mayo 22, 2015 | By: Acuarelagris♡

Fanfic: En su sombra



15. De regresó a la casa Kaulitz 


Por: Tom 

Observaba a Shaid jugar con Georg el balón de fútbol que había ganado en la feria, Georg aún no me perdonaba que quisiera regalarle a mi hijo, era el peor padre eso lo aceptaba. Habían echó una comida por el último día de descanso de los niños porque al fín mañana Dasha y Shaid empezarían el kinder a Gustav Jr aún le faltaba un año para empezarlo. Así que ahí estabamos tomando zumo de frutas y comiendo en familia.  Era finales de agosto y el calor iba disminuyendo poco a poco.  

—Tom vamos a jugar—Shaid se acercó a mi
—Ahora no Shaid ¿que te parece si tomamos un poco del zumo de naranja que hizo tu abuela? 
—Bueno—se sentó a mi lado y nieve igual nos acompañó—Tom yo quería pedirte algo 
—¿Y que es eso que quieres pedirme? 
—Mañana es el primer día clases y yo quería saber si podrías llevarme tú—lo miré confundido tanto que no sabía que decir—Pero si no quieres 
—No, no. Si quiero—le dije y suspire contentó 

Y las siguientes horas lo pasamos jugando fútbol. Y tomando jugó de naranja.  Al terminar él día regrese a mi casa y después de la larga ducha en la que me sumergi, me acoste en mi cama. Y pensé en Arumi, una vez más me volví a sentir solo y perdido sin ella. Miré al buró y contemple nuestra foto familiar por horas y busqué entré la papelería del segundó cajón mi anilló de matrimonio, ahí estaba en su cajita, justo con la de Arumi. Arumi la había dejado ahí una noche antes de su accidente, talvez porque esa vez si estaba decidida a dejarme o no sé, aunque de alguna forma la entendía, me había atrevido a darle una bofetada y sé que no tiene justificación alguna pero es que ese día no estaba de humor y mis malditos celos me traicionaban, terriblemente ese a sido el más grande error de mi puta vida, el que me había vuelto la persona más misereble del mundo. 

—Buenos días Tom 
—Buenos días Shaid 

Esa mañana cuando llegué a buscar a Shaid mi mamá me hizo pasar a el comedor para desayunar con Shaid, que al parecer había heredado mi buen apetito, comía unos wafles en forma de oso, con miel de maple y fresa, un vaso de jugo de naranja y uno de leche también un sándwich y agua.  Mi mamá me sirvió lo mismo, mientras ella hacía otras cosas nos quedamos en el desayunador, nieve comía tomándose su tiempo. 

Cuando terminamos de desayunar Shaid regresó a su habitación y bajó un par de minutos después.

—Ya es hora—mi madre se acercó a Shaid y beso su frente—Nos vemos abuelita 
—Suerte mi amor, haz muchos amigos 

Después caminamos hasta el automóvil y después de acomodar a Shaid y de que se despidiera de su abuela con la mano, puce en marcha el vehículo. Shaid iban en silenció y miraba por la ventana yo estaba poniendome nervioso como siempre que él estaba sin decir una palabra. 

—Llegamos—Salí del Vehículo y lo rodee después abrí la portezuela y ahí estaba—Creó que es hora 
—Si—contestó cuando le quitaba el cinturón de seguridad 
—¿Estas nervioso? 
—Creó que un poco 

Ayude a bajar del coche y camine con él esta la reja, mi madre me había dicho que tenía que entrar con él y buscar en la lista de los salones el nombre de Shaid. En la escuela había muchos niños y padres incluyendo a Bill y a su hija, creó que por eso mi madre había escojido el mismo kinder. En fín camine hasta uno de los saloned y vi la lista pegada, no eran más que veinte niños por salón, así que fui directo a la K y no había ningún Kaulitz.  Así que fuimos al siguiente y encontré Kaulitz Dercher Shaid Thomas. 

—Shaid, éste es tú salón de clase—Una mujer se acercó a nosotros 
—Creó que eres mi primer alumno, necesito confirmar el  nombre de su hijo—la mujer traía otra lista en la mano—¿Cuales son sus apellidos? 
—Kaulitz Drecher... 
—Shaid Thomas, bienvenido, ahora? ¿usted es el padre del niño?—asentí—necesitó que firme aquí, es para comprobar que el niño asistió—me entregó la lista—justo a lado del nombre de su hijo—firme la hoja y la educadora nos miró a ambos—les daré unos minutos 

Y entonces miré a mi al rededor y muchos niños hacían tremendas rabietas para no quedarse o algunos otros lloraban y esas cosas.  Yo miré a mi pequeño hijo y por su semblante tan intranquilo supuse que él no haría una rabieta ni un berrinche tan grande más bien sabía que él estaba inseguro y sabía cual era su único miedo. "No encajar"

—Tú no vas a llorar ¿Cierto? 
—No, claro que no Tom 
—Pero...supongo que hay un pero—me observó y volvió a desviar la mirada 
—No te preocupes—le dije mientras me agachaba para quedar a su altura—te aseguró que harás amigos 
—¿Y que pasa si no puedo hacer amigos? 
—Pues yo siempre seré tu amigo
—Oh vamos no quiero que mi papá sea mi amigo 
—¿Porque no? 
—Sería raro 
—Entonces trata de hacer amigos 
—Lo intentaré—sonrió y buscó mis manos yo se las ofrecí y aprete con cuidado sus pequeñas manos como solía hacerlo con Arumi cuando algo le preocupaba—Yo me preguntaba si algún día de éstos, he bueno...
—¿Que pasa?—aprete un poco más sus manos 
—Es solo que yo quería conocer tu casa 
—¿Te refieres a nuestra casa? 
—Supongo que si 
—¿Te gustaría ir después de clase?—él asintió y miré en dirección al salón—
Es hora de que entres—él igual miró y sonrió un poco más animado
—Te veó a rato Tom—se acercó un poco más y me rodeó mi cuello con sus pequeños brazos y yo sonreí, al darme cuenta que era la primera vez que me abrazaba, yo acaricie su cabello y suspire.
—Te veó a rato Shaid 

Camine en dirección a la salida para abordar mi coche. Me dirigí a mi casa y comencé a observar todo el lugar, para ver si era adecuedo,  Flor aún seguía haciendo la limpieza así que la casa estaba aseada, y estaba considerablemente ordenado y noté la ausencia de las pinturas y fotos que antes decoraban el recibidor y la casa.  Porque una noche después de entregarle a Shaid a mi mamá, había quitado todo eso porque no quería ver nada que me recordara su ausencia y la única foto que había era una que estaba en el buró justo a lado del sillón, de Los tres cuando Shaid acaba de nacer; me dio cierta nostalgia al verla y la guarde en el último cajón. 

La casa se veía sin vida pero no quería que Shaid me hiciera preguntas de las cual no estaba seguro de la respuesta, además y sabía que no convencería a Shaid de vivir aquí, aunque lo deseara tanto sabía que el no querría vivir conmigo. 

—Hola Tom 
—Hola Shaid—al llegar a la escuela, shaid ya me esperaba con su prfesora, ella me hizo firmar otra vez la lista y yo y Shaid nos fuimos hasta el coche 
—Me llevarás a conocer tú casa 
—Nuestra casa—él me miró y sonrió yo continúe el camino a casa hasta llegar y estacionarme enfrente 

Caminamos por el pasillo del jardín hasta la puerta de entrada, él estaba un poco nervioso y ansioso, así que me apresure a abrir. Y cuando abrí la puerta salió un ligero olor a humedad y lo hice pasar. Estaba un poco oscuro.

—Tom ¿Crees que a nieve le guste vivir aquí?—Me puce a su altura 
—Y a ti ¿Te gustaría?—Él asintió sonriendo y le dí un beso en su frente—tendrás que conocer la que era tú habitación, hay que hacerle cambios—me incorpore y agarre su mano—ven aquí 

Lo conduje escaleras arriba y entré en la primera habitación, la que habíamos pintado Arumi y yo de un azul celeste y decorado con algunas estampas de coches y cosas muy propias de niños, Arumi había dibujado un arcoiris enorme en una de las cuatro paredes y el parecía encantado. En la esquina estaba arrumbada su cuna color verde pistache y las vestiduras de la cuna. 

—Creo que sera una mudanza grande—dijo él y me miró yo asentí 

Y entonces esa misma tarde fui con el a escojer Los muebles para su nueva habitación. 





1 Estrellas:

jennifer dijo...

Esta hermosooo!!
Por favor que aparesca Arumiii!! Por favor..

Siguelaaa :)

Publicar un comentario