agosto 13, 2015 | By: Acuarelagris♡

Fanfic: En su sombra.


                                      27. El pequeño Bill

Tom:

Shaid nos había dejado de hablar, la noticia de que sería hermano mayor no le había parecido nada bonita. Así que ahora a la hora de desayunar o de comer y cenar nos sentabamos en un profundo silenció los tres, mientras tratabamos de comer con tranquilidad.
Aquél extraño comportamiento me había quitado por un momento el recuerdo y la culpa de la infidelidad, pero solo era momentáneo, seguía sin conseguir dormir del todo bien.

—Sigue sin mirarme—después de cinco días de contener sus sentimientos, Arumi explotó en un llanto relajado—. Nos odia, me odia.
—No es verdad, es solo que él aún no lo asimila.
—Ya pasarón cinco días desde que le dijimos, Tom ya no puedo, no puedo.
—Tranquila solo dejame pensar en que hacer ¿dónde esta él?
—Georg lo vino a buscar con tu hermano Bill
—¿Bill? Bill, claro Bill. No te preocupes ya se como arreglar todo esto.
—¿Como?
—Bueno Bill es mi hermano menor.
—Bill y tú, nacieron el mismo día. No es como si tus padres te hubieran dado la noticia de que serías hermano mayor.
—Si lo sé, pero eso no hace que deje de ser el mayor y de que tenga un hermanito.
—Tom, Shaid nos odia.
—Claro que no ahora deja de ser tan negativa yo hablaré con él.

Así que hice algunas llamadas y después Arumi y yo nos dirigimos a buscar a nuestro hijo. Que al parecer estaba en casa de Georg jugando con los otros niños.

—Hola—.Los pequeños estaban jugando en una esquina, y cuando Shaid escuchó la voz de Arumi, nos observó por un segundo y regreso a lo que hacía.
—Hola—,Lorena abrió la puerta y Arumi sonrió al verla tan embarazada.
—Que bonita estas quedado.
—Es lo que siempre le digo pero no me hace caso—. Georg apareció de la nada
—Entonces ahora empezaré a dejar de dudar de ti y nuestra pequeña es la que me esta dejando bonita.
—¿Será niña?
—Ayer nos lo dijeron fuimos a la cita
—Que hermoso, una nena—Arumi y yo caminamos hasta la sala. Bill estaba observando a los niños.
—Supongo que Shaid ya los puso al tanto—.Bill asintió y miró a verme por una milesima de segundo y luego volvió su atención a los niños —Parece que él no esta feliz con la noticia, él lloro toda la tarde abrazado a su mami Simone.

Arumi se estremecio y trató de buscar la mirada de Bill. Zoile agarró con firmeza la mano de mi hermano y después de intercambiar miradas con su esposa, él asintió y miró a mi Arumi.

—Él estuvo hablado con Dasha y Júnior—, Gustav se acomodo, incómodo en el sofá, mientras desvíaba la mirada a su pequeño y hermoso  bebé—les dijo que no quiere un hermanito porque ustedes lo dejarán de querer y que es lo peor que le ah pasado.
—No—,Arumi me miró atormetada— Yo lo amo, es mío. Nunca dejaré de amarlo es mi primer bebé.
—Pienso que él, creé que lo dejarán a un lado por el tiempo que ustedes no estuvieron juntos—. Anahí suspiró y trató de sonreír—Es decir acaba de formar a su familia y ahora bueno él tendrá que querer a su hermanito y cuidarlo.
—Nos odia.—reafirmó Arumi, mientras dejaba caer su cabeza en mi hombro.
—No los odia, deberían de hablar con él y explicarle que lo aman y que también amaran a su hermanito.
—Estaba pensando Bill que tú y yo talvez podíamos hablar con él. Ya sabes tú eres mi hermanito.
—Tom, no es como si a ti te hubieran dicho que serías hermano mayor. Tú y yo nacimos con diez minutos de diferencia, él tiene cuatro años.
—Lo sé, pero eso no hace que dejé de tener un hermanito; pequeño Bill.

Mi hermanito sonrió de medio lado y asintió sin pensarlo más.

—Si piensas que tendrá algún efecto en él, pues por mi esta bien. De todos modos pienso que es lo único que españa su felicidad.

Más tarde conduje a casa con Shaid ocupando su asiento habitual y en un silenció nuevo que no dejaba a dudas su resentimiento hacía mi y hacía su madre. Ella estaba tanto preocupada y nerviosa

—No te preocupes—Arumi yacía en la cama mirando la galaxia que ella misma había creado—. Shaid no nos odia.—me acoste a su lado y acaricie sus brazos—Solo debes de estar tranquila, no creó que al nuevo bebé le convenga.
—Tienes razón—suspiró con tristeza y sé ladeo en la cama,—apaga la luz, tengo sueño

La obedecí y me acoste a su lado. La abrace con fuerza hasta que me dormi.
Al día siguiente despertamos al mismo tiempo, cuando nuestro hijo nos observaba sentado en una esquina de la cama; Arumi parecía tan asustada.

—Shaid ven—ella señaló el espació que había entre ambos y le ofreció su mano—acuestate a mi lado bebé

Él obedeció a su madre y se acomodo en el reducido espació que había entre su madre y yo.
Ella lo abrazo con cuidado y ternura, los miré a ambos y sentí que ahí estaba lo que amaba.

—No quiero tener un hermanito, mamá no quiero—comenzó a llorar y Arumi se aferro más a él—No dejen que venga
—Shaid eso es imposible, no podemos evitar que él o ella...
—Mamá—Miró a verme y secó sus lágrimas—, yo quiero que seas solo mi mamá y que Tom sea mi papá. No quiero, no quiero, me dejarán de querer.
—No por supuesto que no te dejaremos de querer yo te amo Shaid eres mi bebé.
—Yo quiero sería tu único bebé mamá. Papá. Dile a mamá que no... —Shaid tú mamá y yo no podemos hacer nada.

        Lloró más fuerte y abrazo a su madre frustrado y triste. A Arumi se le estaba rompiendo el corazón y verlos así a ambos me destruyó por completó.
Arumi estuvo consolandolo y besandalo, arrullandolo como cuando era un pequeño bebé de días hasta que se  durmió, ella me miro sonriendo con tristeza y yo ayude a acomodar a Shaid en la cama.  Lo observamos por mucho rato, alarmandonos con cada movimiento brusco que hacía entre sueños.

—Tom si pretendes hablar con él, hazlo de una vez.
—Si, cuando despierte lo llevaré a dar un paseó.

Así fué como esa mañana desayunemos sin Shaid, mientras el dormía Arumi trataba de mantener su frimeza, mientras hacía trizas  un pan tostado nerviosamente con sus manos y dejaba que su café se enfriara, no podía controlar sus nervios.

—Arumi, Arumi—roló su ojos y me miró fijamente y le dio un sorbo pequeño a la taza de café—, ¿Sabes que si es raro?—ella negó repetidas veces—. Que éstes tomando café
—¿Porque?
—Si ignoramos que tú café es tan dulce que bien podría ser la pesadilla de cualquier diabético, y que solo lo tomas cuando estas pintando porque te mantiene despierta—suspiré y ella sonrió—, te esta poniendo más ansiosa y nerviosa.
—Lo sé pero de todos modos no se que hacer mi bebé esta sufriendo. Me rompé el corazón verlo así.

***

Bill jugaba con su hija en él jardín que estaba cubierto con la nieve que comenzaba a caer, la tarde se había precipitado y hacía un fresco agradable.

—Hola Shaid, Tom—Bill nos saludó mientras se reunía con nosotros.
—Tió Tom.
—Hola Princesa—Dasha me abrazó con fuerza
—Shaid ¿Cómo estas?—Bill dirigió su mirada a mi bebé y él se escondió detrás de mi como si no conociera a Bill—¿Pasa algo?—Shaid negó con la cabeza y Bill sonrió

Dasha se colocó justó a lado de Shaid y agarró su mano con ternura.

—¿Porque no damos un paseó por el jardín?

Ahora mi sobrina agarró la mano de mi hermano y yo agarre la de Shaid; y caminamos a lo largó del  jardín.

—Esta haciendo frío—comento Bill y yo asentí—Supongo que cuando el nuevo bebé llegué habrá calor

Shaid me miró acusadoramente y yo sonreí.
Bill llegó a la mesita del jardín y ocupó una de las cuatro sillas y sentó a su hija en sus piernas y beso sus mejillas rosadas. En cambió yo me senté en una silla y Shaid en otra mal mirandome.

—¿Te sientes mal Shaid?—Bill hizo otro intentó y el negó con la cabeza luego me miró y agarró mi mano confundido.

Una de las empleadas de la casa de Bill nos sirvió café caliente y los niños chocolate y galletas. Había trascurrido un considerable tiempo de eso y Bill no hababla y tampoco nosotros, él estaba criando a la niña como si aún fuera un bebé, pero a ella parecían gustarle los mimos de su papá.

—¿Sabías Shaid, que yo tengo un hermano mayor?—dijo al fín y miró a Shaid abrir sus ojos muy grandes. —¿Eso quiere decir que tenemos otro tío papá?—Dasha jugueteaba el cabello de Bill y Shaid me miró.
—No—Bill me señaló con la mirada y ambos niños me miraron—Tom es mi hermano mayor.
—Pero ustedes nacieron al mismo tiempo—. Protesto Shaid molesto. Bill sonrió y negó.
—Nacimos el mismo día, del mismo mes y del mismo año pero no nacimos la misma hora. Tú papá nació antes que yo unos minutos antes. Eso lo convierte en el mayor y eso siempre lo ha sabido Tom me ha cuidado y lo sigue haciando todo el tiempo.

Shaid observó a su prima y se acercó a mi, clavando su mirada de mi al suelo.

—Tú papá es mi hermano mayor Shaid, y yo admiro a mi hermano por todas esas veces que me cuido cuando estuve enfermo y cuando me sentía débil—, seguí sonriendo al recordar todas esas veces y Shaid se atemorizo—Tú serás un hermano mayor y si eres un buen hermano mayor, tendrás un hermanito orgullo de ti.

Permaneció callado y mi hermano tomó un par de sorbos del café mientras mi sobrina comía galletas.

—Papi yo quiero tener una hermanita—,dijo ella sonriendo—Tío si Shaid no quiere a su hermanito ¿me lo regalan? Yo lo cuidaría muy bien
—No es tan fácil preciosa—contesté
—Aunque yo estoy seguro que lo cuidarías bien.
—Papi quiero que me regales un hermanito, porfavor para navidad eso quiero.
—Bueno hija es muy pronto para que sea un regaló de navidad, habría que decirle a tú mamá y talvez ese regalo llegará para tu cumpleaños.
—Si, si. Pero porfavor regalame un hermanito.

         Shaid continuó sin decir nada y permaneció en silenció todo lo que quedó de la visita, aquéllo fué como un fracasó, no entendió nada y no cambiaría su opinión. Por lo menos no pronto.

Una tarde de esa misma semana mientras Georg le daba su clase de piano y Arumi pintaba en el jardín, yo me dediqué a observarlo y de verdad que se parecía a mi y no a su madre como siempre había dicho. Era mi pequeño clon ahora en todo a lo que mi se refiere, excepto sus ojos grandes y su cabello color castaño, en su mirar tan llenó de ternura y en sus talentos para la pintura y la música clásica. Y la timidez de su madre.
Pero tenía ese carácter rebelde y relajado que siempre había sido tan propio de mi y sus labios y su forma de decirle las cosas a los demás y esa forma tan pocesiva y celosa de ver y tratar a su madre nuestra Arumi. Eso era cien por ciento herencia mía.
Ésa misma tarde Arumi entró a la casa, cuando la nieve se precipitó en el jardín, ahora se veía más hermosa, apesar de que tenía un mes y medio de embarazo, le sentaba bien.  Sus mejillas pálidas habían tomado un leve sonrojo y su cuerpo sé veía ligeramente más curveado. Y lo más importante es que su ánimo comenzaba a cambiar.

—¿Terminaste?—ella asintió y se acercó a mi.
—Por hoy, si ¿Como va aquí?
—Excelente Shaid tiene talento de dónde sacar.

Nos sentamos en el sofá y lo observabamos. Yo la abrace y ella beso mi cuello, estaba volviendo todo a la normalidad.

Nota:  Bueno no había actualizado por percances médicos estuve algunos días internada en el hospital y luego diez días con mi papá y abuelos. En fín estoy aquí con nuevos capítulos
—Abajo deje un capítulo de mi otra historia;3

1 Estrellas:

jennifer dijo...

Yo quiero que Tom y Arumi esten bien!

Estuviste internada, quepaso? Espero todo este bien. Saludos :)

Publicar un comentario