mayo 29, 2015 | By: Acuarelagris♡

Fanfic: En su sombra



16. Sentimientos Encontrados 
Por: Arumi 

Respire profundo tal como él doctor me había indicado y después deshizo la atadura del vendaje de mi mano derecha. El doctor la sostuvo un par de minutos.

—¿Como sientes tú mano?

—No la siento aún-mi hermano miraba atentó

—Pero puedes moverla—dijo mientras observaba como trataba de levantar mi dedo índice que apenas se movió un poco

—Pero no es suficiente

—Arumi, no te desesperes ya es un gran logro

—Quiero pintar

—Y lo harás

—¿Cuando?—pregunté llena de rabia y odio

—Si haces caso eso será en menos de dos meces

—Es mucho

—Se paciente—me regaló una sonrisa curvada y me ofreció un dulce de menta

—No soy una niña chiquita

—Como si lo fueras, aún no eres cien por ciento adulta—suspire y agarre el dulce—ahora Oswaldo necesito hablar contigo

—Claro que si

—Arumi solo obedece las indicaciones, eres fuerte tu mano estará como nueva. Lo prometo—asentí sin ánimo alguno y lo observe mientras abandonaban mi habitación

Estuve sola por lo menos unos veinte minutos antes de qie Oswaldo entrará a mi habitación nuevamente con una pequeña caja de pildoras que suponía que era más de esa droga que me hacía dormir y despertar cansada. También traía un vaso de agua y colocó las cajas de pildoras en el buró y me ofreció una.

—El doctor necesita que tomes estas pastillas

—¿Él doctor? ¿encerio el lo dijo?—mi hermano me miró confundido pero estaba harta de que me estuviera drogando para dormir mientras según él me estaba recuperando. No podía sentir mi mano y él solo decía que Era cuestión de paciencia

—Si. El doctor—suspire y lo mal miré, estaba tan cansada y por supuesto que no la tomaría él asentó la pastilla en el buró y sonrió sin ánimos—Arumi yo quería hacerte un regalo creó que es algo más bien para ganar un poquito el perdón de mi hermanita

No le preste atención y me valía un bledo lo que él hiciera, porque estaba segura que nada compensaría que no le hubiera dicho nada a mi padre y a Tom.

—Shaid—y la sola mención del nombre del más perfecto ser en mi vida me hizo ver a mi hermano a los ojos-Shaid me dejó un mensaje esta mañana, al parecer empezó el kinder y quiere hablar conmigo-me miró nerviso y dudoso—¿te gustaría escuchar a tu hijo?

En ese momento mi corazón se aceleró violentamente y sentí un punzón cerca de mi corazón y mi estómago revolverse, como la primera vez que había visto a Tom. Asentí. Y él buscó su teléfono celular.

—Porfavor controlate.—asentí y preciono una tecla, poco después se escucho el timbraso

—Hola... ¿tío Oswaldo?

—Si ese meró—Mi corazón latió aún más al escuchar su fina voz atravez del auricular.—¿Y como has estado?

—Bien, de echó tío te tengo noticias nuevas. Esta semana entré al kinder y ahora mismo estoy en plena mudanzas a casa de Tom

—¿Pensé que vivías con tú mami Simone?

—Así era hasta hoy en la mañana pero eh decidio darle una oportunidad a Tom. Tío ¿vedras el día que cumpla cuatro años? solo falta un mes y medió y tú prometiste que vendrías

—Si yo iré a tú fiesta, te lo prometí y quiero conocerte en persona

—Tío tengo que dejarte antes de que Tom haga una verdadera tragedia con mi cuarto

—Claro. Yo llamare en éstos días

—Hasta luego tío.

—Hasta luego

Permanecí en silenció procesando y tratando de grabar su hermosa voz, no podía imaginar su belleza, siempre dije que se parecía a Tom contradicendo a todos los que decían que era una réplica mía. Talvez decía que se parecía a Tom porque estaba y una parte de mi seguía amando con locura a Tom. Pero había algunas cosas que no entendía y mi hermano las pudo captar atravez de mi mirada horrorizada. La primera era que Shaid le hablaba a su padre por su nombre y no le decía papá, como hubiera sido normal, la segunda era que él, estaba dándole una oportunidad a su padre, como si él hubiera cometido una falta grave y comprendí cuál era esa falta, cuando recorde que Oswaldo había mencionado que él vivía con su mami Simone. Tom había dejado abandonado a nuestro pequeño por un considerable tiempo a Shaid tanto para que él no le llamará Papá.

—Arumi—Oswaldo llamó mi atención—perdón por destruir a tú familia pero creó que Tom igual te ha echó daño

—Daño—lo miré molesta y luego comprendí—Por supuesto que si pero no tenías derecho a esconderme de papá y de mi maridó

—Tú y él habían discutido la noche anterior, y el se atrevió a pegarte

—¿Como sabes eso?

—Simone es una gran mujer y alguien con quien platicar a gusto—trague el nudo que se había formado en mi garganta—Te celaba y tener celos enfermizos es un tipo de maltrato Eso sin contar la desconfianza

La imagen de Tom parpadeo ante mis ojos y en mi memoria se arrastraron algunos vagos recuerdos de aquella noche en la que su impulsividad había provocado que me diera una bofetada y me jaloneara como un trapo viejo.

—¿Que hubiera pasado si ese día hubieras llegado a tú destino? Arumi eres débil pero también tienes un carácter fuerte escondido, a estas alturas estaría separada de Tom

—Pero por lo menos tendría a mi hijo, lo conocería, Sería mío estaría ahí con él, con su padre

Y al terminar de decir ésa oración sentí un poco de odió hacía Tom, no como el que crecía hacía mi hermano, era un poco menos intenso era un poco menos que odió y más Que resentimiento pero ese sentimiento quedaba levemente opacado por el pequeño desconocido que era nuestro bebé algo que siempre tendríamos en común.

—Solo te diré que tú no irás a ver a Shaid si no lo haces conmigo

—Arumi tú no estas en condiciones para...

—Cierra la boca, solo te diré que si tratas de evitarlo llamaré la atención de los vecinos, gritaré o haré mucho ruido no sé, algo que sirva para que noten que me tienes aquí en contra de mi voluntad

—No seas tan exagerada

—¿Exagerada? Ay Porfavor

Mi hermano me observó y salió de la habitación malhumorado.

Por: Tom

Una semana paso desde que Shaid había llegado a mi casa, fue tan imprevisto que Simone se echó a llorar como una magdalena diciendo que no estaba preparada para eso, y aunque casi se le acabaron las lágrimas, al final ella misma ayudó a Shaid a hacer maletas. Era un gran avance y lo único que me faltaba era que Shaid me dijera "Papá" antes cuando Shaid era muy bebé no me obsesionaba tanto escucharlo decir "papá" por primera vez, no tanto como Arumi que se volvía loca cada vez que Shaid le decía Mami. Ahora si que me estaba volviendo loco por que me dijera papá.

Era tanta la tristeza de Simone que Shaid pasaba horas en el teléfono hablando con su abuelita y nos había exigido que pasaramos a su casa a desayunar y a comer y ella quería que Shaid regresara a su casa, lo sabía pero Shaid y nieve estaban más que instalados y cómodos en su antigua casa.

—Buenos días Tom

—Hola Shaid

Flor había ido temprano a casa y teniendo en cuenta que mi talento como cocinero era mínima, se había tomado la libertad de preparar el desayuno.

—El desayunó esta listo—me apresure a levantarme del sofá y a servirle su desayunó era domingo y no tenía planeado hacer nada más que dormir me había levantado temprano todo la semana para llevar a Shaid en la escuela

—Tom, nieve igual tiene hambre

—Ya tiene su comida en su traste

Me senté con él para desayunar. Normalmente no hablábamos mucho y menos a la hora del desayuno, su habitación ya había quedado remodelado él había estado acomodando todo y solo me había permitido ayudarle en los estantes altos.

—Tom, quería pedirte solo algo más

—Dime...

—Bueno yo quería tener...

—¿Si?

—Una foto de Arumi—enseguida mi mirada se dirigió a Shaid y el sonrió tímidamente—Mi mamá

Me tomo más de un minutó reaccionar, en realidad creó que no reaccione ni un poquito.

—¿Tom?

—Creó que debo tener una por ahí extraviada

—¿La buscaras?

—Si

Suspire frustrado tratando de no pensar en como lo evadiria la siguiente vez que preguntara por su madre.

mayo 22, 2015 | By: Acuarelagris♡

Fanfic: En su sombra



15. De regresó a la casa Kaulitz 


Por: Tom 

Observaba a Shaid jugar con Georg el balón de fútbol que había ganado en la feria, Georg aún no me perdonaba que quisiera regalarle a mi hijo, era el peor padre eso lo aceptaba. Habían echó una comida por el último día de descanso de los niños porque al fín mañana Dasha y Shaid empezarían el kinder a Gustav Jr aún le faltaba un año para empezarlo. Así que ahí estabamos tomando zumo de frutas y comiendo en familia.  Era finales de agosto y el calor iba disminuyendo poco a poco.  

—Tom vamos a jugar—Shaid se acercó a mi
—Ahora no Shaid ¿que te parece si tomamos un poco del zumo de naranja que hizo tu abuela? 
—Bueno—se sentó a mi lado y nieve igual nos acompañó—Tom yo quería pedirte algo 
—¿Y que es eso que quieres pedirme? 
—Mañana es el primer día clases y yo quería saber si podrías llevarme tú—lo miré confundido tanto que no sabía que decir—Pero si no quieres 
—No, no. Si quiero—le dije y suspire contentó 

Y las siguientes horas lo pasamos jugando fútbol. Y tomando jugó de naranja.  Al terminar él día regrese a mi casa y después de la larga ducha en la que me sumergi, me acoste en mi cama. Y pensé en Arumi, una vez más me volví a sentir solo y perdido sin ella. Miré al buró y contemple nuestra foto familiar por horas y busqué entré la papelería del segundó cajón mi anilló de matrimonio, ahí estaba en su cajita, justo con la de Arumi. Arumi la había dejado ahí una noche antes de su accidente, talvez porque esa vez si estaba decidida a dejarme o no sé, aunque de alguna forma la entendía, me había atrevido a darle una bofetada y sé que no tiene justificación alguna pero es que ese día no estaba de humor y mis malditos celos me traicionaban, terriblemente ese a sido el más grande error de mi puta vida, el que me había vuelto la persona más misereble del mundo. 

—Buenos días Tom 
—Buenos días Shaid 

Esa mañana cuando llegué a buscar a Shaid mi mamá me hizo pasar a el comedor para desayunar con Shaid, que al parecer había heredado mi buen apetito, comía unos wafles en forma de oso, con miel de maple y fresa, un vaso de jugo de naranja y uno de leche también un sándwich y agua.  Mi mamá me sirvió lo mismo, mientras ella hacía otras cosas nos quedamos en el desayunador, nieve comía tomándose su tiempo. 

Cuando terminamos de desayunar Shaid regresó a su habitación y bajó un par de minutos después.

—Ya es hora—mi madre se acercó a Shaid y beso su frente—Nos vemos abuelita 
—Suerte mi amor, haz muchos amigos 

Después caminamos hasta el automóvil y después de acomodar a Shaid y de que se despidiera de su abuela con la mano, puce en marcha el vehículo. Shaid iban en silenció y miraba por la ventana yo estaba poniendome nervioso como siempre que él estaba sin decir una palabra. 

—Llegamos—Salí del Vehículo y lo rodee después abrí la portezuela y ahí estaba—Creó que es hora 
—Si—contestó cuando le quitaba el cinturón de seguridad 
—¿Estas nervioso? 
—Creó que un poco 

Ayude a bajar del coche y camine con él esta la reja, mi madre me había dicho que tenía que entrar con él y buscar en la lista de los salones el nombre de Shaid. En la escuela había muchos niños y padres incluyendo a Bill y a su hija, creó que por eso mi madre había escojido el mismo kinder. En fín camine hasta uno de los saloned y vi la lista pegada, no eran más que veinte niños por salón, así que fui directo a la K y no había ningún Kaulitz.  Así que fuimos al siguiente y encontré Kaulitz Dercher Shaid Thomas. 

—Shaid, éste es tú salón de clase—Una mujer se acercó a nosotros 
—Creó que eres mi primer alumno, necesito confirmar el  nombre de su hijo—la mujer traía otra lista en la mano—¿Cuales son sus apellidos? 
—Kaulitz Drecher... 
—Shaid Thomas, bienvenido, ahora? ¿usted es el padre del niño?—asentí—necesitó que firme aquí, es para comprobar que el niño asistió—me entregó la lista—justo a lado del nombre de su hijo—firme la hoja y la educadora nos miró a ambos—les daré unos minutos 

Y entonces miré a mi al rededor y muchos niños hacían tremendas rabietas para no quedarse o algunos otros lloraban y esas cosas.  Yo miré a mi pequeño hijo y por su semblante tan intranquilo supuse que él no haría una rabieta ni un berrinche tan grande más bien sabía que él estaba inseguro y sabía cual era su único miedo. "No encajar"

—Tú no vas a llorar ¿Cierto? 
—No, claro que no Tom 
—Pero...supongo que hay un pero—me observó y volvió a desviar la mirada 
—No te preocupes—le dije mientras me agachaba para quedar a su altura—te aseguró que harás amigos 
—¿Y que pasa si no puedo hacer amigos? 
—Pues yo siempre seré tu amigo
—Oh vamos no quiero que mi papá sea mi amigo 
—¿Porque no? 
—Sería raro 
—Entonces trata de hacer amigos 
—Lo intentaré—sonrió y buscó mis manos yo se las ofrecí y aprete con cuidado sus pequeñas manos como solía hacerlo con Arumi cuando algo le preocupaba—Yo me preguntaba si algún día de éstos, he bueno...
—¿Que pasa?—aprete un poco más sus manos 
—Es solo que yo quería conocer tu casa 
—¿Te refieres a nuestra casa? 
—Supongo que si 
—¿Te gustaría ir después de clase?—él asintió y miré en dirección al salón—
Es hora de que entres—él igual miró y sonrió un poco más animado
—Te veó a rato Tom—se acercó un poco más y me rodeó mi cuello con sus pequeños brazos y yo sonreí, al darme cuenta que era la primera vez que me abrazaba, yo acaricie su cabello y suspire.
—Te veó a rato Shaid 

Camine en dirección a la salida para abordar mi coche. Me dirigí a mi casa y comencé a observar todo el lugar, para ver si era adecuedo,  Flor aún seguía haciendo la limpieza así que la casa estaba aseada, y estaba considerablemente ordenado y noté la ausencia de las pinturas y fotos que antes decoraban el recibidor y la casa.  Porque una noche después de entregarle a Shaid a mi mamá, había quitado todo eso porque no quería ver nada que me recordara su ausencia y la única foto que había era una que estaba en el buró justo a lado del sillón, de Los tres cuando Shaid acaba de nacer; me dio cierta nostalgia al verla y la guarde en el último cajón. 

La casa se veía sin vida pero no quería que Shaid me hiciera preguntas de las cual no estaba seguro de la respuesta, además y sabía que no convencería a Shaid de vivir aquí, aunque lo deseara tanto sabía que el no querría vivir conmigo. 

—Hola Tom 
—Hola Shaid—al llegar a la escuela, shaid ya me esperaba con su prfesora, ella me hizo firmar otra vez la lista y yo y Shaid nos fuimos hasta el coche 
—Me llevarás a conocer tú casa 
—Nuestra casa—él me miró y sonrió yo continúe el camino a casa hasta llegar y estacionarme enfrente 

Caminamos por el pasillo del jardín hasta la puerta de entrada, él estaba un poco nervioso y ansioso, así que me apresure a abrir. Y cuando abrí la puerta salió un ligero olor a humedad y lo hice pasar. Estaba un poco oscuro.

—Tom ¿Crees que a nieve le guste vivir aquí?—Me puce a su altura 
—Y a ti ¿Te gustaría?—Él asintió sonriendo y le dí un beso en su frente—tendrás que conocer la que era tú habitación, hay que hacerle cambios—me incorpore y agarre su mano—ven aquí 

Lo conduje escaleras arriba y entré en la primera habitación, la que habíamos pintado Arumi y yo de un azul celeste y decorado con algunas estampas de coches y cosas muy propias de niños, Arumi había dibujado un arcoiris enorme en una de las cuatro paredes y el parecía encantado. En la esquina estaba arrumbada su cuna color verde pistache y las vestiduras de la cuna. 

—Creo que sera una mudanza grande—dijo él y me miró yo asentí 

Y entonces esa misma tarde fui con el a escojer Los muebles para su nueva habitación. 





mayo 04, 2015 | By: Acuarelagris♡

Fanfic: En su sombra


14. ¿Donde esta mi familia?
Por:  Arumi

Sentí una fuerte opresión en mi pecho, y un dolor interno que hace que mi cuerpo se queme un poquito, me hace despertar de golpe.  Parpadeo varías veces antes de abrir mis ojos por completo y el rostro de mi hermano Oswaldo es la primera que veo.  Ahí sentado en la esquina en un sillón color carmín, y por su aspecto parece sorprendido.

—Arumi—se acerca muy rápido al pié de la cama—espera, espera

Mi hermano sale por una puerta y entonces reacciono y me doy cuenta que estoy acostada en el cuarto de algún hospital, y que en mi brazo hay varios cables conectados y lo primero que se viene a mi mente.  "Tom & Shaid"
Trató de incorporarme, pero no puedo me duele la cabeza y mi espalda. En ese momento entra mi hermano en compañía de un doctor. El doctor me examina y sonríe.

—Arumi que bien, que hayas despertado—aún no comprendo nada—¿Sabes en dónde estas?
—En un hospital
—¿Y la fecha?—Creó que es abrirl pero no estoy segura asó que niego—Lo más importante ¿Sabes quien eres?
—Arumi  Drecher Hall, lo demás no sé muy bien estoy un poco confundida
—De acuerdo una enfermera vendrá a revisar tú progreso

El doctor salió de la habitación...

—Oswaldo ¿por que estoy aquí?  ¿dónde esta Shaid y Tom?
—¿Encerio no recuerdas que paso?
—No, dime en dónde estoy
—Arumi perdoname
—¿Porque?
—Estamos en Munich, y tuvimos un accidente en dónde es obvió que tú fuiste la más afectada
—¿Que?
—Ya pasaron tres años desde ése día
—¿Espera qué?
—Arumi yo no podía decirle a papá y menos a Tom que había chocado con tu coche. Pero es que no sabía que hacer...

Y entonces algo en mi mente golpeó muy fuerte y recordé que ésa mañana estaba lloviendo y que aunque la noche pasada había discutido con Tom yo aún lo amaba y que lo único que quería era llegar con él y que me abrazara con fuerza y me dijera que me amaba porque solo eso bastaba para que lo perdonara, porque de verdad que yo lo amaba demasiado como para dejar que lo nuestro terminara.  Su voz diciendo que yo era su vida entera fué lo último que escuché, antes de sentir el impacto del automóvil color plata de mi hermano. Y también había sido sus ojos llenos de miedo y pánico los últimos que había visto, antes de cerrar los míos.  Sentí un horror terrible al caer en cuenta de que esa mañana de lluvia había tenido un accidente. Trague el nudo que se me había formado tras darme cuenta de la ausencia de Tom en la habitación.

—¿Dónde esta Tom?—me arriesgue a preguntar, sintiendo un miedo intenso
—En Leipzing con Shaid
—¿Porque él no esta aquí?
—Arumi nadie sabe que estas aquí, nisiquiera papá

Respire hondo y traté nuevamente incorporarme sin éxito y ahora chille por el dolor que sentía en todo el cuerpo. Y el miedo me invadió nuevamente al darme cuenta que Tom no estaba ahí, que mi pequeño Shaid estaba por cumplir cuatro años y que me había perdido muchad cosas de él.


Por: Tom

—Nieve—Grito Shaid emocionado mientras corría hacía mi—Tom vino a vernos otra vez
—Hola Shaid
—Hola Tom. Que bueno que veniste a vernos

Me sentí culpable, después de dos largas semanas de no  ir a visitarlo me atrevía a ir. A veces le daba la razón a mi madre cuando me recordaba lo sin vergüenza que era.


—Te extrañe Tom—Sonrió y le sonreí—pero supongo que no venías porque estas buscando a mi mamá

Y ahora si me sentí mal, mal. Porque lo único que había echo era estar tomando hasta quedar tan ebrio como mi cuerpo me lo permitió.

—Si eso estuve haciendo. Ahora ¿Te gistaria ir a dar un paseo?
—Supongo que si

Mi madre ya sabía que me lo llevaría de paseó así que no hubo necesidad de avisarle, nieve como siempre nos escoltó y y se subió de primero a la camioneta. Yo aproche y acomode el cinturón de seguridad de Shaid.  Y conduje en silenció, mirando a Shaid por el espejo retrovisor jugando con nieve. Alejandome cada vez un poco más de la ciudad.

—Tom ¿a donde vamos?
—A la feria

Cada año se instalaba esa feria que tantos recuerdos me traía a las afueras de la ciudad, la primera y única vez que había estado ahí, fue con Arumi cinco años atras. Y había probado por primera vez el dulce y suave sabor de sus labios.

—Núnca he ido a la feria, solo al cine
—Te seguro que te gustara mucho Shaid

Me estacione y ayude a bajar a Shaid. Nieve se quedo en el automóvil y caminamos a los juegos mecánicos.

Después de una hora, Shaid había ganado una pelota de fútbol en un juego de canicas y se había comido una manzana acaramelada, una manzana con chamoy y tres algodones de azucar, se había subido dos veces en un juego que tenía forma de tazas y giraba con violencia y se había comido un hot-dog y tres barras de chocolate y había subido conmigo a la montaña rusa y habíamos gritado como locos; y habíamos entrado a la casa del terror y Shaid se había puesto tan interactivo que me asusto mucho que no parara de reír y saltar.

—Hey, hey ¿que te ocurre?
—No sé, no sé—dijo saltando—comprame un algodón de azúcar, porfavor, porfavor—Azúcar, azúcar. Si mi madre dijo que Shaid no podía comer azúcar
—No
—¿Porque?  ¿porque?
—Porque es tarde y tú abuela ya nos espera

Agarre su mano y camine con el esta el coche.  Estaba muy activó y mi madre me iba a regañar de eso no había duda.  Nieve se alarmó mucho al ver a Shaid y empezó a ladrar como regañandome, aunque no le tome mucha importancia me apresure a ocupar mi lugar para ir directo a casa. Durante el trayecto observe a Shaid haciendo cosas que núnca había echó y reírse como loquito, jugaba con Nieve y por un instante sentí la suave mano de Arumi sobre la mía. Miré el asiento vacío de mi lado y solo ella faltaba para que mi familia estuviera completa. El trayecto a casa era muy largó así que cuando a Shaid le dio el efecto del bajón, bostezo y se quedo dormido con Nieve vigilandolo y al final cuando llegamos incluso ella se había dormido. Los observé y recordé cuándo Arumi aún ocupaba el asiento del copiloto y era hermoso salir en familia.

—Tom—escuche la débil voz de Shaid
—¿Que pasa Shaid?
—Hoy me diverti mucho—lo cargue y camine hasta la puerta mi madre nos recibió—¿Puedes venir mañana?
—Claro que si

Y al entrar sin decir nada lo llevé hasta su habitación y fui yo el que lo cambió por su pijama, después de todo era mi hijo.

Por:  Arumi

—Depresión, su hermana esta deprimida y la entiendo de verdad, en estas dos semanas ha pasado por dos  corujias y es bueno que la visiten sus padres, amigos y si tiene novio igual sería conveniente su presencia
—¿Alguna otra sugerencia?
—No le de más disgustos si no puede dormir dele las pastillas que le dejé en el buró
—De acuerdo

Escuché unos pasos y después el ruido de la puerta, después de dos semanas los doctores habían dicho que mi mano derecha había sufrido daños graves y había perdido movilidad  y me daba tanto miedo perder la movilidad total  porque después de Tom y Shaid.  Pintar era lo que más amaba y me dolía saber que tendría que dejar de pintar. Por otro lado tenía una leve fratura que había sanado en el tiempo que estuve en coma pero ahora tenía que ir a terapia para movermela bien, no era nada serió según los doctores me recuperaría pronto. Pero no veía la hora de estar bien yo sentía que el tiempo había pasado muy lento, me sentía sola y en realidad lo estaba, sin Tom y Shaid, tenía miedo y mi hermano seguía sin decirme cuando vería a mi padre.

—Arumi—mi hermano me hablo—¿Estas despierta?
—¿Que pasa?—murmure bajito
—¿Tienes hambre?
—No
—Pero no has comido nada
—Oswaldo yo solo quiero ver a Shaid y a Tom.  No quiero comer. Solo quiero ver a mi hijo

Volví a llorar por milesima vez desde que había llegado al departamento de mi hermano. ¿Como no llorar?  Si no tenía a mi lado a Tom, quería besarlo y abrazarlo. Quería abrazar a mi bebé y regresar el tiempo, no sabía nada de mi familia ¿dónde se suponía que estaban?

—Arumi ya no llores, te prometo que vas a ver a Shaid y a Tom, solo dame tiempo y papá y tu maridó y también tú bebé estarán contigo
—Oswaldo ya no quiero estar aquí, porfavor necesitó ver a Tom a Shaid
—Esta bien, pero primero tienes que comer algo y bueno tengo que ir a hablar con Tom y papá

No me tranquilizaba ni un poquito porque sabía que mi hermano después pondría una escusa e inventaría mil pretextos para no decirle a Tom.

mayo 01, 2015 | By: Acuarelagris♡

Fanfic: En su sombra






13. Adoptenlo. 


—Hola Tom, adelante ¿quieres algo de tomar?
—Solo un poco de agua

Nos sentamos en la sala, en mi vida solo había entrado una vez a la casa en dónde antes vivió Arumi.

—¿Y bien que te trae por aquí?
—Es sobre Shaid, hace unos días fui a visitarlo. Y me di cuenta que no hace cosas que un niño de su edad haría
—¿Porque lo dices?
—Es solo que me di cuenta que no juega con juguetes y escucha música que en mi vida eh escuchado, dibuja muy bien pero es un poco tímido
—Bueno Shaid tiene el carácter de su madre Tom  ella nunca jugó con muñecas y tampoco nunca asistió a la escuela normal estudio en casa porque era muy tímida
—¿Arumi a los cuantos años empezó a interesarse por la pintura?
—Arumi siempre fué una niña hogareña, aprendió a cocinar, modales y la pintura lo heredó de su madre ella estaba muy apegada a su madre, no recuerdo cuando fué la primera vez que ella sostuvo un pincel, pero se que amaba hacerlo

Me quedé pensativo y miré a todos lados buscando algunas preguntas más hubo algunas que no hice.

—Shaid es la viva imágen de mi pequeña Arumi

Tenía razón. Shaid era muy culto, por eso talvez le gustaba tocar el piano y aunque apenas empezaba a hacerlo, lo hacía bien. Talvez por eso dibujaba como lo hacía su madre.  Es que Arumi me había dejado algo tan precioso y yo lo había abandonado con mi madre.

—Hola Tom, justo a tiempo
—¿En dónde esta?
—En su habitación
—Sobre el helado, Shaid no esta acostumbrado a comer mucho dulce y menos chocolate
—Mamá es un niño
—Pero no es cualquier niño, iré a avisarle que estas aquí, sientate

Mi madre subió las escaleras y la primera en bajar fue nieve y me saludo chillando como de costumbre. Acaricie su hocico y su pelaje. Poco después escuche los suaves pasos de Shaid bajando las escaleras y mi madre detrás de él.

—Hola Tom—Shaid se acercó a mi
—Hola ¿Estas listo?
—Si ¿podemos llevar a Nieve?
—Claro que si

Me incorpore del sofá y caminamos hasta la puerta mi madre nos siguió.

—No lo traigas muy tarde y que no coma mucho dulce
—Si no te preocupes

Mi madre nos observó desde la puerta cuando abrí la portezuela y Nieve entro primero y a Shaid ayude a subirlo y a ponerle el cinturón de seguridad.

—¿A dónde iremos Tom?
—¿Te gustaría ir a comer y después un helado?
—Si

Cerré la portezuela y me apresure a ocupar mi asiento, en la parte de atrás Shaid iba muy callado y Nieve se había acomodado de tal forma que su cabeza estaba en las piernas de Shaid. Me detuve ante el semáforo y observé a Shaid que ahora miraba por la ventallina, estaba bastante aburrido y no sabía que decirle. Nieve se acomodo en su regazo y suspiró quizá más aburrida que el mismo Shaid.

—Lllegamos—anuncié cuando me estacione enfrente del Mcdonal's
—Tom—la suave voz infantil de Shaid me tomo por sorpresa, yo miré a verlo
—¿Pasa algo?
—Yo quería—me miró y pareció dudar—saber si le compraremos un helado a Galleta
—Si, ahora vamos a bajar

Después de ayudarlo a bajar, nos acomodamos en una mesa para dos  cerca de una ventana, ya con la bandeja de la orden. Ambos morabamos a ver a la ventana sin rumbo fijó y más haya del cristal.

—¿Ocurre algo?—Shaid miró a verme y en su rostro se dibujó una mueca extraña de melancolía
—Yo quería saber como es mi mamá—me sorprendió mucho que dijera "Es"  y no "era".

Y posteriormente su mirada deambulo por toda la estancia y miró fijamente a una mesa que ocupaban tres personas.  Una mamá, un papá y una hija.

—Shaid—suspire lento y profundo obligandome a tragar el nudo que se me había formado en la garganta—enserio te prometo que hablaremos de tu madre pero, ahora no es él lugar ni el momento
—¿Cuando lo será?
—Pronto—ahora el suspiro y apenas y pudo ingerir la mitad de su  hamburguesa

Ahora yo me sumí en mis pensamientos mientras conducía a el parque que Arumi y yo solíamos visitar cuando éramos novios o al menos el tiempo que lo fuimos; había una neveria enfrente y ahí los helados eran una maravilla.

—¿Dónde estamos?
—Comeremos un helado antes de ir a casa
—Pero mi abuela dice que no debo comer mucho dulce
—Tú abuela dice muchas cosas y te aseguró que si le haces caso a todo, no sabrás lo bueno de la vida

Me miró antes de cruzar la calle y el agarró mi mano y volví a sentir bonito tanto que se me dibujo una sonrisa sin querer. Como las sillas estaban muy altas yo lo ayude a subir y a acomodarse en el asiento. Una chica de unos 18 años aproximadamente se acercó.

—Hola buenas tardes—Nos ofreció un menú con todos los helados, frapes, y postres fríos Que vendían
—¿Que quieres comer Shaid?
—Una paleta helada de cocó—la chica me miró a mi después de anotar el pedido de Shaid
—Yo quiero un helado de limón

Y siguió observado atravez de la ventana, con muchas ganas de preguntar un millón de cosas pero con un montón de dudas, su comportamiento me ponía nervioso y algo nostálgico. Me gustaba observarlo porque cada vez que lo veía, no existía duda alguna que Shaid era la segunda persona que me hacía sentir en casa.  Era mi pequeña Arumi en masculino.

—Tom—su mirada recayó sobre su paleta helada sabor cocó—Yo quería saber si viviré contigo
—¿Quieres vivir conmigo?
—No sé—la paleta que estaba cubierta de chocolate y chispas de colores se derretía a paso lento—Me gustaría ver a mi mamá
—¿Tú abuela te ha hablado de tu madre?
—No mucho, solo me ha dicho que mi mamá esta desaparecida y que es una persona muy hermosa Tom ¿usted ha buscado a mi mamá?—sentía muy raro que Shaid no me dijera papá
—Si, yo por eso tuve que dejarte con tú abuela
—Pero mi mami Simone dice que lo único que has echó es perder tu tienpo
—Shaid tú abuelo Dylan y yo hemos dedicado cada minutos de los últimos años en buscarla
—¿Entonces porque ella no esta contigo?  ¿Porque no la tragiste contigo?—reprocho con tristeza y enojó.

Permanecí en silenció, no podía con Shaid, no podía decirle nada. De regreso a casa de mi madre Shaid se quedo dormido en el asiento trasero. Cuando llegue abri la portezuela del vehiculo y lo cargue entre mis brazos y espere a que Nieve bajara.

—Hola—salude cuando mi madre abrio la puerta—Shaid se quedo dormido
—Hay que acostarlo en su cama

Segui a mi madre hasta la habitación de Shaid y lo acoste en su  cama, mi madre le cambió su ropa por su pijama.

—Espero que te hayas divertido esta tarde Tom
—No creó que haya sido una mala tarde—sonreí sin ánimos—sera mejor que me vaya
—Te acompañó a la puerta

Camine en silenció hasta la puerta y me despedi de mi madre, y aborde mi vehículo, en realidad no sabía a dónde iba y estaba no estaba muy seguro de nada cuando me estacione enfrente de la casa de Georg.

—Tom—Lorena la mujer de Georg fué la que me recibió—Que sorpresa, pasa porfavor—se hizo a un lado para dejarme entrar y cerró la puerta a mis espaldas
—Buenas noches Georg—él asistió desde el primer escalón igual de sorprendido que Lorena
—¿Que te traé por aquí Tom?
—Yo quería hablar con ustedes
—¿De qué?
—Es sobre Shaid
—¿Le pasa algo malo a Shaid?—preguntó alarmada Lorena mientras acomodaba una jarra de jugó de naranja y los servía en tres vasos
—No, el está bien es solo que... —titubee al pensar nuevamente en la posibilidad de cederles los derechos como padres a ambos—Yo eh estado pensando mucho en Shaid—suspire—Y en que el necesita una familia para creser, es decir una familia completa, ya saben: mamá, papá

Ambos me mirarón sin comprender ni una sola palabra.

—Y también eh pensando en que en estos momentos y sin Arumi yo no soy la mejor opción de una familia
—Tom...
—Yo quería saber si estarían dispuestos a adaptar a Shaid, yo sé que él esta muy apegado a ustedes y se que ustedes serían los mejores padres para él.
—Tom ¿te das cuenta de lo que estas diciendo? Estas loco
—No has perdido la cordura—Georg me miró decepcionado—Shaid es un gran niño y yo lo adopataria sin pensarlo si el no te tuviera a ti. Shaid es inteligente y el sabe que tú eres su padre
—Que tiene una madre—dijo Lorena—una madre que no soy yo. Tom ¿como puedes pensar en regalar a tu hijo, en realidad si te lo propones tú y él pueden ser una familia y buscar juntos a su madre

Shaid me tenía a mí. Y yo no podía pensar en como formar una familia con él.

*Perdón por la demora, espero que él capítulo sea de su agradó*
*Pronto habrá capítulo ;) *