febrero 20, 2015 | By: Acuarelagris♡

Fanfic: En su sombra


4.Mía 


Por: Tom
Miré mi reloj pensando que tenía un gran retrasó, pero para mi sorpresa era lo contrarió.  Llegaría a la escuela a buen tiempo; Shaid se había quedado con mi madre, quería estar un tiempo a solas con Arumi.
Y es que me había portado como una torpe,  peor que eso. Ella tenía razón.  Núnca me había dado motivos para ponerme celosos y mi puta paranoia me hacía imaginar cosas.  Es que no me imaginó vivir sin ella.
Me estacione y bajé del vehículo, me recargue contra el coche y busque el numeró de Arumi, escribí un texto y se lo envíe.
"Te estoy esperando, preciosa"
Y en menos de un segundo recibí su respuesta.
"Ya voy, amor"
Observé a mil chicos ir y venir a las instalaciones del edificio, y busqué con la mirada a mi hermosa princesa.  Hasta que pude divisarla entre la multitud, sigo diciendo que no se que es lo que siento cuando la veo.  Se detuvo y me hizo una señal con la cabeza y señaló una libreta y un grupo de chicas y chicos se acercaron a ella.  Y odiaba saber que ahí estaba ese chico llamado "Fred"
Después de unos minutos todos se fueron y a lado de ella se quedaron una chica y un chico.  Ella me miró y sonrió,  les hizo una seña de despedida a sus amigos y caminó hacía mi.  Y se veía hermosa como todos los días, sus ojos brillaban y su cabello se movía junto con los silbidos del viento, se acercó a mi y así sin avisarme me beso,  yo rodeé su cintura y alargue nuestro beso. 
—Estuve pensando todo el día en ti—me dijo apenas nos separamos
—Yo estuve imaginando esté beso toda la mañana
—¿Y nuestro bebé?
—Se quedó con su abuela, quiero estar hoy contigo ¿Me consederias esta tarde?
—Y todas las que me quedan de vida
Abrí la portezuela y esperé a que abordará el vehículo y rodeé el coche para subirme en mi asiento.  Ella se volvió a despedir de sus amigos con la mano y conduje hasta la casa.
—Hoy es tu cumpleaños
—Ni lo menciones soy un año más vieja
—Arumi—rió con ironía—no seas ridícula apenas tienes dieciocho años. Nisiquiera tienes veinte para que te quejes
—Si claro, creó que me pasé un poco
—La verdad no sabía que hacer para que pasarás un día especial
—Tom solo con tú presencia haces que el día sea especial
Sonrió. Ella me dice cosas tan bonitas que a veces pienso que no merezco. Y recuerdo porque estoy enamorado de ella.
—¿Quieres que haga algo de comer?—le ofresco aun que no tenga dotes culinarios tan buenos
—En realidad solo quiero una ducha relajante
—Una ducha—digo atontado y me doy cuenta que sonrió como estúpido y que eh quedado como estúpido.  Arumi ríe divertida—Por supuesto
Le digo y me dirijo a la habitación para hacer lo que ella suele hacer para mi. El agua debe de estar tibia y tener un suave aroma a lavanda, preparó todo torpemente.
—Tom—Arumi se asoma y sonríe—¿esta listó?—Solo puedo asentir torpemente
Y ella vuelve a sonreír divertida de mi repentina torpeza.  Le ofresco mi mano y ella entrelaza la suya,  sonríe y se acerca a mi.  Si tuviera que elegir algo de ella, elegirá todo de ella; la amo de eso no tengo duda.
Acerca su rostro al mío y me besa con suavidad dejando mordiscos suaves en mi labio inferior,  amo cuando me besa de esa forma.  Rodeó su cintura y la acercó más ami, ella sonríe contra mis labios y nos volvemos a besar.
—¿Que te pasa el día de hoy?—Arumi núnca había dado el primer paso, cuando hacíamos el amor siempre era yo el que empezaba
—No sé, pero ahora no...¿Ayudame a desvestirme
—Sabía que era demaciado bueno para ser verdad
Se dio la vuelta y desabotone el vestido azul que había escojido para lucir esa mañana.  La maternidad la había vuelto un poco más delicada y aún más femenina.  Lo dejé caer y sonrió, se acercó a mi y agarró mi playera del dobladillo, levante mis brazos ligeramente para ayudarla a sacarme la playera y después fue a mis pantalones.  Y después le quite su ropa interior y me detuve a observar su cuerpo de adolecente tan perfecto, era delgada por supuesto que no parecía que hubiera estado embarazada pero lo estuvo y aparte de estar delgada el embarazó había moldeado su cuerpo dejándola más perfecta de lo que era. 
—Tom, no me veas—ahora sus mejillas se tiñeron  de un color ligeramente rojo
—Es difícil no verte preciosa.
                                ***
El agua aún seguía  tibia; la mitad  del  cuerpo de Arumi descansa sobre mi pecho, había estado muy callada  estado muy callada.
—Tom ¿como crees que sea Shaid cuando este más grande?
—Supongo que sexi y atractivo como su padre
—Siempre eres tan vanidoso mi amor, por supuesto que será sexi y atractivo como su padre, pero muero por saber como será su carácter
—Espero que tan misterioso como el tuyo y relajado
—Crees que quiera dedicarse a la música o la pintura
—Te aseguró que sera talentoso haga,  lo que haga
—No tengo duda de eso
—Arumi...
—¿Que pasa Tomi—dice con una voz suave y dulce
—¿Tienes todo lo que siempre quisiste conmigo?
—Si—contesto al instante—tengo tu amor que es lo más importante
—¿Quieres tener otro hijo conmigo?
—¿Y lo vas a cuidar?
—Si es una hermosa y pequeña Arumi si.
—Supongo que uno más,  pero cuando Shaid tenga díez años
—¿Tanto tiempo?
—Bueno cinco años
Sonrió para mi mismo, mientras observó como se incorpora y se envuelve en una toalla.  La imitó y salgó de la tina.  La observó mientras se pone ropa interior limpia y deja aun lado la toalla yo solo me pongo mi boxer y me dirijo a la puerta del baño.
—¿Que más puedo hacer por ti?—le digo cuando ella sale del baño con el cabello húmedo
—No sé
Arumi camina hasta mi y se sienta en la cama; desde que nació Shaid no hemos tenido un día a solas para ambos y no es que ya no tengamos intimidad es solo que con Shaid ahora ya casi no quedaba nada de tiempo para besarla despacio y acariciar cada rincón de su cuerpo.  Arumi tiene un lunar en el seno izquierdo que me gustaba besar hasta subir a su cuello y llegar nuevamente a sus labios. Y desde entonces no había podido tomarme el tiempo de hacerlo y menos aun de hacerle el amor con esa lentitud y seductora suavidad que a ella le gustaba y enloquesia.  Y por supuesto que estaba deceando hacerle el amor lo que quedaba de la tarde pero no estaba muy seguro que ella quisiera.  Se había quedado con su ropa interior y decidió que quería estar debajo de las mantas,  aún no era noche pero suponía que quería dormir porque todos los días madrugaba y no dormía bien en las noches.
—¿Quieres que corra las cortinas?
—Si porfavor
Y me levantó rápido de la cama y caminó hacía las ventadas y corro las cortinas.  Ella sonríe y me ofrece una de sus manos; camino hasta la cama y entrelazo su mano con la mía, ella suspira y se incorpora nuevamente ahora para besarme.
—Quiero que me hagas el amor—dice cuando corta el beso, y hace un recorrido de mis labios hasta mi cuello y dejando un caminó de besos—Te amo Tom
No tiene que decir más. La beso otra vez ahora sin detenerme y hago que se acueste por completó en la amplía cama y no me detengo mientras le quito las prendas que trae puesto,  solo quiero besarla y besarla toda la tarde y toda la noche.  Ahora hago el recorrido de su boca pasando por su cuello hasta sus senos y me detengo a besarlos y a acariarlos por más tiempo y con mucha suavidad haciendo que algunos gemidos salgan de su boca muy bajitos pero igualmente sensuales.  Regresó a sus labios y volvemos a besarnos sin detenernos mientras nuestras manos recorren nuestros cuerpos por si sólos por caminos conocidos.  Ahora siento sus labios precionar mi cuello y su saliva contra mi piel ella esta ahora encima de mi, besando y acariciando mi torso, regresanado a mi boca. Y suspirando bajito, hasta que sus manos van directo a mi boxer y alzó un poco mi cadera para ayudarle a quitarmelo, seguidamente siento el tacto frío de una de sus manos en mi miembro erecto que ella conduce hasta su calida entrada.  Ambos cerramos los ojos y gemimos con la entrada y ella empieza a moverse con lentitud encima de mi, y apoyándo sus manos en mi abdomen comiemza a dar pequeños brinquitos yo agarro su cintura para ayudarla y me incorporó un poco, me recargó en la cabecera de la cama para quedar a la altura de sus labios, mismos que atrapó con los míos para poder besarla mientras ella se mueve marcando el ritmó encima de mi.  Echa su cabeza hacía atrás y yo beso su cuello dejándole marcas rojas; se detiene y me besa. Agarró otra vez su cintura y sin abandonar su cuerpo la acomodo debajo de mi, ahora soy yo el que me muevo dentro de ella,  acelerado más el ritmó haciendo que los latidos de su corazón aceleren más y que nuestros gemidos sean más fuertes. 
—Tom... —murmura entre gemidos bastante agitada
Y ahora siento tensar mis músculos y los de Arumi aceleró más hasta que siento que explotó en su interior ahora nuestros músculos se contraen y hundo mi rostro en el hueco de su cuello.  Escucho los latidos acelerados de Su corazón y me siento intensamente feliz, su calor es tan acojedor.
—Arumi, te amo—alcanzó a decir antes de que el sueño me invada por completó
Y mi pequeña mujer deja un beso en mi frente y susurra lo mismo pero con más dulzura—Te amo Tomi—en mi oído.
                               ***
Me despierto en medió de recuerdos poco claros,  apreto mis ojos y pestañeo varías veces antes de abrir mis ojos y contemplo a Arumi,  su piel blanca aun tiene un leve sonrojo y aún puedo escuchar los latidos de su corazón.  Sigue desnuda y amo verla dormir desnuda a mi lado, y recuerdo su manera de besarme y hacer el amor.  Arumi es el amor de mi vida, jamás había sentido todo lo que siento por ella.  Lo que más me hacía sentir feliz era el echó de que yo había sido el primer y único hombre en su vida. La abrazó y la contempló sonreír en sueños,  miró el reloj del buró y este marca las 7:30 pm. Pero no importa porque con ella el tiempo no pasa en vano.
—Cariño ¿Shaid se quedara a dormir con tu madre?
—Si querida—aún tiene los ojos cerrados—¿Quieres que le diga que lo traiga?
—No—Arumi abrió sus ojos—mañana seré madre hoy solo quiero ser mujer
—Asi será pequeña

...

1 Estrellas:

jennifer dijo...

Me encantaaa!! Espero todo siga asi de bien :) Siguela pronto.

Publicar un comentario