agosto 13, 2015 | By: Acuarelagris♡

Fanfic: 1.5 La vida viene sin hacer daño



3. Todo esta mal...


El día uno de mi soltería.
Creí que estaba equivocado, no era ni la mitad de bueno. Me sentí tanto jodido después del concierto; pensé que Daniela me hablaría otra vez para pedirme que recapasitara, y la verdad me decepcióno no haber recibido su llamada. 
Si, se que yo terminé con ella y de verdad que si hubiera llamado yo le hubiera pedido perdón mil veces. Pero no lo hizo. Ella aún por encima de sus buenos sentiemientos y su amor a mí. Tenía dignidad y un orgullo tremendamente pesado. 

—Quita esa cara larga—David se sentó a mi lado—Tu hermano me conto todo y si eso no te hace sentir bien, te diré algo que si lo hará. Ya puedes tener mil y un aventuras sin sentirte culplable 
—¿Se supone que eso me hará sentir bien? 
—Se supone—afirmó—no quiero que sigas con esa cara, quiero que las fans vean tu mejor cara 

       Y así fué, durante los días que siguierón. Posé con mi mejor sonrisa y puse buena cara a los medios. No demostre la irá que sentía, tampoco la amargura y aún menos el dolor que tenía dentro.
Así que todas las noches después de los conciertos llegaba a la habitación del hotel con el todo el peso de la sombra de mi soledad. Ya no esperaba que mi celular sonara, mi bandeja de entrada de mensajes estaba vacío y sobre todo y  aunque sabía que todo había acabó estuve tentado a llamarla, aunque eso significará volver a revólver nuestros mundos que aparentaban estar en perfecto estado. 
Ella salía bien en cada foto que le habían tomado a lado de su hermano o la banda completa; o la que se había tomado con algún fan. Salía hermosa con una sonrisa amplía y bonita. En su rostro no había señal de su dolorosa ruptura.  Y entonces una mañana cuando miré mi foto tan perfecta en una revista local de Londres. Vi y comprendí lo que había visto en las fotos de ella.  La máscara de la falsedad.  Que ambos no habíamos puesto, deducía que era eso y solo eso. Un simple espejismo, para no dar de que hablar; lo supe cuando esa misma mañana me llegó un mensaje que deduje era de su hermano a jusgar por la magnitud de la amenaza. 

"Da gracias que nos encontramos de gira y que tú igual lo estas. Por el momento no puedo hacer nada, infeliz pero en cuanto esto acabé y  estes en Alemania, juró que te haré pagar por cada una de las lágrimas de mi hermana. Ella confió en ti mi padre igual. Incluso yo.  Te metiste con la persona equivocada. Tus asquerosos días están contados. Kaulitz".

No contesté y me imaginé a Daniela tan jodida como yo, llorando su vida por los ojos. Aquél mensaje solo me hizo sentir tan pequeño e indefenso, que quice tenerla a mi lado y abrazarla, porque estaba cayendo y ella caía conmigo. Eso era lo peor de todo. Yo y nada más que yo era el único culpable del sufrimiento de ambos.

—Hola—Bill se acercó conmigo con un helado de fresa y me lo entregó 
—Hola—se sentó a mi lado y no dijo nada—¿Soy mala persona? 
—No Tom. Según como lo ves tú hiciste lo correcto 
—Eso creía hasta hace unos días 
—¿Y que te hizo cambiar de opinión? 
—No sé—el cálido viento soplo con tranquildad—Supongo que mi amor á ella—Comí lentamente el helado y parpadee un par de veces 
—¿Sabes que día es hoy? 
—Catorce de agosto 
—Hoy es él cumpleaños de los Müller 
—Si—conteste y le señale él espectacular que habían puesto En Polonia de ella y su banda. Al parecer eran muy esperados—. Al parecer eran muy esperados 
—Tom yo se que has estado llorando, de echó todos lo sabemos y no es malo. Pero... 
—No tiene importancia Bill 
—¿Porque? 
—Solo de que no tiene importancia—. Suspiré pesadamente—Isarel Müller me matara o a menos me hará mucho daño 
—¿Porque dices eso? 
—Porque cuando el vaya a buscarme no me defendere 
—Tom... —Bill me miró con ¿lástima?  No sé pero estaba igual que yo en ese momento. 

Daniela: 

Había un ligero aroma a  tabacó.combinado con menta en el ambiente. Y sentía mi cuerpo pesado, mis ojos me dolía y ya no quería seguir en ese lugar, ya no quería. 

—Dan—Israel entró a la habitación—¿Porque no estas lista? —Me siento indispuesta 
—Ronnie salió pero en cuatro horas tenemos una entrevista, será mejor que te bañes 
—Vayan sin mi 

Israel se froto la cara exasperado y me miró enfadado, mientras me envolvía más con el edredón. 

—Estas loca si crees que seguirás así 
—Dejame sola 

Jalo el edredón y me jalo de mis pies y me cargo boca bajo sobre su hombro, me llevó hasta él baño y me dejó en la tina, abrió la llave de la regadera y esta me mojo, enfriando mi cuerpo. 

—¿Estas demente?—le avente un poco de agua—esta fría y mojaste mi pijama 
—Oye escuchame—se sentó a un lado de la tina—, hermana te quiero, no me gusta verte así, juro que mataré a Tom
—Dijiste que no me ibas a conso...—Me interrumpió con una gran sonrisa 
—Somos hermanos, y me duele tú dolor. Podría jurar que siento lo mismo que tú, por eso lo mataré 
—Israel...
—Solo quiero que disfrutes lo que queda de esta aventura. En dos semanas cuando acabe la gira, si no quieres regresar a Alemania—, respiró profundo—Si no quieres regresar a casa. Entonces podemos alcanzar a papá en Boston 
—A ti no te gusta Estados Unidos 
—Si, pero podemos ir a Los Ángeles, ya sabes a Hollywood que tal y me consigo una novia actriz 
—Eres un tonto—sonreí y él igual lo hizo—No te prometo nada, pero Lo intentaré 
—Voy a pedirte algo para comer, ahora termina de bañarte 

     Salió del cuarto de baño y me desnude, permanecí aproximadamente medía hora en el baño y otra hora arreglado mi cabello. Así que cuando salí del baño, en el buró había una bandeja con un club sándwich y jugó de naranja. 

Ronnie llegó una hora después, de que yo ya estaba lista y nos hizo bajar al lobi del hotel y que nuestra seguiridad privada nos llevará a salvo a la van que nos llevaría hasta el estudio feliz programa en el que íbamos á precentarnos.  
Afuera del hotel había un considerable número de fans que gritaban y llevaban cárteles que habían escrito en nuestro idioma. A mi hermano le gustaron algunos pero yo no preste mucha atención y me cocentre, en no pensar mucho, mientras trataba de unirme a la platica de mis compañeros. 
Era algo fácil según mi hermano, era solo sonreír, contestar de buena manera y posar para las fotos, yo bien podía hacer eso; me salía bien mi hermano siempre se quedaba a mi lado, lo que según Ronnie quedaba perfecto por ser hermanos incluso había veces en las que cordinabamos nuestra forma de vestir.

—Necesito que hagan lo suyo—Nos enfilamos de forma que mi hermano quedo enfrente y yo de último—Ustedes pueden 

Y cuando la precentadora de televisión, anuncio nuestro entrada. Entramos y saludamos a las cámaras agitando la mano y sonriendo. Las mismas preguntas de todos los programas anteriores. ¿que se siente viajar por muchos países? ¿que se siente tener muchos fans?  Y todo eso.  Fueron las mismas preguntas de siempre excepto una. 

—¿Es verdad que Tom Kaulitz y tú Daniela son novios? 

Mi hermano miró a la precentadora y entonces en la pantalla de atrás aparecío una foto que tenía con Tom que no sabía en dónde lo habían conseguido. Se suponía que era una foto que solo el yo teníamos. 

—Esta foto la recuperamos del anuario de la escuela en la que se sabe ambos asistían 
—No, Tom Kaulitz y yo no somos novios 
—¿Pero lo Fueron? 
—No 
—Al menos lo conocías 
—Si, era un compañero de clase y con él fui a la graduación. Él y yo jamás fuimos nada 

Me sorprendieron mis palabras y mi hermano agarro mi mano con disimulo, y le hizo una señal a Ronnie. Le informaron a la precentadora que la entrevista había terminado y entonces nos despidió. 
Israel camino a mi lado y me abrazo, mientras yo acomode mi cabeza en su hombro y subimos en la van y entonces ahí fue cuando comencé a llorar. 

Tom y yo habíamos sido todo. Y ahora éramos nada, mis compañeros no dijeron nada y permanecieron en silenció todo el caminó, Israel secó mis lágrimas con la manga de su playera y me sonrió, después beso mi frente. 

—¿Saben que se celebra hoy?—Aldair entró a la suite con un pastel decorado de Azul y morado —Feliz dieciséis años. 
—Hoy iremos a divertinos—,Arthur nos abrazó a ambos—Y no habrá pretextos para no ir;  eh Müller. 
—Como sea, será aburrido de todas formas. 
—Animate, yo te compré esas botas que querías ayer. 
—Eso no me hace feliz. 
—Ya amargadita, yo puedo ser tu novio—, dijo Chris  
—No—Dijimos al mismo tiempo Israel y yo 
—¡No van a creer quien esta en el hotel!—Dijo Ronnie—pensé que llegarían mañana pero los Tokio Hotel están aquí, en el mismo hotel. 

Todos me miraron y a mi se me rompió el corazón...

1 Estrellas:

jennifer dijo...

Tom justo esta ahii?!!

Siguelaaa :)

Publicar un comentario