marzo 25, 2015 | By: Acuarelagris♡

Fanfic: Ellas vs Ellos, Capitulo 4



4. Miradas que matan.


Había estado casi toda la mañana o mejor dicho toda la mañana del martes, pensando en Lorena, había estado muy rara y se la pasaba observando a Georg casi siempre. No podía disimular un poquito porque Georg lo había notado.
Y no sabía cómo ayudar a mi amiga, había descubierto un par de veces a Georg mirándome y a Tom haciéndolo descaradamente, cuando mi hermano igual lo miraba era por pura burla o reto.
—Quiero para el jueves un resumen acerca de que son los neurotransmisores y que función tienen en nuestro sistema nervioso. Quiere que por lo menos tengas diez cuartillas en hojas blancas y a mano. Ahora retírense.
Metí como loca mis libros y materiales en mi mochila. Y lo único que no guarde fueron mi carpeta y unas hojas sueltas. Pero de todos modos me apresure a caminar hasta la salida.
Estaba tan distraída que choque con alguien y mis hojas cayeron al suelo, así que tuve que detenerme para recoger el tiradero. Y el chico con el que choque igual hizo lo mismo.
—Perdón—alce la mirada y vi los ojos verdes de Georg
—No, no te preocupes—siguió observándome y yo a él se había vuelto incomodo—¿Te molestaría ir a caminar conmigo?—me atreví a pedirle
—Sería un placer
Camine asu lado y abandonamos el lugar.
—Pensé que entrarías a tu siguiente clase
—Es matemáticas, no es tan importante—sonrió de oreja a oreja—¿Quieres ir  por algo a la cafetería?
—No, gracias preferiría no ir por ahí
—¿Qué te parece si vamos al jardín?
—Sería buena idea—le dije
Y caminamos sin detenernos en la cafetería, nadie decía nada solo estábamos ahí camino a el jardín.
—Listing—mi hermano se detuvo enfrente de ambos y me miro, sonrió—Te la encargo—le dijo saludándolo con la mano y continuo su camino
—Se queda en buenas manos Müller
No dije nada solo continúe mi paso hasta llegar al jardín y ubicarme abajo de la sombra del árbol en el que había estado antes.
—Pensé que mi hermano y ustedes...
—En realidad su pelea es solo con Tom
—¿Porque?
—Pues porque tal parece que ambos quieren lo mismo
—Cuando dices lo mismo, te refieres a chica ¿cierto?
—Así es
Permanecí nuevamente en silencio y me miro por un largo y silencioso minutos.
—Georg, yo quería hablarte de Lorena—permaneció callado tratando de recordar quien era Lorena o si conocía a alguna Lorena
—¿Lorena?—me miro confundido—¿Habla de esa chica rara que siempre esta observándome?
—No le digas así—le dije con desaprobación
—De acuerdo que hay con ella
—¿Como la vez?
—Con los ojos
—Jajá—lo empuje levemente—que gracioso
—pues rara—contesto Georg y miro a verme—pero a ti te veo...
—ay...no nos desviemos del tema—suspire—¿Porque no la invitas a salir?
—Porque es rara
—Oh ¿Enserio? Vaya—mire a mí a rededor y ahí estaba Tom acercándose—Es que si la trataras
—¿Me estas queriendo decir algo?—me examino y sentía a Tom acercarse cada vez más—Me estas queriendo decir que a ella...
—No, no, no—trate de mentir sin éxito él  frunció el seño
—Müller—la voz de Tom no me sorprendió para nada
—Tom—me gire un poco y sonreí—¿Qué tal?
—Quería hablar contigo, es decir si no estás ocupada
—No, claro que no—mire a ver a Georg—mira te daré su número, sería bueno que salieran algún día—escribí el número de mi amiga e una de las hojas sueltas de mi carpeta y se lo entregue—Nos vemos
Tom me ofreció su mano, yo la tome y me ayudo a ponerme de pie. Sonreí y el hizo lo mismo.
—¿Porque no estás en tu clase?
—¿Y tú?
—No hice la tarea de matemáticas
—Yo no hice la de química
Caminamos en dirección a la cafetería y nos sentamos en una de las mesas que estaban al final.
—Tu hermano es un metiche
—Sí, lo sé ¿pero porque todos deducen que él es más grande que yo?
—Porque es obvio ¿no?
Esa era una gran mentira difundida por Israel, yo había nacido el 14 de agosto a las 7:20 am y el había nacido el mismo día solo que quince minutos después es decir a las 7:35 am lo que me hacía mayor pero no había querido desmentir aquello.
—Si. Claro—dije sin importancia
—Pero me gustaría saber si quisieras salir conmigo algún día
—Ya te dije que tal vez
—Me gustaría que fuera una respuesta más concreta
—Mi hermano no quiere que salga contigo
—¿Le harás caso?
—Puede ser
—¿Te han dicho lo hermosa que eres?
—Como un millón de veces, y eso no funciona
—¿Entonces eres difícil?
—Un poco
—Entonces será un reto que aceptare—Me guiño el ojo y sonreí
Mire a ver a la entrada de la cafetería empezaba a estar concurrida, por el termino de las clases.
—Si me disculpas Tom, creo que a mi siguiente clase si entrare.
—Hasta luego Daniela
—Solo Dani—le dije y me fui de ahí.
                          ***
La semana paso muy rápido y tocaba ir a casa, mi padre había llamado el jueves por la noche para avisar que nuestro chofer iría por nosotros a la escuela. El viernes por la noche.
—Amigas—Lorena bajaba de la segunda planta en donde se encontraban los armarios—recuerden hacer su tarea—Hana, Anahí y yo la miramos
—Vamos Lorena no digas tragedias es Sábado
—pero no querrían estar haciendo la tarea el lunes a mitad de la clase
—No te preocupes—la tranquilice—solo divierte Lorena
Alguien toco la puerta del dormitorio tres veces y yo me apresure a abrir la puerta. Era Fernando mejor conocido como Fer y había sido nuestro chofer desde que tengo uso de razón.
—señorita Müller ¿Ya está lista?
—Si Fer ¿Dónde está mi hermano?
—El joven Israel nos espera en el coche
—Nos vemos el lunes—me despedí de todas y cada una de mis amigas antes de salir del dormitorio.
Y camine el largo tramo del dormitorio hasta el estacionamiento de la escuela. Y como Fer había dicho ahí estaba mi hermano esperándonos. Para ir a casa. Mi familia estaba conformada por mi hermano gemelo Israel y por mi papá, mi madre nos había abandonado a los tres cuando solo teníamos un mes de nacidos y aunque a mi padre se le dificulto cuidarnos lo había logrado. O al menos hasta ahora lo había logrado.
—Princesa, campeón—dijo cuando estuvimos en la entrada de la casa—¿Cómo les va?—Nos abrazó a ambos—¿quieren cenar fuera o pedimos pizza?
—La pizza esta perfecta—coincidimos mi hermano y yo
Mi padre se dirigió al teléfono para ordenarla y preparo unas palomitas de microondas, para comer mientras veíamos una película. Nuestra casa era así, unida porque a pesar de que mi padre trabajaba casi todo el día siempre nos dedicaba un tiempo. Mi padre era un gran empresario ocupado principalmente por sus labores de padre de familia.
—Mañana iremos a una cena hijos míos—nos anunció cuando la pizza llego
—Pero tenía planes papá
—Oh si es con Chris y compañía estoy seguro que puedes posponerlo
—De acuerdo papá
—¿Tú que dices preciosa?
—Cuenta conmigo papá, pero no me estés presentando amigos ni buscando novios
—De acuerdo te lo prometo
Beso mi frente y miramos la televisión...

0 Estrellas:

Publicar un comentario