agosto 13, 2015 | By: Acuarelagris♡

Fanfic: En su sombra.



26. Noticia para Shaid

Esa mañana cuando me desperté Arumi aún seguía dormida, y claramente entendía que estaba casada; había llorado toda la noche y aunque yo había echó todo lo posible por mantenerme tranquiló. No lo estaba.
¡Joder! No lo estaba, si después de todo resultaba que si estaba embarazada. Igual era algo contraproducente, para ella y su estado de salud.
Estaba tan preocupado por eso y más, no la había tocado desde hacía un mes aproximadamente porque no podía aceptar todo el amor que ella me ofrecía cuando era mía.

—Tom ¿Que hora es?—miré el despertador
—Son las ocho de la mañana—giré mi cuerpo y apoye mi cabeza en mi mano para poder observarla—pero es sábado princesa—bese su frente—No tienes clase
—Lo sé

Abrió sus ojitos y me miró, sonrió y volvió a cerrar sus ojos. Suspiró varias veces y pestañeo con rapidez.

—¿Crees que a Shaid le guste la noticia?
—No sé. Es tan difícil saberlo. Nuestro hijo es tan difícil
—Es precioso
—Arumi ¿que te preocupa?
—Nada Tom, nada—entonces comenzó a llorar otra vez
—¿Entonces porque lloras?

Se incorporó en la cama y se recargó en la cabecera de la cama, seco sus lágrimas y me miró.

—Solo quiero llorar por que si
—Nadie llora por que si
—Pues yo si lloro solo porque quiero Tom

Tenía muchas ganas de reclamarle su absurdo comportamiento, y decirle que dejara de actuar de esa forma, pero yo no era nadie para decirle ese tipo de cosas porque ella no lo merecía para empezar.
En primera porque ella muy probablemente estaba esperando a mi futuro hijo o hija y en segunda porque la amaba y no queria generar peleas y poner sus estabilidad y salud en peligró.

—De acuerdo esta bien pero quiero poder abrazarte á menos si no me quieres decir, solo dejame abrazarte

Ella dejó que la abrazara y yo permanecí callado y pude comprender que tenía toda la razón. Cuando Shaid era un bebé ella era más fuerte en todos los sentidos.

—Quiero que me beses Tom—, ella me miró con sus ojos tristes y llenos de lágrimas
—Arumi—seque sus lágrimas y la bese

Últimamente besarnos era lo más sagrado de nuestra relación. Cuando nos separamos, ella apoyo su cabeza en mi hombro.

—Tenemos que ir al médico cariño
—No
—Arumi
—Me siento mal Tom—, volvió a acostarse y me miro—Porfavor Tom no me obligues a dejar la comodidad de nuestra cama
—Entonces llamaré al médico para que venga
—Si, eso me parece perfecto
—Iré a preparar la ducha

Una hora más tarde Arumi estaba nuevamente en la cama, se había bañado y aunque se veía un poco demacrada. Se veía tan hermosa como siempre.

—El médico ya viene

Arumi sonrió sin ánimos y acomodo su desordenado cabello.
Me dirigí a la sala y me senté en el sofá para esperar al doctor.

—Papá ¿Porque mamá sigue en la cama?
—Tú mamá se siente enferma el día de hoy. Porque no vas a verla

Shaid se dirigió a la habitación y yo permanecí en la sala hasta que escuche el llamado de la puerta y me apresure a abrir. Era nuestro médico.

—Shaid el doctor llegó—beso la mejilla de su madre y abando la habitación

Así Arumi le explicó sus síntomas el doctor examinó su forma de respirar y los latidos de su corazón. Después le saco algo de sangre de su brazo y lo guardó en un recipiente en forma de tubo.

—Mandare la muestra de sangre a el laboratorio—escribió algunas cosas—el resultado estará el martes. Te agendare una cita
—Gracias
—Ahora descansa y toma mucho líquidos cítricos.

Así que después de tomarse medió litro de jugo de limón permaneció acostada. Shaid estaba armando un rompecabezas sentado en el piso de la habitación.

—Shaid ven—me senté en la cama y a él lo cargue y lo senté en mis piernas—tú mamá y yo queremos darte una noticia.
—Buena o mala.
—Intermedio.
—Soy todo oídos.
—Existe la posibilidad que pronto tengas un hermanito o una hermanita. Por eso tú mami a estado un poco enferma.
—¿Por eso vino el doctor?
—Si—Arumi le sonrió con ternura.
—Pero yo no quiero un hermanito—dijo irritado.
—Bueno aún no es seguro.
—No entiendo.
—Aún eres pequeño para entender.

Permaneció a lado de su madre todo él día y lo que quedó del fín de semana.

Arumi:

—¿Como sigues?
—Mejor—Isaí llegó puntual—supongo que es debilidad
—Me alegra saberlo Arumi.

Isaí se sentó en la tarima y permaneció en silenció, observandome trabajar. Yo igual lo imite y me senté a su lado, tenía que revólver pintura. Mi obra estaba tomando forma.

—¿Sabes que es lo que más me gusto de ver tu galería?
—No ¿Que es?
—Que es la única que tiene de todo, es decir paisajes, retratos de personas, inventos tuyos—. Me sonrió y yo a él—¿desde cuando pintas?
—Desde que era solo una niña.
—Entonces entiendo porque eres tan buena.
—Supongo que ha sido la práctica—nos miramos y sonreí—¿Pero que hay de ti? No se nada de ti, es decir si eres casado viudo, separado.
—Estuve casado, y tuve una hija.
—¿Y que paso?
—Ambas murierón, mientras viajaban en carretera. Venían aquí a Leipzing, pesaban darme una sorpresa pero algo paso y murieron cuando una camioneta las sacó del camino.
—Oye lo siento mucho ¿Pero porque no has intentado rehacer tu vida? Es decir, tú eres joven, guapo, tienes una buena posición social. Creó que cualquier mujer se enamoraria de ti.
—No ah llegado la indicada—me observó y sonrió—¿Tú te enamorias de mi?—Lo miré y negue con la cabeza.
—No, creó que yo no podría. enamorarme de nadie. Soy feliz con Tom.
—¿Como fué que te casaste tan joven?
—De una manera extraña, si era una adolescente.
—¿Fué por Shaid?
—No, claro que no. Cuando conocí a Tom fué algo magnífico, porque aunque lo acababa de conocer, yo sentía que lo conocía de toda la vida. Tom fué mi único novio, lo fué por tres meces y después nos casamos.

Sonreí al recordar el día de nuestra boda y dejé escapar un largo suspiró.

—Después llegó Shaid y entonces nuestro mundo se completo. Si yo volviera a nacer, me volvería a casar con él.
—A eso me refiero Arumi, aún no llegua la mujer que me ame tanto.

Le sonreí y permanecí en silenció por un rato hasta que él sé despidió y me pidió que continuará al día siguiente. Accedí porque tenía que recoger los resultados del laboratorio.

—Hola, buenas tardes—llegué a la recepción del laboratorio.
—Hola ¿En que te puedo ayudar?
—Vengó a buscar los resultados de un exámen de sangre.
—¿Cuál es su nombre?
—Arumi Kaulitz.

La señora buscó en su archivo y después se dirigió a la parte trasera del lugar, regresó al cabo de unos minutos con los resultados.

—Aqui tiene señora Kaulitz.
—Gracias.

Miré el sobre, en una esquina tenía mi nombre y preferi no abrirlo, hasta estar con Tom que había quedado de pasar por mi. Pero no llegó así que tuve que abordar un taxi y esperar más para saber si estaba o no embarazada. Sentía el sobre quemar en mi bolsa de mano. Pero pensé que como Tom había dicho un bebé no era malo.

Cuando bajé y vi la casa, tuve un mal precentimiento, pero no le tome importancia. Camine hasta la puerta y al entrar no había nada sospechó. Solo Tom y Shaid jugando con nieve en el suelo de la sala.

—Hola.
—Mamá que bueno que ya. llegaste—Shaid fué el primero en abrazarme—Mami, papi esta jugando conmigo.
—Si creó que por eso se le olvido ir por mi.
—Lo siento cariño—se acercó y me abrazó—Shaid me entretuvo
—Shaid tú papá y yo necesitamos hablar ¿puedes ir a tu habitación?
—Si mami.

Shaid y nieve se fueron.  Tom se sentó en el sofá.

—Yo no eh leído los resultados.
—¿Porque le tienes miedo?
—No es miedo.
—Ven, sientate a mi lado—. Me acomode en su regazo y le entregue el sobre. Sentí que temblaba Tom acaricio mi mano y me miro con ternura—Lo leeré yo primero—Asentí y traté de relajarme sin éxito.

Sentí la mirada de Shaid y la busqué en toda la casa, estaba ahí sentado en las escaleras mirandonos a Tom y a mí, y aquéllo hizo que me estremeciera aún más.

Tom y yo nos miramos al mismo tiempo.

—Shaid nos esta mirando—Tom giró su rostro y Shaid lo miró de una forma tan brusca que logró intimidar a su papá.
—Porque no le decimos de una vez. —¿Decirle qué?
—Que tendrá un hermanito
—Tooooom—, lo miré asustada y el me abrazo
—No llores por favor creó que Shaid piensa que estas así por mi culpa y no quiero que se me aviente
—¿Sigue ahí?—escondí mi rostro en su pecho.
—Si, sigue ahí observandonos.
—Dile que venga.

Tom no hablo, pero supongo que Le hizo alguna seña para que se reuniera con nosotros. Seguía escondiedome mientras pensaba en que le diríamos si apenas acababamos de encontrarnos y decirle que lo ibamos a cuidar y ahora incluso él tendría que cuidar y querer a su hermanito.

—¿Que te ocurre mamá?  ¿Papá Te hizo llorar?—escuché su voz demasiado cerca así que le dí la cara y sonreí lo mejor que pude
—No, Shaid, no. Tom no me hizo llorar. De echo no estoy llorando.
—Pero el día que vino él doctor si te hizo llorar—.Ahora miró a Tom con cierta molestia.
—No Shaid, tu papá no me hizo llorar. Estoy segura que él me amaba.
—Shaid ven—Tom hizo un espacio entre ambos y le indicó a Shaid que se sentara ahí—Amo a tu mamá y a ti igual, es solo que tu mami ha estado preocupada por muchas, pero te juró que lo único que quiero es hacerla feliz—,me miró y luego a Shaid—Ahora Shaid tu siempre serás nuestro primer bebé y siempre te vamos a querer
—¿Que pasa?
—Shaid vas a tener un hermanito o una hermanita

Permaneció en silenció hasta que nos dejó solos a mi y a Tom. ¿Había salido mal?

1 Estrellas:

jennifer dijo...

Por que se a nolestado a Said!!

Siguelaaa! Esta buenaa ;)

Publicar un comentario