agosto 27, 2015 | By: Acuarelagris♡

Fanfic: 1.5 La vida viene sin hacer daño.






6. No me digas.

Daniela:

Escuché a Tom caminar nervioso por la habitación, sentí el olor de su tabaco cuando el humo se esparció, se acostó a mi lado y beso mi frente.
Yo tenía claro que no quería despertarme, porque era fascinante dormir con él, pero era hora de despertar.

—Dani—Tom se sentó a mi lado cuando me  escuchó moverme en su cama.
—Tom ¿que hora es?
—Tarde—, miré el reloj y eran las tres de la tarde.
—¿Que?  Se supone que debía abordar el vuelo de dos de la tarde para Alemania.
—¿Porque estabas tomado ayer?
—Solo tomé un par de copas.
—No te creó.
—Queria estar contigo.
—¿Para que?  Solo me tortura.
—Lo siento. Pero es hora de que sientas algo de lo que yo sentí hace unas semanas.

Permanecimos callados, y sentí nuevamente sus brazos rodear mi cuerpo.

—Soy un imbécil, tú eres mi vida—.Suspiré y bese su mejilla.
—Creó que estoy en problemas con Ronnie.
—No, en realidad Ronnie vino antes de que los demás se fueran y me dejó tu pasaporte, y tu boleto de avión para las 6:00 pm. Te dejó ropa limpia. Será mejor que empiezes a arreglarte.

Yo asentí y él se incorporó de la cama.

—Te pedire algo para comer.

Apuntó con la mirada al sillón del lugar y descubrí mi pequeña mochila de cuero y cuando salió miré su interior y ahí estaba mi ropa. Entré al baño y me demore lo menos posible, cuando salí del baño había una bandeja de comida de la que solo me bebí el jugo. Y Tom volvió a reunirse conmigo, traía un abrigó que me entregó.

—Esta haciendo frío.
—Gracias.

Me acomode mi mochila en mi espalda y camine Tom caminó detrás de mi, cuando estuve en la sala los compañeros de Tom estaban sentados en el sofá y David se puso de pié.

—Daniela, que bonita te vez hoy.
—Gracias.
—Ronnie te dejó ésto—me entregó mi pasaporte y el boleto de avión—Un chófer ya te espera para llevarte al estacionamiento.
—Si. Entonces hasta luego, suerte.

Tom me observó desde la esquina despedirme de sus compañeros sin decir nada,  al final David incluso me dio un abrazo paternal y camino conmigo hasta la entrada, abrió la puerta.

—Adiós Tom—, dije sin verlo y camine por el pasillo.
—¡Espera!  Müller—Tom me sujetó con fuerza haciendo que girara y lo mirara.
—Tom ¿Que haces?—dije al mismo tiempo las palabras que salieron de la boca de David.
—Yo no puedo dejar que ella se vaya sola.
—Pero el Sound Check es...
—En tres horas—,afirmó Tom—Yo estaré puntual ahí, solo dejame llevar a mi novia al aéreopuerto.
—¿Que?—volvimos a repetir al uniso.
—Te juró que estaré a tiempo para el Soud Check y no tendrás quejas de mi.
—De acuerdo ve con ella.

Entró conmigo al elevador y permaneció en silenció, incluso en la camioneta de caminó al aéreopuerto.
Ahora me sentía muy confundida, con respectó a lo que éramos, me sentía terriblemente frustrada y quería preguntar y reclamarle muchas cosas; pero no pude. Las palabras no salieron, y quedé más debilitada cuando agarró mi manó al entrar a la terminal de vuelos internacionales.
Ubicó los asientos más alejados de los demás pasajeros y nos sentamos ahí; aún agarrados de las manos. Yo me acomode en la silla y observé a la gente, sin decir nada.

—Porfavor, dí algo de una vez. Ya no soporto tu silenció—, lo miré y me encojí de hombros.
—No creó tener nada que decir.
—Dan estas rompiendo mi corazón. —Tú igual rompiste el mío.
—Estoy arrepentido.

Lo miré con la esperanza de que  me dijera que enserio quería volver, pero no lo hizo.
Yo miré a otro lado, y Tom hizo que regresará mi vista a él, me miró de un millón de formas que no pude entender, y permanecí en mi cómodo silenció, hasta que anunciaron el vuelo.

—Escuchame Müller, te amo, eres mi vida.
—Demuestralo Tom, no solo que lo digas.

Ahora yo acerque su rostro al mío y lo bese sin importarme que los demás nos miraran.

—Te amo—, murmure. Y él trató de sonreír.
—Te llamaré él ma...
—Si me vas a llamar Tom, solo hazlo y no me digas que día ni a que hora porque enserio que me vuelve loca esperar ese momento.

Volví a besarlo.

—Y yo te amo más, mi amor—. Ahora bese Su mejilla y le sonreí.

Me coloqué hasta el final de la fila y no dejé de mirarlo hasta que pasé al área se abordaje y él se despidió agitando la mano.

~•~

Cuando el avión aterrizó en Alemania. Mi hermano y Fer me esperaban en la sala de espera, Isrsel me recibió con un abrazo sin decir nada y caminamos al estacionamiento.

—Papá llega en la madrugada, Al parecer le fué bien en USA.
—Me alegra saber eso. ¿Que indicaciones dio Ronnie?
—Nos llamará cuando este de vuelta. Dijo que disfrutemos las vacaciones.

Fué lo único que comentamos, porque al llegar a casa me encerre en mi habitación y me acoste en La cama a llorar, como lo había echó las últimas semanas, hasta quedarme dormida.
Aún me seguía doliendo, ahora incluso dolía un poco más.
Seguía sintiendo sus besos ahora mucho más lejanos.

Cuando desperté, sentía un fuerte dolor de cabeza y me dolían mis ojos. Me levante con pesadez de la cama y abrí el grifo de la tina para que el agua saliera y la llenará, mientras yo buscaba mi ropa.

Permanecí en silenció sumergida en la tina del baño por mucho tiempo, no podía evitar no llorar porque no sabía como habíamos quedado. No éramos novios, o talvez si lo éramos. Yo ya no entendía nada.

—Buenos días—,escuche la voz de mi papá y sonreí.
—Papi—, dije empalagosamente y me acerque a él para abrazarlo—. ¿Cuando llegaste?
—Hace unas horas, ¿dónde esta tu  hermano?
—Durmiendo.
—Bueno entonces creó que primero te daré la noticia a ti.
—¿Que pasa?
—Iker y Logan vivirán un tiempo aquí.
—¿Porque?
—Negocios. Ahora quitate la pijama y ponte algo bonito princesa, pedire que nos sirvan el dasayuno.
—Si, papá.
—Por cierto te traje muchos regalos.

Regresé a mi habitación y me puce lo primero que me prove; cuando bajé al comedor mi padre estaba leyendo su periódico como de costumbre y Logan y su hermano estaban sentados en la mesa, Israel aún parecía estar dormido.

—Buenos días.
—Buenos días—, dijeron todos.
—Israel sientate bien—, lo reprendio mi padre.

Las muchachas del servició sirvieron el desayunó, que yo por supuesto me devore. Y pedí que me sirvieran wafles y un omelet más, mi padre no dijo nada pero mi hermano prestaba atención a mi comportamiento.
—¿Y que tal Boston?
—Excelente hija, hice  un buen negoció. Iré un rato a la oficina y después regresaré y pasaremos la tarde juntos y toda la semana.

Así que todos se fueron y me dejaron sola.  Yo pedí una pizza y helado de vainilla y chocolate y dulces y frituras y todo eso me lo comí en un rato.
Después lloré como nunca y camine al baño, me arodille enfrente del Wc e introduje dos dedos dentro de mi boca, hasta que vomite y mientras lo hacía seguí llorando. Vomite incluso más de lo que había comido.
Cuando terminé me puse de pié con cuidado y camine sin fuerza hasta mi habitación, tenía ganas de acostarme en mi cama, pero no llegué y no tenía fuerza así que me dejé caer en el suelo y permanecí ahí toda la tarde, mientras lloraba hasta que me desmaye ó me dormí no sé que fué lo que paso.

Pero entré mi estado de inconsciencia escuche el teléfono de la casa sonar, escuche mi celular sonar y aunque quice contestarlo. No pude levantarme.

—Daniela, Daniela—, escuchaba la voz lejana de mi padre—Daniela—entro a mi habitación y encendió la luz.

—¡Daniela!—,gritó alarmado t se arrodillo a mi lado para mirarme, yo apenas pude abrir mis ojos y lo vi borroso—¿Que paso?—Se volvió a poner se pié y gritó ahora a la sala—Israel, Logan, Iker. Que alguien hablé a un doctor Dani esta mal.

Regresó á mi lado y después De cargarme como si fuera un bebé, me acostó en mi cama, no tarde en escuchar los pasos de mi hermano y los invitados.

—¿Que pasa?
—No se, no se.
—Harry el médico ya viene en caminó.

Más tarde escuche a mi padre hablar con el médico, después de que me había checado.

—¿Se podrá bien?
—Si, ella perdió mucho sodio y líquido, y estuvo inconsiente más de una hora. Por lo que me dijo ella vómito y si usted dice que nada le hizo mal.
—Ella tuvo anorexia nerviosa cuando tenía once a trece años.
—Bueno pues su hija ha de estar presentando un cuadró de bulimia, sería bueno que consultara a un especialista. Señor Müller, que Daniela tome suero y muchos líquidos para reidratarla.
Le dejó mi número por cualquier emergencia y la tarjeta de presentación de un psicólogo.
—Gracias.

Se despidieron y entonces la luz se apagó y una tenue luz que deduje sería de la lámpara iluminaron mi habitación.

—Papá—,dije antes que saliera de mi habitación.
—Mi amor, ¿como te sientes pequeña?
—Un poco mareada—, se acercó a mi y me abrazo.
—Me tenías muy preocupado princesa.
—Lo siento mucho papá, pero es que no me he sentido bien.
—Cuentame que pasa.
—Es que me siento sola, ustedes se van y las cosas no están bien con Tom.
—¿Que pasa con Tom? Es por eso que estas así.
—Bueno Tom y yo nos dimos un tiempo.
—¿Y porque no has hablado con tus amigas?
—Es que papá mis amigas ya no viven aquí en el país.
—Oh si es verdad. Pero preciosa te prometo que estaré contigo, me tonaré unas pequeñas vacaciones.
—Esta bien papá.
—Ahora hablamos de que bueno estas vomitando.
—Papá tengo sueño.
—Esta bien, pero no hemos terminado de hablar.

Asentí mientras me acomodaba en la cama y el me envolvía con las sábanas.

Fanfic: En su sombra.




28. Tragedias & más tragedias.
Arumi. 

Escuche una leve melodía en mis sueños y cuando abrí mis ojos Tom me observaba con ternura y después de besar mi frente sonrió.

-Buenos días cariño.
-Hola.
-¿Que crees?
-No sé ¿que paso?
-Georg me hablo esta mañana y me dijo que Lorena esta en el hospital. Al parecer ya va a nacer su bebé.
-Que bonito, entonces cuando ella salga del hospital iremos a verla.

Tom asintió y se quedó sentado a un lado esperando a que me levantará; normalmente esperaba unos minutos más porque en la mañanas me daban mareos y náuseas, pero era normal incluso cuando estuve embarazada de Shaid me ocurría.
Pero hoy no me sentía del todo bien los mareos no se fueron y menos las ganas de vomitar apesar de no haber ingerido nada.

-¿Te sientes bien?-asentí.
-Si, solo estoy un poco mareada.
-Te ayudaré a levantarte.

Se puso de pié y me ayudó a incorporarme.
Tom preparó la tina, y después de ayudarme a entrar en ella, salió del baño y fué a abrir la puerta principal, al parecer su madre había venido de visita.
Cuándo salí de la tina seguía sintiendome mal, ahora no solo estaba mareada; también tenía un fuerte dolor abdominal.
Me senté enfrente del tocar, envuelta solo con la toalla de baño y entonces me dí cuenta que algo andaba mal, sentí un líquido caliente y pegajoso recorrer mis muslos. Me incorpore asustada y llevé una de mis manos debajo de la toalla...

-¡Toom!-Grite llorando al darme cuenta que estaba sangrando y que eso no era buena señal-, ¡Toom! -volví a gritar ahora llorando y me dejé caer arrodillada al piso.
-¿Arumi?-,escuche la voz de Tom-Arumi ¿que pasa?-caminó hasta mi y se agacho para quedar a mi altura-Arumi, estas... estas sangrando-asentí-¿en dónde te lastimaste?-Preguntó inocentemente.
-Tom es nuestro bebé-, lloré más fuerte-Llevame al hospital, Tom.

Se bloqueó por un momento y después no supe nada. Solo que estábamos en caminó al hospital, Shaid se había quedado con su abuela y cuando llegamos a la sala de emergencia me atendieron de imediato.

-¿Que ocurre?-Preguntó uno de los médicos
-Esta embarazada-,dijo Tom-Esta sangrando.

Así que lo dejaron en la sala de espera y a mi me llevaron a otra sala; estaba esperando y deseado que nada nos ocurriera a mi y a mi hijo.

Y nada pasó...

-Tom-,Tom estaba sentado en un sofá pequeño en la esquina de la habitación.
-Hola, mi amor ¿como te sientes?
-Bien, eso creó-me dolía un poco la cabeza y tenía un leve mareó-.
¿Como esta...?
-Bien solo fué una alarma y bueno el médico quiere mantenerte aquí unos días, mientras pasa. Al parecer él bebé tiene su placenta baja y por eso pasaste a abortarlo.
-¿Y Shaid?
-Se quedó con mi madre.
-¿Entonces nada le paso a nuestro bebé?
-Afortunadamente no, pero hay que tener mucho cuidado, el médico piensa que puede volver a pasar.
Así que más tarde me dirogí a mi casa para bañarme y después regresé al hospital, después de informarle a Shaid que su madre estaba en perfecto estado.
El médico quería tenerla en observación un día y yo tenía que ir a acompañarla al hospital.

-Tom ya me quiero ir, me siento mejor.
-Arumi no puedes él doctor dijo que te tienes que cuidar unos días.
-De acuerdo, es solo que quiero ver a mi bebé

Tom fué a ver a Shaid y regresó en la tarde, se sentó a mi lado y esperó a que el médico viniera por mi, para hacerme el ultrasonido.
Aún me dolía mi vientre, y mi espalda. Después me regresaron a mi habitación y el médico dijo que regresaría más tarde.

-¿Como estan?-,preguntó Tom sin apartar la mirada de su celular.
-No sé-, lo miré y él no dejó de mirar su teléfono-¿Que hacía Shaid?
-Nada, miraba la televisión.
-¿Con quien estas hablado? Tom sabes que odió que hagas Eso.

Me miró y apagó su teléfono.

-Perdón-, se acercó a mi y me beso en la frente.
-Eres un tonto Tom.

Él médico entró a la habitación, con una carpeta en sus manos.
-¿Como te sientes Arumi?
-Tengo dolor.
-Tengo malas noticias.
-¿Que pasa?-preguntó Tom alarmado.
-Es el bebé.
-Él esta bien yo escuché el latido de su corazón y lo vi en la ecografía.
-Si eso esta bien pero precentaste el sangrado por que la placenta del feto esta baja, tienes aproximadamente tres meces y esto podría volver á ocurrir.
-¿Y que solución propone?
-Esta es la peor parte, Arumi te puedes arriesgar a seguir con el embarazo y existe la posibilidad que lo logres en un 30% y que lo pierdas un 70% incluso tú podrías perder la vida.
-¿Que? Eso no puede será verdad. -Este es un permiso para que firmes y te podamos hacer un legrado.
-¿Osea sacarlo? No, no quiero ni que lo diga. Es mío y él nacerá lo sé.

Empecé a llorar y Tom me abrazo fuerte, el médico dejó los papeles y se fué de la habitación.

-Tranquilizate bebé-, sobo mi espalda y beso mi frente-tenemos que pensar bien lo que haremos.
-No voy a dejar que lo saquen es mío Tom.
-Arumi no te quiero perder a ti tampoco. Escuchaste lo que dijo el doctor. Puedes morir tú igual.
-Tom.
-Podemos volver a intentarlo, yo te lo prometo preciosa, solo hay que dejar que pasé algún tiempo t entonces yo te haré el amor cada noche hasta que te embarazes.
-Tom, no me pidas que lo aborte. Es nuestro y ya esta aquí-, acaricie mi vientre que comenzaba a abultarse y él me abrazo.
-Arumi.

Ahora lloré con más tranquilidad, yo no quería que me lo quitaran eran mío y me iba a aferrar á él.
Me dieron de alta un día después t me mandaron mucho reposó y no hacer trabajo físico. Tom le había pedido a su madre que viniera a verme mientras él no estaba.

Tom:

Arumi se había aferrado a su firme decisión de no dejar que le hicieran el abortó, quería tenerlo y no hubo poder humano que la hiciera cambiar de opinión. Estaba muy delicada y ahora mismo no podía hacer esfuerzo y tampoco recibir noticias fuertes.
Había pasado un mes desde el incidente y ahora había subido un poco más de peso y su vientre se veía más abultado, él bebé comenzaba a moverse sobre todo cuando Shaid ensayaba, o cuando su madre tarareaba alguna canción.

-Tom necesito hablar contigo-, Georg había llegado y se veía preocupado.
-¿De que quieres hablar?
-Aquí no es buen lugar. Después de la clase de Shaid te invitó a Un café.
-De acuerdo.

Me senté en el sofá y espere a que Arumi sé reuniera conmigo. Esa mañana me había pedido ayuda para quitarse la parte de abajo de su pijama y su ropa interior, incluso el médico había dicho que no podía agacharse ni nada de eso. Por Eso me alegraba que ya no sintiera vergüenza de mostrarme su cuerpo desnudó.
Se reunió conmigo, cuando Shaid comenzó a tocar una canción de cuna. Se había puesto un vestido y zapatos bajos se veía tan hermosa, con sus mejillas rojas y su mirada que sé había vuelto más tierna. Se ponía nerviosa cada vez que la miraba y siempre preguntaba si estaba gorda ó esas cosas.

-Claro que no estas gorda. Es nuestro bebé, estas cada día más preciosa cariño-, bese su frente y acaricie su vientre-Ojalá que sea niña.

Ella acaricio mi rostro sonriendo y beso mi mejilla, después mi cuello y permaneció con su rostro apoyado en mi pecho, mientras yo acariciaba su cabello y ella acariciaba su vientre.

-Te amo. Arumi.

Ahora beso mis labios y colocó mi mano justó dónde nuestro bebé sé movía.

-Se mueve casa vez que escucha tu voz, le gusta saber que me amas. Él sabe que eres su papá.

Sonreí cuando recordé que Shaid igual se movía cuando escuchaba mi voz.

-Ella, mi amor algo me dice que es niña.

Me volvió á besar y ella se volvió á mover cuando acaricie su casita dentro de su madre.

~•~

-¿Y bien que es eso tanto misterioso que te traes entré manos Georg?
-Eres un cínico Tom.
-¿Y ahora que hice?
-Como te atreviste a meterte con Catherine.
-Eso fué un error.
-Ella esta desquiciada, esta loca. Fué mi casa para investigar dónde vives porque según va a tener un dijo tuyo.
-Eso no es verdad.
-Por supuesto que no es verdad Tom, estuve siguiendola y ya te dije que esta loca, loca. Arumi ahora esta delicada y no me gustaría que ella...
-No, callate ni lo digas que Arumi se muere y me mata.
-Entonces tienes que buscar la forma de resolverlo, que ella no se acerque a Arumi.
-Si esta bien.

Hola niñas, la verdad e dio un poco de trabajó escribir éste capítulo. Por eso esperó que sea de su agrado y se vienen los capítulos intensos.

agosto 25, 2015 | By: Acuarelagris♡

Fanfic: 1.5 La vida viene sin hacer daño.

   


5. Francia


   Pasarón muchos días, y entonces casi no sabía de ella y su particular vida, a lado de su hermano. Todo parecía ir bien con ambos, ahora había dejado de fingír solo para los medios, ahora incluso lo hacía con mi hermano y mis amigos, ahora todo aparentaba estar bien.
Mientras leía el periódico o revistas para saber un poco de ella o miraba algún noticiero a escondidas, aún no podía estar sin saber de ella y verla aunque sea por esos medios me hacía feliz por un momento.
Esa noche después del concierto David  llegó con cierto airé de preocupación.

—Mañana—,nos miró a todos—Mañana toca Francia y bueno como todos saben...bueno Tom mañana igual será el último concierto de Madness que te parecería no cruzarte en el camino de Isrsel.
—Si eso es demasiado fácil, pero lo será si no reservaste en el mismo hotel.
—Si sobre eso...
—De igual manera tú lo haces imposible.
—Solo no hagan nada imprudente.

Antes que terminaramos Francia significaba muchas cosas; ese era nuestro destino para estar juntos por unas horas y luego ella me esperaria los veinte días que faltaran. Ahora no significaba nada y eso era triste de verdad.

Así que al día siguiente nuestro vuelo salió a medió día y aterrizó en Francia dos horas después; y llegamos al hotel después de dos horas y medias de viaje. David nos registró y nos dirigimos a nuestras habitaciones.
Justó cuando ellos pasaban y se iban a algún lugar; no le tomé importancia y nos instalamos para descansar un poco, después ibamos a ir a conocer un poco el lugar con toda la banda.

—Estaba pensando. Tom que sería buena idea hablarle a mamá, ya que casi no la hemos visto ni hablado.
—Dile que la extraño—. Dije cortante y miré por la ventana que daba a la piscina.
—Tom.
—No quiero hacer nada hoy Bill, mañana sera lo del soud check y el concierto.

Oficialmente la gira de Madness había acabado ayer, pero tenían una pequeña presentación para un reducido grupo de chicas y chicos adinerados y esas cosas, y talvez ahí era a dónde iban cuando los vi esa tarde al llegar al hotel. Nosotros tocaríamos mañana en la noche. Enserio que esperaba no encontrarme con ella en este tiempo.

Así que más tarde salimos a conocer el lugar, un par de chicas nos reconocieron y nos tomamos algunas fotos por ahí.
Había una tarde agradable mientras platicabamos con Georg y Gustav, mi hermano compraba algunas cosas y yo me concentraba en no peder la cabeza, creyendo mirarla en cada rostro femenino.

Pero algo pasó, quizá fué el destino o algo de eso fué. Porque justó cuando nos íbamos de regresó al hotel, pude verla salir de aquélla tienda de ropa, sonrió cuando un chico le pidió una foto y ella posó a su lado. Después como por arte de magia nuestras miradas se encontraron, después de mucho tiempo pude ver sus ojos grises a través de los míos, ella sonrió y entonces caminó un poco y yo pensé que ella vendría a nuestro encuentro. Pero no fué asi, caminó en dirección contraria y yo no podía dejarla ir.

—Tom es hora—,dijo David.
—Necesitó un par de horas, juro no tomar y estaré ahí en el hotel antes de medía noche.
—De acuerdo.

La busqué con la mirada, mientras ella se alejaba un poco más y corrí para alcanzarla.

—¡Daniela!—dije muy alto rogando porque se detuviera, pero ella no se detuvo y acelere el paso hasta llegar a ella—¡Daniela!

Se detuvo cuando estuve a su lado y me miró con incertidumbre. Y continuó caminando ahora más lento.

—¿Porque estás sola?  ¿Donde estan Isra y los demás.
—¿Porque tanta importancia?
—Bueno ellos te cuidan siempre.
—Tambien me gusta estar sola Tom.

Permaneció callada mientras caminaba a paso lento por aquel parqué y yo tomaba un poco de airé.

—Deja de seguirme—, dijo cuando salimos en una calle poco concurrida—Francia ¿No es lo suficientemente grande?
—Necesito seguirte.
—Yo necesitó olvidarte.
—¿Enserio?

Ella me miró y suspiró, mientras se detenía y los coches pasaban.

—¿Que quieres Tom?
—Estar contigo.
—¿Por que?

El semáforo cambió a rojo y los coches se detuvieron, ella se apresuró a caminar entré ellos y yo la seguí. Se detuvo en una cafetería y yo jale su brazo y ella se giró para mirarme.

—Toma un café conmigo.
—Creó que no tengo opción.

Empujó la puerta de cristal y nos acercamos a la barra, el chico Nos observó y nos saludó cuando nos entregó la carta. Ella pidió un café frío de moka y yo la imite pidiendo lo mismo.

—¿Es para tomar aquí?—Daniela asintió y me tranquilizo que había aceptado estar por un momento conmigo.

Ella se levantó y  se dirigió a otro mesa más alejada del local. Permanecío en silenció todo el rato, hasta que vino el mesero con nuestro pedido.

—¿Como has estado?—,levantó su vista de la mesa y clavó su mirada en mí mordiendo él popote.
—¿Después de tanto tiempo me preguntas eso?—se río con sarcasmo—Pues estoy bien, ¿no es obvió?
—Lo siento—, dije buscando como decirle lo que sentía ahora mismo.
—Si no tienes más que decir...
—Espera—,le dije cuando sé puso de pié dispuesta a irse.
—Dime que quieres de una vez. ¿torturarme?
—No, yo solo quiero...—Ella me miró fastidiada.
—No me interasa lo que quieras Tom—, caminó hasta la salida y yo me apresure a dejar unos billetes en la mesa y salí detrás de ella.
—Dani, no—logré atraparla sujetando una de sus manos—, yo solo quiero saber que de verdad estas bien.
—¡Sueltame!—. Forcejeo hasta logar soltarse de mi agarre—No creó que te interese.
—Si me interesa, me interesa todo lo relacionado contigo y me molesta de verdad que tú y Georg se la pasen hablando por teléfono.
—No me interesa Tom, tú y yo no somos nada. ¿Acaso no recuerdas como terminaste todo?
—Eso fué un error.
—¿Terminar conmigo? ó  ¿yo fui el error?
—No—, la acerque más a mi y ella trató de alejarse—fué un error terminar contigo.
—No te creó, lo dices...lo dices.
—Lo digo enserio.

La acerque más a mi, hasta que nuestros rostros, estuvieron a escasos centímetros del otro. Elloa me leyó el pensamiento y alejó su rostro, pero no lo suficiente; me acerque más y la bese, ella no hizo nada por separarse de mi, siguió besandome. Hasta que me empujó y cuando pensé que me iba a golpear. No lo hizo, solo me miró con lágrimas en los ojos y se fué corriendo.

—Espera...

Ahora no pude deternala, ella pidió un taxi y se subió.
Yo regresé al hotel y no supe de ella en todo el día.

—¿Dónde estabas Tom?
—No te interesa David, estas peor que mi madre.
—Solo esperó que no hayas tenido que ver con el echó de que Müller niña haya venido llorando.
—¿Müller niña?  ¿Que estupides es esa?
—Bueno Müller uno o como se llame esa princesa gótica.
—¿Porque no me dejas solo?
—Tú hermano y los demás van a cenar conmigo y él staf ¿vienes?
—Que se diviertan.

La suite quedó vacía y yo permanecí en la sala. Hasta que escuche el timbre de la puerta, me acerque y abrí de golpe la puerta y apareció ella, ahí tan bonita como siempre.

—Dani.
—Tom.
—¿Que haces aquí?
—No sé, perdiendo mi dignidad. Quizás.
—¿Estas ebria?
—No.

La miré de píes a cabeza y lucía tan bonita. Vestía un vestido gris con acabados morados que le llegaba arriba de sus rodillas y unas botas que tenían algunas tachuelas, y púas. No estaba tan maquillada de negro como siempre pero mantenía su aspecto misterioso.
Me acerque a ella para inhalar su aroma florar.

—¿Quieres pasar?—, me hice a un lado y ella entró.
—Se supone que no debo de estar aquí.
—¿Y porque veniste?
—No sé—miró toda la habitación—, supongo que quería verte.
—¿Porque?
—No sé, porque Tom.

Camine hasta dónde estaba ella y sonrió de forma divertida. Y permanecío en silenció, observandome.

—Sientate Dan.

Se sentó en una de las esquinas del sofá y yo en la otra; ella permaneció en silenció observando su manicura y de vez en cuando me miraba a mi.

—Estas hermosa.
—Si, lo sé.
—Mirén quien se ha vuelto vanidosa—,ahora ya estaba más cerca de ella—No conocía ese lado tuyo.
—Yo menos—admitió apenada.

Podía sentir su respirar corto y el aroma de su piel combinarse con el de su cabello.

—Yo no quería terminar contigo. No de esa forma.
—¿Entonces dime porque?  Porque lo hiciste.
—Por idiota. Por eso.
—Siempre lo has sido Tom. No debería sorprenderme.
—¿Algún día me perdonaras?
—No sé.

Así que ahora me acerque tanto a ella para poder abrazarla. Ella no se resistió como lo había echó en la mañana, incluso me beso;  fué ella y solo ella. Me beso con dulzura y suavidad. Cerré mis ojos dejado que el sabor de sus labios me invadiera una vez más.
Hasta que fué, ella la que cortó él beso y se puso de pié, dispuesta a irse.

—Lo siento Tom, yo no...
—No, tú si. No fué un error que vinieras a verme.

     Me paré justó enfrente de ella y la empuje levemente haciendo que se recargara en la pared. Ella me miró nerviosa pero volvió a besarme, como lo había echó hacía unos segundos.
Y entonces alguien abrió la puerta principal, deslumbrando con la luz del pasillo. Ella escondió su rostro y yo igual la cubrí, miré a ver a mi hermano y a mis compañeros y Bill cerró nuevamente la puerta y se fueron.
No dijo nada, y yo entrelace una de sus manos con la mía y la conduje a mi habitación; ella se sentó en la cama y me observó.

—Creó que debería irme—Ahora la miré y camine por toda la habitación frustrado con tantas cosas que decirle, pero ninguna salió. Todas se quedaron atoradas en mi boca sin poder pronunciarse—¿Tom?

Me acerque a ella y me inque enfrente de ella, apoyando mis manos en sus piernas. La miré y entonces le dije lo que ya era obvió y lo único que podía pronunciar.

—Te amo—, suspiré y ella parpadeo—quedate conmigo.
—Tom yo—, ahora agarró mis manos y asintió.

Después me beso y yo la bese. Y nos besamos; como nunca nos habíamos besado.
Así que sucedió lo que habíamos planeado por mucho tiempo, de una forma improbable, bese su cuerpo mientras ella estaba desnuda abajó de mi y  me acariciaba. Cerró sus ojos cuando fuimos uno y trató de disfrutarlo sin que yo se lo pidiera.  No tardo mucho, tampoco muy poco. Tardó lo que tenía que tardar y al final la abrace muy fuerte cuando se durmió.

—Tom, Tom, Tom—, escuche la voz de David y miré a ver a Dan que seguía dormida.

Así que me puce lo primero que encontré, y abrí la puerta antes de que David la tocara y despertara a mi bella durmiente.

—Hola—dije con una risa nerviosa y él trató de ver el interior de la habitación.
—¿Quien esta contigo?
—Nadie—dije y salí cerrando la puerta.
—Tienes visita.
—¡Que me suelten! ¡Lo voy a matar!

Israel Müller se hizo pasó entré su banda y la mía, venía muy molestó dispuesto a golpearme. Así que lo primero que hice fué empujarlo con fuerza y Ronnie lo recibió para que no cayera.

—¿Que demonios te ocurre?
—¿Dónde esta mi hermana?
—¿Porque piensas que se dónde está?
—Porque es obvió, se que esta aquí, se que tú y ella...
—¡Callate!—me acerque a él y ahora lo jale de su playera y le murmure bajito—La amo, ¿entiendes eso?  Ella esta conmigo, y no me interesa si quieres matarme o no. Ella es mía y ni tú padre podrá quitarmela.
–T...
—Callate, que no he terminado. ¿Crees que quiero que la expongas?  Hay ocho hombres aparte de nosotros y te aseguró que si la sacas en este momento de la habitación. Todos la miraran con un poco de morbo y yo no quiero eso porque ella es mía y tienes que vivir con la idea de que nos amamos. Aunque te duela.
—¿Como puedes decir que la amas...?
—Eso es algo que ya hablé con ella, ahora largate no me hagas perder la paciencia, porque si respetas un poco a tú hermana, entonces no entraras a la habitación.
—Jodete.

Lo solte con brusquedad y él se salió de nuestra suite primero y lo siguió su séquito.
Todos me mirarón en silenció, porque todos sabían que Daniela estaba ahí, que dormía muy probablemente desnuda, pero nadie se atrevió á cuestionar nada.
Regresé a la habitación y me acoste a su lado, abrazando nuevamente su cuerpo tibió. Por ahora sólo quería estar con ella, cuándo despertará no sabían qué pasaría.

Fanfic: 1.5 La vida viene sin hacer daño



4.Celos
Por: Daniela

—¿En dónde?—dijo molestó Isrsel—, ése imbécil me las va a pagar todas.
—Nadie te pagara nada, esta noche no.
—No puedo contener mi irá.
—Entonces mi querido Hulk si no puedes contener tu irá, te pondré de regresó a Alemania.
—No, entiendes él rompió a mi mitad, es justo que le de su merecido. Él igual estaría llenó De irá si alguien lastimara a su hermano.
—No harás nada y no provocaras encuentros. Porque no quiero que se les relacione con ellos. Si quieres arreglar cuentas será cuando estén en sus casas y no estén en mi jurisdicción.
—De acuerdo pero si tiene la mala suerte de cruzarse en mi camino. Entonces no responderé.
—Ya Israel, calmate, mejor comamos pastel.

La única razón para quedarnos era esa fiesta, así que esa igual era su única razón para estar antes de tiempo aquí. Aunque eso me había dejado más nerviosa, y ansiosa. Me comí más de la mitad del pastel y enseguida lo vomite, y volví a comer y a movitar.
Estuve vagando por el hotel con la esperanza que se cruzara en mi camino, pero no paso. Ni siquiera lo vi a lo lejos.
Y regresé a tumbarme en la cama de mi habitación.

Después de intentar sin éxito verlo de lejos, algo me dijo que mirara por la ventana. Que daba a la piscina del hotel, así que como no había nada que perder me encamine a la ventana y observé atravez de ella.
Ronnie platicaba en una mesa en el fondo con David, se venían misteriosos y aburridos así que no le tome importancia y mi vista siguió vagando por ahí hasta que lo vi de lejos como había ansiado.
Estaba de frente platicando con Bill mientras bebían un jugo color azul y señalaban a Gustav y Georg.
Suspiré al mirarlo y traté de no recordar por que no debía amarlo más.
Estaba sola en la suite y mi mirada regresó a David y Ronnie. Que miraron a ver en la direción de Tom y Bill y mi mirada regresó a ellos y entonces miré la escena.

Aldair sé había interpuesto entre Isrsel y Tom; Bill estaba sujetando a Tom y Chris a mi hermano. Tom no parecía alterado, ni nada estaba tranquilo de echo mi hermano estaba habloteando como era su costumbre.  Y empujó a Tom, con fuerza que retrocedió algunos pasos y Bill observó con desdén a mi hermano; ahora Ronnie sujetaba a Israel y David se había interpuesto entré ambos grupos.
Intercambiaron palabras y cada uno tomó un rumbo diferente.

Observé con un fuerte dolor en mi pecho, a Tom alejarse con David y Bill a su lado y algunas lágrimas salieron de mis ojos.
Sentía tanta irá, e impotencia, quería decirle a Tom lo mucho que odiaba necesitarlo, y que lo amaba y que era la peor persona que existía. Pero que eso no importaba; porque enserio lo amaba.

—Daniela—, escuché la voz de Ronnie en el recibidor de la suite y las pisadas de mis compañeros—¡Daniela!
—Estoy en el baño—contesté con voz fuerte.

Entonces ya no oí ruido y supuse que estarían en la sala comentando algunas cosas.
Salí de la tina y me puse la bata de baño y envolvi mi cabello con una toalla.

—Daniela vistete—, protestó Israel cuando aparecí en bata en la pequeña sala.
—Estoy segura que no estoy desnuda y...
—No lo estas, y no es apropiado esa vestimente.
—Al diablo, ¿que pasa Ronnie?
—Bueno creó que no debo de recordarte que hoy tienes que bajar a la recepción social y poner una hermosa sonrisa.
—Si, lo recuerdo. Pero si no te molesta, solo haré acto de presencia y regresaré a dormir.
—Me parece perfecto.

Así que una hora más tarde ya había escogido mi ropa, después de cambiarme varias veces decidí quedarme con el primer atuendo. Vestido negro, botas con púas y tachuelas, labios rosas y delineado negro.
Así que bajé en compañía de mi hermano y mis compañeros, que habían prometido no dejarme sola. Pero lo hicieron apenas vieron a la primera chica fácil.

—Hola Müller—, los brazos de Bill me rodearon con ternura y después beso mi frente—Feliz cumpleaños.
—Hola y gracias Bill.
—Me da gusto verte, después de días sin saber de ti. Espero que tú y yo podamos seguir con nuestra amistad.
—Por mi no hay problema.

Bill se sentó a lado de mi, y platicabamos evadiendo él tema de Tom, cada segunda palabra;.me contaba de lo divertido que ocurría en su gira, aquéllo no me hizo sentir bien, pero me gustaba que no hablará de su hermano.

—Eh, bueno me gustaría saber de Anahi. Es que no se que fué de ella, y todos saben lo que siento por ella.
—Anahi ya no vive en Alemania.
—¿Porque?
—Su papá le consiguió un buen representante y él creé que la carrera de Anahi puede crecer más estando en Los Ángeles que en Alemania.
—Entonces ella...
—Si se fué.
—Oh vaya, yo iré a fumar.

Bill caminó mezclandose con la gente hasta llegar a la zona se fumadores y ahora fué Gustav él que me saludo.
Pero él no me preguntó por su rosa espinada y ex novia Hana, porque él sabía que estaba en Milán, porque quería ser modeló y esas cosas.

—En verdad, pienso que no me quizo.
—Bueno no lo creó, cuando tú terminaste con ella lloró muchos días.
—¿Que? Eso no lo sabia. Yo siempre creí que a ella solo le interesaba porque yo le hacía sus tareas y porque enserio nos la pasabamos bien.
—Gustav eres un tonto.
—Yo no sabía que ella hubiera llorado por mi.
—Todos sabían que ustedes se la pasaban siempre en su habitación o en la tuya, pero vamos. Ten un poco de sentido común; es obvió que te quería.
—Pues de verdad esperó verla algún día y pedirle perdón.
—Ojala y no sea tarde.

Él se reunió con Bill en la zona se fumadores y entonces miré a la entrada principal y tenía tantas ganas de irme de ahí.
Pero Georg se acercaba y podía jurar que él no me cuestionaria por Lorena, porque sabía a la perfección que ella siempre estuvo enamorada de él y que son embargo nunca lo aceptó como novio y ahora estudiaba lejos de Alemania la universidad porque quería ser un orgullo para su padre.

Pero sabía que talvez podía sacar algo de información de él. Y eso era lo que quería, saber en dónde estaba Tom ahora mismo.

—No esta aquí—fué lo primero que dijo cuando se sentó a mi lado sin mirarme.
—¿Disculpa?—me hice a la desentendida.
—Tom, no esta aquí.
—No me interesa.
—Ajá—dijo con sarcasmo y me miró—.Quieres hablar—dijo afirmando y no preguntando.
—¿Porque hablaría contigo?
—Porque tú hermano es estupido y tus amigos igual.

No se lo discutí él tenía razón.

Tom:

    Había decidido bajar por algo de tomar y para tratar de mirarla aunque sea se lejos. Me estaba portando muy estúpido pero no importaba para nada, porque enserio que no sabía como buscarla.
Me había tomado hasta la última gota de la botella de vodka que había en la suite y aún tenía sed.
Miré a todos lados hasta que pude verla, ella estaba sentada en un sofá y tenía cruzadas sus piernas una, sobre la otra. Y a lado de ella esta Georg.
Estaban platicando uno muy cerca del otro, a veces sonreian y ¿coqueteaban?  Estaba ebrio así que no podía estar seguro de lo que veía, o no lo quería creer. Georg agarró la mano de Dani y la beso, ella sonrió y se puso de pié y Georg la imitó. Se abrazaron y ella se marchó perdiéndose de mi vista entré la multitud.

No supe que fué de ellos, o que habían platicado, solo que desde ese momento se volvieron amigos. Muy amigos porque Georg se la pasaba horas enteras hablando con ella y eso lo admitó me ponía muy celoso.


agosto 13, 2015 | By: Acuarelagris♡

Fanfic: En su sombra.


                                      27. El pequeño Bill

Tom:

Shaid nos había dejado de hablar, la noticia de que sería hermano mayor no le había parecido nada bonita. Así que ahora a la hora de desayunar o de comer y cenar nos sentabamos en un profundo silenció los tres, mientras tratabamos de comer con tranquilidad.
Aquél extraño comportamiento me había quitado por un momento el recuerdo y la culpa de la infidelidad, pero solo era momentáneo, seguía sin conseguir dormir del todo bien.

—Sigue sin mirarme—después de cinco días de contener sus sentimientos, Arumi explotó en un llanto relajado—. Nos odia, me odia.
—No es verdad, es solo que él aún no lo asimila.
—Ya pasarón cinco días desde que le dijimos, Tom ya no puedo, no puedo.
—Tranquila solo dejame pensar en que hacer ¿dónde esta él?
—Georg lo vino a buscar con tu hermano Bill
—¿Bill? Bill, claro Bill. No te preocupes ya se como arreglar todo esto.
—¿Como?
—Bueno Bill es mi hermano menor.
—Bill y tú, nacieron el mismo día. No es como si tus padres te hubieran dado la noticia de que serías hermano mayor.
—Si lo sé, pero eso no hace que deje de ser el mayor y de que tenga un hermanito.
—Tom, Shaid nos odia.
—Claro que no ahora deja de ser tan negativa yo hablaré con él.

Así que hice algunas llamadas y después Arumi y yo nos dirigimos a buscar a nuestro hijo. Que al parecer estaba en casa de Georg jugando con los otros niños.

—Hola—.Los pequeños estaban jugando en una esquina, y cuando Shaid escuchó la voz de Arumi, nos observó por un segundo y regreso a lo que hacía.
—Hola—,Lorena abrió la puerta y Arumi sonrió al verla tan embarazada.
—Que bonita estas quedado.
—Es lo que siempre le digo pero no me hace caso—. Georg apareció de la nada
—Entonces ahora empezaré a dejar de dudar de ti y nuestra pequeña es la que me esta dejando bonita.
—¿Será niña?
—Ayer nos lo dijeron fuimos a la cita
—Que hermoso, una nena—Arumi y yo caminamos hasta la sala. Bill estaba observando a los niños.
—Supongo que Shaid ya los puso al tanto—.Bill asintió y miró a verme por una milesima de segundo y luego volvió su atención a los niños —Parece que él no esta feliz con la noticia, él lloro toda la tarde abrazado a su mami Simone.

Arumi se estremecio y trató de buscar la mirada de Bill. Zoile agarró con firmeza la mano de mi hermano y después de intercambiar miradas con su esposa, él asintió y miró a mi Arumi.

—Él estuvo hablado con Dasha y Júnior—, Gustav se acomodo, incómodo en el sofá, mientras desvíaba la mirada a su pequeño y hermoso  bebé—les dijo que no quiere un hermanito porque ustedes lo dejarán de querer y que es lo peor que le ah pasado.
—No—,Arumi me miró atormetada— Yo lo amo, es mío. Nunca dejaré de amarlo es mi primer bebé.
—Pienso que él, creé que lo dejarán a un lado por el tiempo que ustedes no estuvieron juntos—. Anahí suspiró y trató de sonreír—Es decir acaba de formar a su familia y ahora bueno él tendrá que querer a su hermanito y cuidarlo.
—Nos odia.—reafirmó Arumi, mientras dejaba caer su cabeza en mi hombro.
—No los odia, deberían de hablar con él y explicarle que lo aman y que también amaran a su hermanito.
—Estaba pensando Bill que tú y yo talvez podíamos hablar con él. Ya sabes tú eres mi hermanito.
—Tom, no es como si a ti te hubieran dicho que serías hermano mayor. Tú y yo nacimos con diez minutos de diferencia, él tiene cuatro años.
—Lo sé, pero eso no hace que dejé de tener un hermanito; pequeño Bill.

Mi hermanito sonrió de medio lado y asintió sin pensarlo más.

—Si piensas que tendrá algún efecto en él, pues por mi esta bien. De todos modos pienso que es lo único que españa su felicidad.

Más tarde conduje a casa con Shaid ocupando su asiento habitual y en un silenció nuevo que no dejaba a dudas su resentimiento hacía mi y hacía su madre. Ella estaba tanto preocupada y nerviosa

—No te preocupes—Arumi yacía en la cama mirando la galaxia que ella misma había creado—. Shaid no nos odia.—me acoste a su lado y acaricie sus brazos—Solo debes de estar tranquila, no creó que al nuevo bebé le convenga.
—Tienes razón—suspiró con tristeza y sé ladeo en la cama,—apaga la luz, tengo sueño

La obedecí y me acoste a su lado. La abrace con fuerza hasta que me dormi.
Al día siguiente despertamos al mismo tiempo, cuando nuestro hijo nos observaba sentado en una esquina de la cama; Arumi parecía tan asustada.

—Shaid ven—ella señaló el espació que había entre ambos y le ofreció su mano—acuestate a mi lado bebé

Él obedeció a su madre y se acomodo en el reducido espació que había entre su madre y yo.
Ella lo abrazo con cuidado y ternura, los miré a ambos y sentí que ahí estaba lo que amaba.

—No quiero tener un hermanito, mamá no quiero—comenzó a llorar y Arumi se aferro más a él—No dejen que venga
—Shaid eso es imposible, no podemos evitar que él o ella...
—Mamá—Miró a verme y secó sus lágrimas—, yo quiero que seas solo mi mamá y que Tom sea mi papá. No quiero, no quiero, me dejarán de querer.
—No por supuesto que no te dejaremos de querer yo te amo Shaid eres mi bebé.
—Yo quiero sería tu único bebé mamá. Papá. Dile a mamá que no... —Shaid tú mamá y yo no podemos hacer nada.

        Lloró más fuerte y abrazo a su madre frustrado y triste. A Arumi se le estaba rompiendo el corazón y verlos así a ambos me destruyó por completó.
Arumi estuvo consolandolo y besandalo, arrullandolo como cuando era un pequeño bebé de días hasta que se  durmió, ella me miro sonriendo con tristeza y yo ayude a acomodar a Shaid en la cama.  Lo observamos por mucho rato, alarmandonos con cada movimiento brusco que hacía entre sueños.

—Tom si pretendes hablar con él, hazlo de una vez.
—Si, cuando despierte lo llevaré a dar un paseó.

Así fué como esa mañana desayunemos sin Shaid, mientras el dormía Arumi trataba de mantener su frimeza, mientras hacía trizas  un pan tostado nerviosamente con sus manos y dejaba que su café se enfriara, no podía controlar sus nervios.

—Arumi, Arumi—roló su ojos y me miró fijamente y le dio un sorbo pequeño a la taza de café—, ¿Sabes que si es raro?—ella negó repetidas veces—. Que éstes tomando café
—¿Porque?
—Si ignoramos que tú café es tan dulce que bien podría ser la pesadilla de cualquier diabético, y que solo lo tomas cuando estas pintando porque te mantiene despierta—suspiré y ella sonrió—, te esta poniendo más ansiosa y nerviosa.
—Lo sé pero de todos modos no se que hacer mi bebé esta sufriendo. Me rompé el corazón verlo así.

***

Bill jugaba con su hija en él jardín que estaba cubierto con la nieve que comenzaba a caer, la tarde se había precipitado y hacía un fresco agradable.

—Hola Shaid, Tom—Bill nos saludó mientras se reunía con nosotros.
—Tió Tom.
—Hola Princesa—Dasha me abrazó con fuerza
—Shaid ¿Cómo estas?—Bill dirigió su mirada a mi bebé y él se escondió detrás de mi como si no conociera a Bill—¿Pasa algo?—Shaid negó con la cabeza y Bill sonrió

Dasha se colocó justó a lado de Shaid y agarró su mano con ternura.

—¿Porque no damos un paseó por el jardín?

Ahora mi sobrina agarró la mano de mi hermano y yo agarre la de Shaid; y caminamos a lo largó del  jardín.

—Esta haciendo frío—comento Bill y yo asentí—Supongo que cuando el nuevo bebé llegué habrá calor

Shaid me miró acusadoramente y yo sonreí.
Bill llegó a la mesita del jardín y ocupó una de las cuatro sillas y sentó a su hija en sus piernas y beso sus mejillas rosadas. En cambió yo me senté en una silla y Shaid en otra mal mirandome.

—¿Te sientes mal Shaid?—Bill hizo otro intentó y el negó con la cabeza luego me miró y agarró mi mano confundido.

Una de las empleadas de la casa de Bill nos sirvió café caliente y los niños chocolate y galletas. Había trascurrido un considerable tiempo de eso y Bill no hababla y tampoco nosotros, él estaba criando a la niña como si aún fuera un bebé, pero a ella parecían gustarle los mimos de su papá.

—¿Sabías Shaid, que yo tengo un hermano mayor?—dijo al fín y miró a Shaid abrir sus ojos muy grandes. —¿Eso quiere decir que tenemos otro tío papá?—Dasha jugueteaba el cabello de Bill y Shaid me miró.
—No—Bill me señaló con la mirada y ambos niños me miraron—Tom es mi hermano mayor.
—Pero ustedes nacieron al mismo tiempo—. Protesto Shaid molesto. Bill sonrió y negó.
—Nacimos el mismo día, del mismo mes y del mismo año pero no nacimos la misma hora. Tú papá nació antes que yo unos minutos antes. Eso lo convierte en el mayor y eso siempre lo ha sabido Tom me ha cuidado y lo sigue haciando todo el tiempo.

Shaid observó a su prima y se acercó a mi, clavando su mirada de mi al suelo.

—Tú papá es mi hermano mayor Shaid, y yo admiro a mi hermano por todas esas veces que me cuido cuando estuve enfermo y cuando me sentía débil—, seguí sonriendo al recordar todas esas veces y Shaid se atemorizo—Tú serás un hermano mayor y si eres un buen hermano mayor, tendrás un hermanito orgullo de ti.

Permaneció callado y mi hermano tomó un par de sorbos del café mientras mi sobrina comía galletas.

—Papi yo quiero tener una hermanita—,dijo ella sonriendo—Tío si Shaid no quiere a su hermanito ¿me lo regalan? Yo lo cuidaría muy bien
—No es tan fácil preciosa—contesté
—Aunque yo estoy seguro que lo cuidarías bien.
—Papi quiero que me regales un hermanito, porfavor para navidad eso quiero.
—Bueno hija es muy pronto para que sea un regaló de navidad, habría que decirle a tú mamá y talvez ese regalo llegará para tu cumpleaños.
—Si, si. Pero porfavor regalame un hermanito.

         Shaid continuó sin decir nada y permaneció en silenció todo lo que quedó de la visita, aquéllo fué como un fracasó, no entendió nada y no cambiaría su opinión. Por lo menos no pronto.

Una tarde de esa misma semana mientras Georg le daba su clase de piano y Arumi pintaba en el jardín, yo me dediqué a observarlo y de verdad que se parecía a mi y no a su madre como siempre había dicho. Era mi pequeño clon ahora en todo a lo que mi se refiere, excepto sus ojos grandes y su cabello color castaño, en su mirar tan llenó de ternura y en sus talentos para la pintura y la música clásica. Y la timidez de su madre.
Pero tenía ese carácter rebelde y relajado que siempre había sido tan propio de mi y sus labios y su forma de decirle las cosas a los demás y esa forma tan pocesiva y celosa de ver y tratar a su madre nuestra Arumi. Eso era cien por ciento herencia mía.
Ésa misma tarde Arumi entró a la casa, cuando la nieve se precipitó en el jardín, ahora se veía más hermosa, apesar de que tenía un mes y medio de embarazo, le sentaba bien.  Sus mejillas pálidas habían tomado un leve sonrojo y su cuerpo sé veía ligeramente más curveado. Y lo más importante es que su ánimo comenzaba a cambiar.

—¿Terminaste?—ella asintió y se acercó a mi.
—Por hoy, si ¿Como va aquí?
—Excelente Shaid tiene talento de dónde sacar.

Nos sentamos en el sofá y lo observabamos. Yo la abrace y ella beso mi cuello, estaba volviendo todo a la normalidad.

Nota:  Bueno no había actualizado por percances médicos estuve algunos días internada en el hospital y luego diez días con mi papá y abuelos. En fín estoy aquí con nuevos capítulos
—Abajo deje un capítulo de mi otra historia;3

Fanfic: 1.5 La vida viene sin hacer daño



3. Todo esta mal...


El día uno de mi soltería.
Creí que estaba equivocado, no era ni la mitad de bueno. Me sentí tanto jodido después del concierto; pensé que Daniela me hablaría otra vez para pedirme que recapasitara, y la verdad me decepcióno no haber recibido su llamada. 
Si, se que yo terminé con ella y de verdad que si hubiera llamado yo le hubiera pedido perdón mil veces. Pero no lo hizo. Ella aún por encima de sus buenos sentiemientos y su amor a mí. Tenía dignidad y un orgullo tremendamente pesado. 

—Quita esa cara larga—David se sentó a mi lado—Tu hermano me conto todo y si eso no te hace sentir bien, te diré algo que si lo hará. Ya puedes tener mil y un aventuras sin sentirte culplable 
—¿Se supone que eso me hará sentir bien? 
—Se supone—afirmó—no quiero que sigas con esa cara, quiero que las fans vean tu mejor cara 

       Y así fué, durante los días que siguierón. Posé con mi mejor sonrisa y puse buena cara a los medios. No demostre la irá que sentía, tampoco la amargura y aún menos el dolor que tenía dentro.
Así que todas las noches después de los conciertos llegaba a la habitación del hotel con el todo el peso de la sombra de mi soledad. Ya no esperaba que mi celular sonara, mi bandeja de entrada de mensajes estaba vacío y sobre todo y  aunque sabía que todo había acabó estuve tentado a llamarla, aunque eso significará volver a revólver nuestros mundos que aparentaban estar en perfecto estado. 
Ella salía bien en cada foto que le habían tomado a lado de su hermano o la banda completa; o la que se había tomado con algún fan. Salía hermosa con una sonrisa amplía y bonita. En su rostro no había señal de su dolorosa ruptura.  Y entonces una mañana cuando miré mi foto tan perfecta en una revista local de Londres. Vi y comprendí lo que había visto en las fotos de ella.  La máscara de la falsedad.  Que ambos no habíamos puesto, deducía que era eso y solo eso. Un simple espejismo, para no dar de que hablar; lo supe cuando esa misma mañana me llegó un mensaje que deduje era de su hermano a jusgar por la magnitud de la amenaza. 

"Da gracias que nos encontramos de gira y que tú igual lo estas. Por el momento no puedo hacer nada, infeliz pero en cuanto esto acabé y  estes en Alemania, juró que te haré pagar por cada una de las lágrimas de mi hermana. Ella confió en ti mi padre igual. Incluso yo.  Te metiste con la persona equivocada. Tus asquerosos días están contados. Kaulitz".

No contesté y me imaginé a Daniela tan jodida como yo, llorando su vida por los ojos. Aquél mensaje solo me hizo sentir tan pequeño e indefenso, que quice tenerla a mi lado y abrazarla, porque estaba cayendo y ella caía conmigo. Eso era lo peor de todo. Yo y nada más que yo era el único culpable del sufrimiento de ambos.

—Hola—Bill se acercó conmigo con un helado de fresa y me lo entregó 
—Hola—se sentó a mi lado y no dijo nada—¿Soy mala persona? 
—No Tom. Según como lo ves tú hiciste lo correcto 
—Eso creía hasta hace unos días 
—¿Y que te hizo cambiar de opinión? 
—No sé—el cálido viento soplo con tranquildad—Supongo que mi amor á ella—Comí lentamente el helado y parpadee un par de veces 
—¿Sabes que día es hoy? 
—Catorce de agosto 
—Hoy es él cumpleaños de los Müller 
—Si—conteste y le señale él espectacular que habían puesto En Polonia de ella y su banda. Al parecer eran muy esperados—. Al parecer eran muy esperados 
—Tom yo se que has estado llorando, de echó todos lo sabemos y no es malo. Pero... 
—No tiene importancia Bill 
—¿Porque? 
—Solo de que no tiene importancia—. Suspiré pesadamente—Isarel Müller me matara o a menos me hará mucho daño 
—¿Porque dices eso? 
—Porque cuando el vaya a buscarme no me defendere 
—Tom... —Bill me miró con ¿lástima?  No sé pero estaba igual que yo en ese momento. 

Daniela: 

Había un ligero aroma a  tabacó.combinado con menta en el ambiente. Y sentía mi cuerpo pesado, mis ojos me dolía y ya no quería seguir en ese lugar, ya no quería. 

—Dan—Israel entró a la habitación—¿Porque no estas lista? —Me siento indispuesta 
—Ronnie salió pero en cuatro horas tenemos una entrevista, será mejor que te bañes 
—Vayan sin mi 

Israel se froto la cara exasperado y me miró enfadado, mientras me envolvía más con el edredón. 

—Estas loca si crees que seguirás así 
—Dejame sola 

Jalo el edredón y me jalo de mis pies y me cargo boca bajo sobre su hombro, me llevó hasta él baño y me dejó en la tina, abrió la llave de la regadera y esta me mojo, enfriando mi cuerpo. 

—¿Estas demente?—le avente un poco de agua—esta fría y mojaste mi pijama 
—Oye escuchame—se sentó a un lado de la tina—, hermana te quiero, no me gusta verte así, juro que mataré a Tom
—Dijiste que no me ibas a conso...—Me interrumpió con una gran sonrisa 
—Somos hermanos, y me duele tú dolor. Podría jurar que siento lo mismo que tú, por eso lo mataré 
—Israel...
—Solo quiero que disfrutes lo que queda de esta aventura. En dos semanas cuando acabe la gira, si no quieres regresar a Alemania—, respiró profundo—Si no quieres regresar a casa. Entonces podemos alcanzar a papá en Boston 
—A ti no te gusta Estados Unidos 
—Si, pero podemos ir a Los Ángeles, ya sabes a Hollywood que tal y me consigo una novia actriz 
—Eres un tonto—sonreí y él igual lo hizo—No te prometo nada, pero Lo intentaré 
—Voy a pedirte algo para comer, ahora termina de bañarte 

     Salió del cuarto de baño y me desnude, permanecí aproximadamente medía hora en el baño y otra hora arreglado mi cabello. Así que cuando salí del baño, en el buró había una bandeja con un club sándwich y jugó de naranja. 

Ronnie llegó una hora después, de que yo ya estaba lista y nos hizo bajar al lobi del hotel y que nuestra seguiridad privada nos llevará a salvo a la van que nos llevaría hasta el estudio feliz programa en el que íbamos á precentarnos.  
Afuera del hotel había un considerable número de fans que gritaban y llevaban cárteles que habían escrito en nuestro idioma. A mi hermano le gustaron algunos pero yo no preste mucha atención y me cocentre, en no pensar mucho, mientras trataba de unirme a la platica de mis compañeros. 
Era algo fácil según mi hermano, era solo sonreír, contestar de buena manera y posar para las fotos, yo bien podía hacer eso; me salía bien mi hermano siempre se quedaba a mi lado, lo que según Ronnie quedaba perfecto por ser hermanos incluso había veces en las que cordinabamos nuestra forma de vestir.

—Necesito que hagan lo suyo—Nos enfilamos de forma que mi hermano quedo enfrente y yo de último—Ustedes pueden 

Y cuando la precentadora de televisión, anuncio nuestro entrada. Entramos y saludamos a las cámaras agitando la mano y sonriendo. Las mismas preguntas de todos los programas anteriores. ¿que se siente viajar por muchos países? ¿que se siente tener muchos fans?  Y todo eso.  Fueron las mismas preguntas de siempre excepto una. 

—¿Es verdad que Tom Kaulitz y tú Daniela son novios? 

Mi hermano miró a la precentadora y entonces en la pantalla de atrás aparecío una foto que tenía con Tom que no sabía en dónde lo habían conseguido. Se suponía que era una foto que solo el yo teníamos. 

—Esta foto la recuperamos del anuario de la escuela en la que se sabe ambos asistían 
—No, Tom Kaulitz y yo no somos novios 
—¿Pero lo Fueron? 
—No 
—Al menos lo conocías 
—Si, era un compañero de clase y con él fui a la graduación. Él y yo jamás fuimos nada 

Me sorprendieron mis palabras y mi hermano agarro mi mano con disimulo, y le hizo una señal a Ronnie. Le informaron a la precentadora que la entrevista había terminado y entonces nos despidió. 
Israel camino a mi lado y me abrazo, mientras yo acomode mi cabeza en su hombro y subimos en la van y entonces ahí fue cuando comencé a llorar. 

Tom y yo habíamos sido todo. Y ahora éramos nada, mis compañeros no dijeron nada y permanecieron en silenció todo el caminó, Israel secó mis lágrimas con la manga de su playera y me sonrió, después beso mi frente. 

—¿Saben que se celebra hoy?—Aldair entró a la suite con un pastel decorado de Azul y morado —Feliz dieciséis años. 
—Hoy iremos a divertinos—,Arthur nos abrazó a ambos—Y no habrá pretextos para no ir;  eh Müller. 
—Como sea, será aburrido de todas formas. 
—Animate, yo te compré esas botas que querías ayer. 
—Eso no me hace feliz. 
—Ya amargadita, yo puedo ser tu novio—, dijo Chris  
—No—Dijimos al mismo tiempo Israel y yo 
—¡No van a creer quien esta en el hotel!—Dijo Ronnie—pensé que llegarían mañana pero los Tokio Hotel están aquí, en el mismo hotel. 

Todos me miraron y a mi se me rompió el corazón...

Fanfic: En su sombra.



26. Noticia para Shaid

Esa mañana cuando me desperté Arumi aún seguía dormida, y claramente entendía que estaba casada; había llorado toda la noche y aunque yo había echó todo lo posible por mantenerme tranquiló. No lo estaba.
¡Joder! No lo estaba, si después de todo resultaba que si estaba embarazada. Igual era algo contraproducente, para ella y su estado de salud.
Estaba tan preocupado por eso y más, no la había tocado desde hacía un mes aproximadamente porque no podía aceptar todo el amor que ella me ofrecía cuando era mía.

—Tom ¿Que hora es?—miré el despertador
—Son las ocho de la mañana—giré mi cuerpo y apoye mi cabeza en mi mano para poder observarla—pero es sábado princesa—bese su frente—No tienes clase
—Lo sé

Abrió sus ojitos y me miró, sonrió y volvió a cerrar sus ojos. Suspiró varias veces y pestañeo con rapidez.

—¿Crees que a Shaid le guste la noticia?
—No sé. Es tan difícil saberlo. Nuestro hijo es tan difícil
—Es precioso
—Arumi ¿que te preocupa?
—Nada Tom, nada—entonces comenzó a llorar otra vez
—¿Entonces porque lloras?

Se incorporó en la cama y se recargó en la cabecera de la cama, seco sus lágrimas y me miró.

—Solo quiero llorar por que si
—Nadie llora por que si
—Pues yo si lloro solo porque quiero Tom

Tenía muchas ganas de reclamarle su absurdo comportamiento, y decirle que dejara de actuar de esa forma, pero yo no era nadie para decirle ese tipo de cosas porque ella no lo merecía para empezar.
En primera porque ella muy probablemente estaba esperando a mi futuro hijo o hija y en segunda porque la amaba y no queria generar peleas y poner sus estabilidad y salud en peligró.

—De acuerdo esta bien pero quiero poder abrazarte á menos si no me quieres decir, solo dejame abrazarte

Ella dejó que la abrazara y yo permanecí callado y pude comprender que tenía toda la razón. Cuando Shaid era un bebé ella era más fuerte en todos los sentidos.

—Quiero que me beses Tom—, ella me miró con sus ojos tristes y llenos de lágrimas
—Arumi—seque sus lágrimas y la bese

Últimamente besarnos era lo más sagrado de nuestra relación. Cuando nos separamos, ella apoyo su cabeza en mi hombro.

—Tenemos que ir al médico cariño
—No
—Arumi
—Me siento mal Tom—, volvió a acostarse y me miro—Porfavor Tom no me obligues a dejar la comodidad de nuestra cama
—Entonces llamaré al médico para que venga
—Si, eso me parece perfecto
—Iré a preparar la ducha

Una hora más tarde Arumi estaba nuevamente en la cama, se había bañado y aunque se veía un poco demacrada. Se veía tan hermosa como siempre.

—El médico ya viene

Arumi sonrió sin ánimos y acomodo su desordenado cabello.
Me dirigí a la sala y me senté en el sofá para esperar al doctor.

—Papá ¿Porque mamá sigue en la cama?
—Tú mamá se siente enferma el día de hoy. Porque no vas a verla

Shaid se dirigió a la habitación y yo permanecí en la sala hasta que escuche el llamado de la puerta y me apresure a abrir. Era nuestro médico.

—Shaid el doctor llegó—beso la mejilla de su madre y abando la habitación

Así Arumi le explicó sus síntomas el doctor examinó su forma de respirar y los latidos de su corazón. Después le saco algo de sangre de su brazo y lo guardó en un recipiente en forma de tubo.

—Mandare la muestra de sangre a el laboratorio—escribió algunas cosas—el resultado estará el martes. Te agendare una cita
—Gracias
—Ahora descansa y toma mucho líquidos cítricos.

Así que después de tomarse medió litro de jugo de limón permaneció acostada. Shaid estaba armando un rompecabezas sentado en el piso de la habitación.

—Shaid ven—me senté en la cama y a él lo cargue y lo senté en mis piernas—tú mamá y yo queremos darte una noticia.
—Buena o mala.
—Intermedio.
—Soy todo oídos.
—Existe la posibilidad que pronto tengas un hermanito o una hermanita. Por eso tú mami a estado un poco enferma.
—¿Por eso vino el doctor?
—Si—Arumi le sonrió con ternura.
—Pero yo no quiero un hermanito—dijo irritado.
—Bueno aún no es seguro.
—No entiendo.
—Aún eres pequeño para entender.

Permaneció a lado de su madre todo él día y lo que quedó del fín de semana.

Arumi:

—¿Como sigues?
—Mejor—Isaí llegó puntual—supongo que es debilidad
—Me alegra saberlo Arumi.

Isaí se sentó en la tarima y permaneció en silenció, observandome trabajar. Yo igual lo imite y me senté a su lado, tenía que revólver pintura. Mi obra estaba tomando forma.

—¿Sabes que es lo que más me gusto de ver tu galería?
—No ¿Que es?
—Que es la única que tiene de todo, es decir paisajes, retratos de personas, inventos tuyos—. Me sonrió y yo a él—¿desde cuando pintas?
—Desde que era solo una niña.
—Entonces entiendo porque eres tan buena.
—Supongo que ha sido la práctica—nos miramos y sonreí—¿Pero que hay de ti? No se nada de ti, es decir si eres casado viudo, separado.
—Estuve casado, y tuve una hija.
—¿Y que paso?
—Ambas murierón, mientras viajaban en carretera. Venían aquí a Leipzing, pesaban darme una sorpresa pero algo paso y murieron cuando una camioneta las sacó del camino.
—Oye lo siento mucho ¿Pero porque no has intentado rehacer tu vida? Es decir, tú eres joven, guapo, tienes una buena posición social. Creó que cualquier mujer se enamoraria de ti.
—No ah llegado la indicada—me observó y sonrió—¿Tú te enamorias de mi?—Lo miré y negue con la cabeza.
—No, creó que yo no podría. enamorarme de nadie. Soy feliz con Tom.
—¿Como fué que te casaste tan joven?
—De una manera extraña, si era una adolescente.
—¿Fué por Shaid?
—No, claro que no. Cuando conocí a Tom fué algo magnífico, porque aunque lo acababa de conocer, yo sentía que lo conocía de toda la vida. Tom fué mi único novio, lo fué por tres meces y después nos casamos.

Sonreí al recordar el día de nuestra boda y dejé escapar un largo suspiró.

—Después llegó Shaid y entonces nuestro mundo se completo. Si yo volviera a nacer, me volvería a casar con él.
—A eso me refiero Arumi, aún no llegua la mujer que me ame tanto.

Le sonreí y permanecí en silenció por un rato hasta que él sé despidió y me pidió que continuará al día siguiente. Accedí porque tenía que recoger los resultados del laboratorio.

—Hola, buenas tardes—llegué a la recepción del laboratorio.
—Hola ¿En que te puedo ayudar?
—Vengó a buscar los resultados de un exámen de sangre.
—¿Cuál es su nombre?
—Arumi Kaulitz.

La señora buscó en su archivo y después se dirigió a la parte trasera del lugar, regresó al cabo de unos minutos con los resultados.

—Aqui tiene señora Kaulitz.
—Gracias.

Miré el sobre, en una esquina tenía mi nombre y preferi no abrirlo, hasta estar con Tom que había quedado de pasar por mi. Pero no llegó así que tuve que abordar un taxi y esperar más para saber si estaba o no embarazada. Sentía el sobre quemar en mi bolsa de mano. Pero pensé que como Tom había dicho un bebé no era malo.

Cuando bajé y vi la casa, tuve un mal precentimiento, pero no le tome importancia. Camine hasta la puerta y al entrar no había nada sospechó. Solo Tom y Shaid jugando con nieve en el suelo de la sala.

—Hola.
—Mamá que bueno que ya. llegaste—Shaid fué el primero en abrazarme—Mami, papi esta jugando conmigo.
—Si creó que por eso se le olvido ir por mi.
—Lo siento cariño—se acercó y me abrazó—Shaid me entretuvo
—Shaid tú papá y yo necesitamos hablar ¿puedes ir a tu habitación?
—Si mami.

Shaid y nieve se fueron.  Tom se sentó en el sofá.

—Yo no eh leído los resultados.
—¿Porque le tienes miedo?
—No es miedo.
—Ven, sientate a mi lado—. Me acomode en su regazo y le entregue el sobre. Sentí que temblaba Tom acaricio mi mano y me miro con ternura—Lo leeré yo primero—Asentí y traté de relajarme sin éxito.

Sentí la mirada de Shaid y la busqué en toda la casa, estaba ahí sentado en las escaleras mirandonos a Tom y a mí, y aquéllo hizo que me estremeciera aún más.

Tom y yo nos miramos al mismo tiempo.

—Shaid nos esta mirando—Tom giró su rostro y Shaid lo miró de una forma tan brusca que logró intimidar a su papá.
—Porque no le decimos de una vez. —¿Decirle qué?
—Que tendrá un hermanito
—Tooooom—, lo miré asustada y el me abrazo
—No llores por favor creó que Shaid piensa que estas así por mi culpa y no quiero que se me aviente
—¿Sigue ahí?—escondí mi rostro en su pecho.
—Si, sigue ahí observandonos.
—Dile que venga.

Tom no hablo, pero supongo que Le hizo alguna seña para que se reuniera con nosotros. Seguía escondiedome mientras pensaba en que le diríamos si apenas acababamos de encontrarnos y decirle que lo ibamos a cuidar y ahora incluso él tendría que cuidar y querer a su hermanito.

—¿Que te ocurre mamá?  ¿Papá Te hizo llorar?—escuché su voz demasiado cerca así que le dí la cara y sonreí lo mejor que pude
—No, Shaid, no. Tom no me hizo llorar. De echo no estoy llorando.
—Pero el día que vino él doctor si te hizo llorar—.Ahora miró a Tom con cierta molestia.
—No Shaid, tu papá no me hizo llorar. Estoy segura que él me amaba.
—Shaid ven—Tom hizo un espacio entre ambos y le indicó a Shaid que se sentara ahí—Amo a tu mamá y a ti igual, es solo que tu mami ha estado preocupada por muchas, pero te juró que lo único que quiero es hacerla feliz—,me miró y luego a Shaid—Ahora Shaid tu siempre serás nuestro primer bebé y siempre te vamos a querer
—¿Que pasa?
—Shaid vas a tener un hermanito o una hermanita

Permaneció en silenció hasta que nos dejó solos a mi y a Tom. ¿Había salido mal?