abril 06, 2015 | By: Acuarelagris♡

Fanfic: En su sombra


                         Parte II 
             11. Tiempo después...

—¿A que se refiere con que no han encontrado su cuerpo?
Él día más espantoso de mi vida, habían pasado 48 horas desde ese maldito accidente yla inútil policía me seguía diciendo lo mismo.  Shaid y nieve estaban en casa de Simone.  
—Señor Kaulitz hacemos lo que podemos
—Pero no hacen lo necesario
—Solo vaya a su casa y nosotros estaremos en contacto con usted
—No puedo, no
—No podemos hacer más entienda, que se hace todo lo que se puede señor vaya a su casa a descansar
No podía creer que todos perdían el tiempo la maldita policía no hacía nada, solo decían lo mismo.
—Tom que bueno que ya estas aquí, Shaid no ha dormido para nada—Mi madre tenía en sus brazos a mi pequeño bebé—Se ha quedado dormido por el cansancio

Me lo entregó y lo cargue entre mis brazos, enseguida abrió sus ojos y sonrió, luego los volvió a cerrar y se durmió tranquiló.  De regresó a casa Shaid durmió todo el camino sin hacer un solo ruido al llegar a casa lo acoste en su cuna y me dí una ducha larga y prolongada.
¿Que demonios iba a hacer si mi Arumi no aparecía?  ¿Como iba a cuidar del pequeño Shaid?  ¿Que iba ser de mi?

Cuando salí del cuarto de baño volví a abrazar a Shaid le puse su pijama y lo abrece aferrandome a su
pequeño cuerpo, temiendo perderlo.  Aunque no sirvió de nada al día siguiente al despertar me sentía vacío.            
                  Tres años después...

La noche había sido larga, más que las noches anteriores. En realidad creó que todas las noches eran tan jodidas desde hacía ya casi tres años.  Al despertar tenía la peor de las resacas y me dolía todo el cuerpo, me sentía tan jodido y miserable; normalmente me quedaba cinco minutos más mirando el techo que no había cambiado en lo más mínimo, aunque ahora me había demorado treinta minutos más en mirarlo.
Aún no podía creer que con todo el alcohol que bebí la noche anterior aun siguiera vivo.
La casa permanecía en silenció, Shaid y Nieve se habían ido a vivir con mi madre después de esa tormentosa semana de no haber dormido bien por estar llorando por la ausencia de su madre. Y no lo culpó yo aún no podía dejar de llorar a la hora de mis duchas que ahora se prolongaban más de lo necesario.
No podía estar tranquiló, la inútil policía se rindió en la búsqueda de Arumi y me dijeron que me resignara, que lo más probable que ella estuviera muerta. Tal vez me hubiera resignado si su cuerpo sin vida hubiera sido encontrado porque entonces tendría una tumba en donde llorar su ausencia. Mi suegro, el padre de Arumi y yo habíamos contrado a los mejores detectives y seguían la pista de cada mujer que tenía las características de Arumi, sin ningún éxito, pero aun seguíamos sin nada.

—Buenas tardes—salude a el señor Dylan Drecher, ósea mi suegro
—Buenas tardes Tom
—¿Hay alguna noticia?
—Las mismas, a veces me da ganas de rendirme pero hay algo que me dice que siga buscando, que mi pequeña no esta muerta

Me gustaba estar cerca de mi suegro porque el me entendía, el amaba a Arumi claro que era el que menos podía rendirse y él que más me entendía porque los padres nunca se resignan a perder a un hijo.  El señor Dylan era un buen padre, yo no puedo decir lo mismo porque soy demasiado sin vergüenza que aceptó que prácticamente regale a mi hijo con mi madre.  Pero es que no podía estar cerca de él sin que doliera mucho estar a su lado, tal vez porque conforme había ido creciendo se había vuelto el retrato masculino de Arumi. Lo veía y pasaba con el dos largas horas los fines de semana, dos largas horas en las que no hablábamos decía lo hermoso que sentía cuando  abrazaba a  mi pequeño bebé. Aunque él no me decía nisiquiera papá, tal vez porque no me lo había ganado y simplemente me veía como una persona más. Era por eso que había dejado de ir a verlo poco después de que cumplió dos años y seguramente el me había olvidado por completo y aunque le mandaba mil regalos sabía que no era suficiente.
La casa de mi madre no había cambiado mucho, solo que ahora había mucho más movimiento porque Shaid era un pequeño de casi cuatro años, que se la pasaba jugando y corriendo por toda la casa.  Esa tarde cuando bajé de mi coche llevaba un pequeño regalo para Shaid y estaba seguro que Simone me despedazaría y   mataría por no haber venido a ver a mi hijo y a Nieve en casi dos años  . Así que tome valor para tocar un para de veces el timbre, hasta que oí unos pasos y poco después apareció el rostro de mi madre detrás de la puerta.

—Oh que sorpresa, ¿Que te trae por aquí?
—Vine a ver a mi hijo
—Jajaja ¿enserio crees que Shaid se acuerde de ti?  Tom dejaste de venir después de que cumplió dos años ahora ya va a cumplir cuatro y recuerdas que tienes un hijo
—Mamá por favor—suplique y ella se hizo a un lado para dejarme pasar

Y me llevé la tremenda sorpresa de que ahí estaban mis amigos con sus mujeres y sus hijos en el caso de Gustav y Bill que tenían hijos porque Lorena y Georg aún no habían procreado.

—Buenas noches
—Shhh—dijo Bill y señaló con la mirada a Georg que estaba sentado a lado de un piano con un niño—Es la primera vez que tocara una canción completa.

Mi hijo me daba la espalda y estaba sentado a lado de Georg enfrente del piano. No recordaba del  todo bien a mi bebé, pero su cabello sé había ondulando ligeramente y se había aclarado más.
Escuche la primera nota y después la segunda y la tercera hasya que tomo forma de una melodía, que se escuchaba hermoso y me hizo recordar a Arumi y se me formo un nudo en la garganta y solo quería ver a mi bebé y abrazarlo. Y quería que Arumi estuviera a mi lado agarrando mi mano. Pero no. Ella no estaba a mi lado. Y lo más probable era que Shaid ni se acordará de mi. Nieve se acercó a mi y me dio un lengüetazo en mi mano.  

Cuando la melodía término permaneció sentado enfrente del piano y luego miró a ver a Georg.

—¿Como lo he echo tío Georg?
—Muy bien pequeño ahora solo falta seguir ensayando—mi amigo acariciao el cabello de Shaid paternalmente y se percató de mi precencia—Tom—dijo sorprendido

Y ahora Shaid me miró sus ojos eran aceitunados, casi verdes y su tez muy blanca su cabello era castaño con unos hermoso risos. Me regaló la mejor de sus sonrisas que hizo que una vez más me enamorara justo como un padre se enamora de su hijo o hijos ahí estaba el pequeño retrato de Arumi, mirandome confundido.

—Abuelita ¿quien es él?
—Shaid me gustaría que conocieras a alguien—dijo mi madre y él niño se acercó a mi madre—en un momento regresó—les dijo a los demás y nieve siguió a mi madre y yo igual
Entramos a la cosina y nos sentamos solo Shaid y yo, enfrente del otro.  Se me había formado un nudo en la garganta y las lágrimas comenzaban a pesar mucho.
—Mi amor—mi madre acaricio sus rizos y suspiro—¿Recuerdas que el otro día preguntaste por tu mami?
—Si
—¿Recuerdas que te dije?
—Que tú no eras la persona indicada para decirme de Arumi—su voz era incluso angelical y sentí un punzón cerca del corazón al escucharlo decir el nombre de su madre
—Entonces me preguntaste por que te llamabas Shaid Thomas  ¿recuerdas que te dije?
—Que me llamaba Thomas porque aunque mi papi fuera una tonto mi mami sabía que no había mejor nombre que el de mi papi

Mi mamá camino al horno y sacó una bandeja con galletitas y sirvió dos vasos de leche. Shaid no me quitaba la vista de encima y yo me había quedado mudo.

—Shaid el es Tom y es tú papá, estoy  seguro que el te explicara muchas cosas
Ahora el que se había quedado mudo era él.  Su hermosa sonrisas se había borrado de su angelical rostro.
Mi madre nos dejo sólos y un silenció fúnebre se prolongó por mucho tiempo; él niño solo me miraba examinando cada poro de mi rostro.

*Hola, bueno no quería dividir en otra temporada la historia por eso le puce parte dos *
*Gracias por leer  y comentar, lo apreció mucho *
*Conforme pasé los capítulos se irán aclarando algunas cosas, y así *

1 Estrellas:

jennifer dijo...

Ay noo Daniela no es justoo!!
Arumi no debe estar desaparecida.

Como reaccionara Said!!

Siguelaa pronto :)

Publicar un comentario