirara enferma yo la seguía viendo hermosa; como era ella. Mi Arumi.

—Eh estado pensando en pedirle a mi mamá que venga a dormir algunos días aquí.
—¿Porque?
—Bueno tú estas delicada y necesitó que alguien nos ayude. No quiero que te quedes sola.
—Ah si claro Tom no te preocupues, estoy bien pero igual me gustaría que Simone me acompañe.

En realidad quería que ella se quedará con Arumi para que la acompañara mientras yo trataba de alejarla de la desquiciada prima de Georg. No quería que nadie le quitará la tranquilidad que ya tenía.

—¿En que piensas?—Arumi salió bastante fresca del cuarto de baño
—En nuestro hijo y en que cuando nasca, no tendremos tiempo para nosotros.
—¿Eso te preocupa?
—Me preocupa que ya no tendremos sexo salvaje.
—Tú y yo nunca hemos tenido sexo salvaje.
—Si, lo se y ahora menos.
—No cambias cariño.

Arumi seguía siendo la misma persona tanto hermosa, en las mañanas se esmeraba en verse bien y eso lograba esconder el cansancio que tenía, en las noches sé veía con más ojera y pálida. Él bebé crecía fuerte y la salud de Arumi sé iba deteriorado cada semana un poco más. A mi madre le agrado la idea de quedarse con ella, se querían mucho.
Había mañanas en las que Arumi tardaba más en lavantarse de la cama; tenía mareos y náuseas; algunas noches sé levantó a vomitar la cena y por supuesto que yo siempre estuve con.

—Solo tres meces y estarás aquí— acaricio su vientre y me miró.
—¿Ya lesiones dijeron que será?
—Niña—me apresure a contestar y Anahi sonrió.
—Entonces hay que preparar un baby shower  con tema rosa y princesas.
—Si es buena idea, pero por ahora solo quiero llegar a mi casa y  dormir un poco.

La ayude a pararse y nos despedimos, salimos de la casa de Gustav y conduje en silenció hasta nuestra casa, se veía algo enferma.

—Te ves mal, nena ¿quieres que te llevé al hospital?
—No, estoy bien—me miró en la oscuridad sonriendo.

No quice contradecirla, aunque era claro que no lo estaba. Ella permaneció inmóvil en su asiento mientras se reponia del mareó y simulaba que nada pasaba y yo  fingia hacerme al tonto.

Me quedé pensativo y la miré, contemplando su belleza, y cada cosa que me había echó enamorarme de ella.

—¿Que? ¿Porque me miras?
—¿No puedo verte?—ella negó y yo sonríe—Mientras esperó que decidas bajarte ¿Puedo fumar?

Ella odiaba el olor del tabaco pero no obstante ella asintió y bajé un poco la ventana para dejar correr el humo.

—Esta mañana me desperté y me hizo feliz recordar que te soñé—,le dije mientras expulsaba el humo—Era como una premonición.
—¿Así y que tal me veía en tus sueños?
—Más madura por supuesto una Arumi de 30 o talvez 36 años.  Shaid más grande y nuestra hija menor.
—Es la primera vez que me dices que soñaste conmigo.
—De echó siempre hasta estado en mis sueños.
—¿Enserio?
—Desde que te conocí, siempre te he soñado.
—¿Porque nunca me lo habías dicho?
—Porque me siento estupido pero creó que no puedo evitarlo. Estoy completamente enamorado de ti. Arumi—,ella sonrió y parpadeo un par de veces.
—Besame—dijo cuando ya se acercaba a mi y yo continúe el acercamientos.

Cerré mis ojos y la bese haciendo que durara y poder encerrar este momento.

—Te ves hermosa mi amor.
—Gracias Tomy. Ahora deja de fumar Tom.
—¿Ya te vas a bajar?
—Si

Arumi volvió a besarme y entonces pude verla más haya de Arumi, una rubia falsa y sentí que todo sé venía abajó. Ella igual miró a ver en la dirección que yo veía y la vio.

—¿Que hace ella aqui? Tom esa chica me esta dando miedo.
—¿Porque?
—No es normal que se aparezca en todos lados dónde Yo estoy, en el supermercado, en la escuela de Shaid. Dime que no es por ti.

Me miró llorando y no pude hacer nada, tampoco pude decir nada.

—Quedate aquí, por favor Le exigiré Que sé vaya.

Salí del automóvil y camine hasta ella.

—¿Porque no contestas mis llamadas?.
—Porque no me interesas.
—De todos modos no vengó hablar contigo. Quiero hablar con Arumi y que sepa de una vez que no es la única que te dará un hijo.
—No estas embarazada Catherine, vete. Deja de acosar a mi esposa.
—¿Ahora si es tu esposa?  Pero no dijiste lo mismo cuando hicimos él amor.
—Solo fué sexo, ¿entiendes eso? No te amo y solo te use y no estas embarazada porque yo tomé mis precauciones y no soy un estúpido puberto que no sabe usar un condón, así que largate porque no estas embarazada.

Entonces la puerta principal de la casa se abrió y apareció Simone, nos miró confundida.

—¿Dónde esta Arumi? ¿Que esta pasando aquí?

Arumi ya se había desesperado y salió del vehículo. Catherine sonrió y caminó hacía dónde estaba ella.
Yo la seguí.

—Vete de aquí—, la jale de su brazo. —No, ya te dije que tengo que hablar con ella.
—Tú no tienes na...
—Entonces dime que quieres—Interrumpió Arumi—Aquí estoy, Tom sueltala.

No me quedó más que hacer y la solte, Arumi la observó.

—¿Que quieres?
—Bueno ya que Tom no se quiere hacer cargo, necesitó que tú me ayudes después de todo igual tienes un hijo de Tom.
—¿Que?  Yo tengo dos hijos con Tom y soy su esposa.
—Si pero yo igual tendré un hijo de Tom.
—Perdón ¿Que?—Arumi miró a verme y yo negue con la cabeza—Tú no estas embarazada.
—Si lo estoy—,Arumi se río y la miró de muchas formas.
—¿Y según tú cuantos meces tienes?
—Dos meces.
—Pués es muy ilógico yo tengo casi siete meces y Tom ha estado todo el tiempo conmigo y a ti te conosimos hace como diez meces y ya no te volvimos a ver solo tú que me has estado acosando.  No creó que estes embarazada, menos de dos meces y mucho menos de mi maridó porque por si no lo sabes Tom y yo estamos casados. Ahora porfavor vete.

Arumi no dijo nada, cuando pasó de largo y Simone la abrazo y entraron a la casa. Yo dejé ahi a Catherine y entré a la casa.

—Nos vemos mañana.

Simone se despidió y Arumi entró sin decir nada a la habitación; Shaid ya estaba dormido.

—¿Arumi?—Sé había puesto la pijama y me miraba molesta desde la cama.
–No quiero que duermas aquí Tom.
—¿Que? ¿Porque?
—¿Crees que soy estúpida? Por  supuesto que sabía que tú y esa tipa tuvieron que ver. Pero no creí que hubieran llagado á tanto.
—Arumi ella no significa nada, tú misma ya lo dijiste. Eres mi esposa y te amo.
—¿Y pensaste eso cuando estuviste con ella?
—Arumi yo quiero olvidar eso. Te amo a ti y ya tenemos un hijo y la que viene.
—¡Vete Tom, no te quiero ver! ¡Vete!

Estaba llorando así que cuando ella lloraba necesitaba tranquilizarte y no habría poder humado que dejará que le explicará algo, así que mejor decidí salir y esperar a que estuviera mejor.

—Papá—, escuche la voz de Shaid y abrí mis ojos—¿Porque no estas con mamá?
—¿Dónde esta ella?
—En su habitación.

Camine hasta mi habitación y estaba abierta. Arumi estaba acostada en la cama dormida. Así que decidí no hacer ruido.
Ahora no sabía que le iba a decir cuando ella despertara.

Y cuando despertó, no me dijo nada, no me dio los buenos días tampoco me dijo que me amaba, solo permaneció en silenció y cada vez que yo le quería decir algo solo me ignoraba o buscaba que hacer.
Lo que me mantenía tranquiló es que nada sé había complicado hasta el momento con relación a nuestra hija....

1 Estrellas:

jennifer dijo...

Ay nooo! Ya se arruino todoo..

Siguelaaaaa porfaaa ;)

Publicar un comentario