agosto 27, 2015 | By: Acuarelagris♡

Fanfic: 1.5 La vida viene sin hacer daño.






6. No me digas.

Daniela:

Escuché a Tom caminar nervioso por la habitación, sentí el olor de su tabaco cuando el humo se esparció, se acostó a mi lado y beso mi frente.
Yo tenía claro que no quería despertarme, porque era fascinante dormir con él, pero era hora de despertar.

—Dani—Tom se sentó a mi lado cuando me  escuchó moverme en su cama.
—Tom ¿que hora es?
—Tarde—, miré el reloj y eran las tres de la tarde.
—¿Que?  Se supone que debía abordar el vuelo de dos de la tarde para Alemania.
—¿Porque estabas tomado ayer?
—Solo tomé un par de copas.
—No te creó.
—Queria estar contigo.
—¿Para que?  Solo me tortura.
—Lo siento. Pero es hora de que sientas algo de lo que yo sentí hace unas semanas.

Permanecimos callados, y sentí nuevamente sus brazos rodear mi cuerpo.

—Soy un imbécil, tú eres mi vida—.Suspiré y bese su mejilla.
—Creó que estoy en problemas con Ronnie.
—No, en realidad Ronnie vino antes de que los demás se fueran y me dejó tu pasaporte, y tu boleto de avión para las 6:00 pm. Te dejó ropa limpia. Será mejor que empiezes a arreglarte.

Yo asentí y él se incorporó de la cama.

—Te pedire algo para comer.

Apuntó con la mirada al sillón del lugar y descubrí mi pequeña mochila de cuero y cuando salió miré su interior y ahí estaba mi ropa. Entré al baño y me demore lo menos posible, cuando salí del baño había una bandeja de comida de la que solo me bebí el jugo. Y Tom volvió a reunirse conmigo, traía un abrigó que me entregó.

—Esta haciendo frío.
—Gracias.

Me acomode mi mochila en mi espalda y camine Tom caminó detrás de mi, cuando estuve en la sala los compañeros de Tom estaban sentados en el sofá y David se puso de pié.

—Daniela, que bonita te vez hoy.
—Gracias.
—Ronnie te dejó ésto—me entregó mi pasaporte y el boleto de avión—Un chófer ya te espera para llevarte al estacionamiento.
—Si. Entonces hasta luego, suerte.

Tom me observó desde la esquina despedirme de sus compañeros sin decir nada,  al final David incluso me dio un abrazo paternal y camino conmigo hasta la entrada, abrió la puerta.

—Adiós Tom—, dije sin verlo y camine por el pasillo.
—¡Espera!  Müller—Tom me sujetó con fuerza haciendo que girara y lo mirara.
—Tom ¿Que haces?—dije al mismo tiempo las palabras que salieron de la boca de David.
—Yo no puedo dejar que ella se vaya sola.
—Pero el Sound Check es...
—En tres horas—,afirmó Tom—Yo estaré puntual ahí, solo dejame llevar a mi novia al aéreopuerto.
—¿Que?—volvimos a repetir al uniso.
—Te juró que estaré a tiempo para el Soud Check y no tendrás quejas de mi.
—De acuerdo ve con ella.

Entró conmigo al elevador y permaneció en silenció, incluso en la camioneta de caminó al aéreopuerto.
Ahora me sentía muy confundida, con respectó a lo que éramos, me sentía terriblemente frustrada y quería preguntar y reclamarle muchas cosas; pero no pude. Las palabras no salieron, y quedé más debilitada cuando agarró mi manó al entrar a la terminal de vuelos internacionales.
Ubicó los asientos más alejados de los demás pasajeros y nos sentamos ahí; aún agarrados de las manos. Yo me acomode en la silla y observé a la gente, sin decir nada.

—Porfavor, dí algo de una vez. Ya no soporto tu silenció—, lo miré y me encojí de hombros.
—No creó tener nada que decir.
—Dan estas rompiendo mi corazón. —Tú igual rompiste el mío.
—Estoy arrepentido.

Lo miré con la esperanza de que  me dijera que enserio quería volver, pero no lo hizo.
Yo miré a otro lado, y Tom hizo que regresará mi vista a él, me miró de un millón de formas que no pude entender, y permanecí en mi cómodo silenció, hasta que anunciaron el vuelo.

—Escuchame Müller, te amo, eres mi vida.
—Demuestralo Tom, no solo que lo digas.

Ahora yo acerque su rostro al mío y lo bese sin importarme que los demás nos miraran.

—Te amo—, murmure. Y él trató de sonreír.
—Te llamaré él ma...
—Si me vas a llamar Tom, solo hazlo y no me digas que día ni a que hora porque enserio que me vuelve loca esperar ese momento.

Volví a besarlo.

—Y yo te amo más, mi amor—. Ahora bese Su mejilla y le sonreí.

Me coloqué hasta el final de la fila y no dejé de mirarlo hasta que pasé al área se abordaje y él se despidió agitando la mano.

~•~

Cuando el avión aterrizó en Alemania. Mi hermano y Fer me esperaban en la sala de espera, Isrsel me recibió con un abrazo sin decir nada y caminamos al estacionamiento.

—Papá llega en la madrugada, Al parecer le fué bien en USA.
—Me alegra saber eso. ¿Que indicaciones dio Ronnie?
—Nos llamará cuando este de vuelta. Dijo que disfrutemos las vacaciones.

Fué lo único que comentamos, porque al llegar a casa me encerre en mi habitación y me acoste en La cama a llorar, como lo había echó las últimas semanas, hasta quedarme dormida.
Aún me seguía doliendo, ahora incluso dolía un poco más.
Seguía sintiendo sus besos ahora mucho más lejanos.

Cuando desperté, sentía un fuerte dolor de cabeza y me dolían mis ojos. Me levante con pesadez de la cama y abrí el grifo de la tina para que el agua saliera y la llenará, mientras yo buscaba mi ropa.

Permanecí en silenció sumergida en la tina del baño por mucho tiempo, no podía evitar no llorar porque no sabía como habíamos quedado. No éramos novios, o talvez si lo éramos. Yo ya no entendía nada.

—Buenos días—,escuche la voz de mi papá y sonreí.
—Papi—, dije empalagosamente y me acerque a él para abrazarlo—. ¿Cuando llegaste?
—Hace unas horas, ¿dónde esta tu  hermano?
—Durmiendo.
—Bueno entonces creó que primero te daré la noticia a ti.
—¿Que pasa?
—Iker y Logan vivirán un tiempo aquí.
—¿Porque?
—Negocios. Ahora quitate la pijama y ponte algo bonito princesa, pedire que nos sirvan el dasayuno.
—Si, papá.
—Por cierto te traje muchos regalos.

Regresé a mi habitación y me puce lo primero que me prove; cuando bajé al comedor mi padre estaba leyendo su periódico como de costumbre y Logan y su hermano estaban sentados en la mesa, Israel aún parecía estar dormido.

—Buenos días.
—Buenos días—, dijeron todos.
—Israel sientate bien—, lo reprendio mi padre.

Las muchachas del servició sirvieron el desayunó, que yo por supuesto me devore. Y pedí que me sirvieran wafles y un omelet más, mi padre no dijo nada pero mi hermano prestaba atención a mi comportamiento.
—¿Y que tal Boston?
—Excelente hija, hice  un buen negoció. Iré un rato a la oficina y después regresaré y pasaremos la tarde juntos y toda la semana.

Así que todos se fueron y me dejaron sola.  Yo pedí una pizza y helado de vainilla y chocolate y dulces y frituras y todo eso me lo comí en un rato.
Después lloré como nunca y camine al baño, me arodille enfrente del Wc e introduje dos dedos dentro de mi boca, hasta que vomite y mientras lo hacía seguí llorando. Vomite incluso más de lo que había comido.
Cuando terminé me puse de pié con cuidado y camine sin fuerza hasta mi habitación, tenía ganas de acostarme en mi cama, pero no llegué y no tenía fuerza así que me dejé caer en el suelo y permanecí ahí toda la tarde, mientras lloraba hasta que me desmaye ó me dormí no sé que fué lo que paso.

Pero entré mi estado de inconsciencia escuche el teléfono de la casa sonar, escuche mi celular sonar y aunque quice contestarlo. No pude levantarme.

—Daniela, Daniela—, escuchaba la voz lejana de mi padre—Daniela—entro a mi habitación y encendió la luz.

—¡Daniela!—,gritó alarmado t se arrodillo a mi lado para mirarme, yo apenas pude abrir mis ojos y lo vi borroso—¿Que paso?—Se volvió a poner se pié y gritó ahora a la sala—Israel, Logan, Iker. Que alguien hablé a un doctor Dani esta mal.

Regresó á mi lado y después De cargarme como si fuera un bebé, me acostó en mi cama, no tarde en escuchar los pasos de mi hermano y los invitados.

—¿Que pasa?
—No se, no se.
—Harry el médico ya viene en caminó.

Más tarde escuche a mi padre hablar con el médico, después de que me había checado.

—¿Se podrá bien?
—Si, ella perdió mucho sodio y líquido, y estuvo inconsiente más de una hora. Por lo que me dijo ella vómito y si usted dice que nada le hizo mal.
—Ella tuvo anorexia nerviosa cuando tenía once a trece años.
—Bueno pues su hija ha de estar presentando un cuadró de bulimia, sería bueno que consultara a un especialista. Señor Müller, que Daniela tome suero y muchos líquidos para reidratarla.
Le dejó mi número por cualquier emergencia y la tarjeta de presentación de un psicólogo.
—Gracias.

Se despidieron y entonces la luz se apagó y una tenue luz que deduje sería de la lámpara iluminaron mi habitación.

—Papá—,dije antes que saliera de mi habitación.
—Mi amor, ¿como te sientes pequeña?
—Un poco mareada—, se acercó a mi y me abrazo.
—Me tenías muy preocupado princesa.
—Lo siento mucho papá, pero es que no me he sentido bien.
—Cuentame que pasa.
—Es que me siento sola, ustedes se van y las cosas no están bien con Tom.
—¿Que pasa con Tom? Es por eso que estas así.
—Bueno Tom y yo nos dimos un tiempo.
—¿Y porque no has hablado con tus amigas?
—Es que papá mis amigas ya no viven aquí en el país.
—Oh si es verdad. Pero preciosa te prometo que estaré contigo, me tonaré unas pequeñas vacaciones.
—Esta bien papá.
—Ahora hablamos de que bueno estas vomitando.
—Papá tengo sueño.
—Esta bien, pero no hemos terminado de hablar.

Asentí mientras me acomodaba en la cama y el me envolvía con las sábanas.

2 Estrellas:

Anónimo dijo...

Pero porque ella esta triste? Si regreso con Tom
Actualiza pronto shi? Porfas n.n

jennifer dijo...

Siguelaaaaa.. !

Publicar un comentario