enero 22, 2015 | By: Acuarelagris♡

Fanfic; En su sombra



1. Juntos como una familia. 

Por: Arumi
Escuchaba un suave parloteo muy cerca de mi oído, tenía más de tres horas que Shaid se había levanto a llorar y estoy segura que Tom lo escucho y quiso levantarse pero no pudo. Shaid normalmente se despertaba para comer o porque le daba miedo dormir solo. Cuando se despertó en la madrugada, era algo de ambos, así que ahora dormía entre Tom y yo, acurrucado en mi pecho.
Tom, mi Tom había empezado a recuperar la memoria, aun se le olvidaban algunas cosas pero otras se habían sumado a sus recuerdos. Shaid estaba más por cumplir 1 año. Pronto los cumpliría exactamente cumplía años un día antes que yo, ósea el tres de octubre.
El despertador sonó a las seis de la mañana, como todos los días desde que empezó a ir a la universidad, Tom quería que fuera y casi me obligo para que asistiera a una escuela normal. Estudiaba Arte. Y antes de irme tenía que dejar lista mi casa, porque era una mujer casada. Tenía que preparar el desayuno y bañar a mi hijo. Más tarde iría Florecita la empleada doméstica.
—Tom ya es hora—moví a Tom y Shaid se giró a lado de su padre para acurrucarse cuando yo me levante de la cama y Tom abrazo sobreprotectoramente a nuestro bebé—Tom—bese su mejilla y me dirigí al baño
Me di la ducha y cuando salí del baño Tom aun dormía y ahora nieve se les había unido. Pinte mis uñas y desenrede mi cabello. Volví a hablar a Tom y nada.
Entre al baño y calenté el agua para que bañara a mi bebé que  ya estaba despierto y babeaba la cara de su padre, hable a Tom y nada.
Abracé a mi hijo y lo metí al baño lo desvestí y con cuidado lo acomode en la tina de agua caliente. Me miro y empezó a parlotear pataleaba y pegaba el agua con las palmas de sus manos y sonreía.
—Mama—decía apenas y sonreía eso me mataba de amor
—Eres el bebé más hermoso mi amor—acaricie su cabecita y lo envolví en su toalla.
Lo deje en la cama moví otra vez a Tom y continuo durmiendo.
—Wa, wa—Shaid intento imitar el sonido de nieve y ella se paró en dos patas para ver a Shaid—mama, wa, wa
—Si mi amor es wa-wa—me acerque a Tom y le di un beso—Tom despierta mi amor—lo bese y apenas se movió.
Vestí a Shaid y termine una tarea, y Tom seguía dormido. Shaid se dejó caer otra vez y continúo babeando el rostro de su padre. Baje a la cocina para preparar el desayuno consulte la hora y aún faltaba una hora para que entrara a clase, tenía tiempo aun.
— ¿Que es ese olor tan exquisito?—Tom apareció en la cocina tenia a Shaid en sus brazos y nieve los seguía.
—El desayuno—sonreí—Tom
— ¿Si?—dijo mientras dejaba sentado a Shaid en su silla de comer y él ocupaba una silla enfrente de la mesa
—Shaid te babeo la cara. Otra vez—palmeo su rostro y me miro suspiro resignado y le di una servilleta, Shaid rio con malicia.
—Arumi, eh estado pensando en...
— ¿En...?
—Bueno que ya no me despiertas cada mañana con esos besos tuyos que tanto me gusta.
—Tom ahora tenemos a Shaid
—Si lo sé—me miro mientras ingería su desayuno— ¿No crees que se ha perdido un poco ya sabes...?
—Porque no dices lo que tengas que decir y te dejas de rodeos—le daba de comer a Shaid y el miraba a su padre igual que yo—Si te refieres a que ya no...
—Si a eso me refiero a que ya no hacemos el amor y Arumi—Tom me  miro y sonrió—Arumi ya te dije que sería bueno que un día lo dejemos con mi madre a Shaid
—Tom no, yo amo a mi bebé y bueno lo considerare
Termine de comer y deje a Shaid con su papá me dirigí a mi habitación para ir a buscar mis cosas ya faltaba media hora y tenía el tiempo contado.
—Tom ya me voy—me acerque a él y le di un beso—Cuida a Shaid nos vemos a rato
—Espera yo te llevo
—Se me hace tarde, ¿me vas a buscar?
—Si mi vida—me acerque a Shaid y lo abracé—Tom cuídalo mucho—se lo entregue a Tom y a él lo volví a besar
Cuando salí a la calle aborde el primer taxi y me dirigí hacia la escuela. Tenía mucho sueño pero no importaba, desde que había empezado a estudiar en una escuela normal, no tenía tiempo para nada con Shaid las tareas y todo eso dormía aproximadamente seis horas.
—Arumi—Fred y Jazz se aproximaron a mí para saludarme
—Hola—Fred y Jazz eran compañeros y amigos míos, los únicos en realidad
—Queríamos saber si ya pensaste en donde podríamos hacer la galería de los cuadros. Después de todo es tu idea
—En estos días lo veré, ya les dije que le diré a mi cuñado y a mi esposo que me ayuden
— ¿Sigues con lo mismo? Arumi solo di que no quieres ir a la fiesta de Jazz conmigo y lo entenderé
—No quiero ir contigo a la fiesta de Jazz porque tengo que llegar a casa con mi esposo y con mi hijo
— Fred eres un tarado yo conozco al hijo de Arumi
—Claro y ahora se pusieron de acuerdo para que te deje de pedir que seas mi novia
—Fred te he sido muy clara desde siempre, yo te aprecio ahora mejor dejemos de discutir y vamos a la clase
Fred siempre me había dicho que era bonita y que quería que fuera su novia pero no era porque Tom fuera mi esposo que no iba con él a la fiesta de Jazz. Era porque yo amaba a Tom y porque estaba completamente segura que si volviera a nacer me casaría otra vez con él. Porque estaba enamorada como loca de Tom.
—Arumi, espero la propuesta para el lugar en donde se hará el evento para mañana o tal vez para el viernes a más tardar.
—Claro que si
—Ahora para todos recuerden que mañana elegiremos el cuadro principal del evento y recuerden que es la tarea final y antes de vacaciones.
Miraba a través de la ventana, ahí afuera hacia frio el otoño estaba más que presente había finalizado septiembre y octubre prometía ser bonito a menos para mí.
—Nos vemos—me despedí con la mano antes de que abordara un taxi, había quedado de verme con mi prima
Shaid estaba por cumplir dos años y yo diecinueve. Ni Tom ni yo estuvimos de acuerdo con hacerle una fiesta enorme así que solo cortaríamos un pastel y comeríamos algo, en compañía de nuestros amigos y familiares.
Georg había empezado una relación con una chica llamada Sara y Vivian juntos, Gustav se había casado con su novia Anahí y Bill y Zoile ya tenía a la pequeña Dasha quien ya tenía los dos años cumplidos.
—Hola Zoile—la salude cuando llego empujando la carriola de Dasha—¿Como estas?
—Bien gracia—bostece—Veo que tu estas un poco cansada—Y si lo estaba tenia días que no dormía bien
—Lo normal
— ¿Y Shaid?
—Esta con Tom ellos pasaran a buscarme más tarde
—Oh de acuerdo
Nos dirigimos al comedor del centro comercial en donde estábamos y Zoile se compró comida chida yo en cambio preferí el McDonald. La pequeña Dasha dormía en su carriola.
—Te vez cansada—comento mi prima y se me escapo otro bostezo
—Ya te dije que lo normal
—Es que te veo muy apagada, sin luz tu cabello incluso esta sin brillo. La maternidad no te cayó bien
—No—me apresure a decir Shaid era lo mejor que tenía con Tom—Es solo que las tareas y mi bebé me consumen mucho tiempo, pero no importa yo amo a mi hijo
—Tom no te ayuda ¿cierto?
—Sí, bueno es que Tom cuida al niño en el transcurso del día
—Ajá—Zoile me miro y suspiro—deberías exigirle un poco más
Mi prima tenía razón pero no podía hacer nada, Tom no lo iba a hacer. Pero no dije nada, solo suspire llena de frustración. Yo amaba a Tom y el hacia todo por mí con solo mirarme, aunque claro casi no le gustaba cuidar al niño.
El día que mi hijo nació, esta entre mis dos días favoritos junto con mi boda y aquella vez en parís, cuando me entregue por completo a Tom. Los primeros días de Shaid en nuestras vidas fueron bastantes pesadas porque se despertaba cada dos horas a comer y luego dormía por más tiempo y lloraba de vez en cuando y seguía durmiendo y continuaba llorando.
Pero a ambos se nos hizo hermoso cuidar a nuestro bebé, ahora nuestro pequeño es un niño la piel olivácea y cabello castaño con unos rizos hermosos.
Después el empezó a trabajar nuevamente con su banda y se le hacía complicado cuidarlo, a mi igual pero lo hacía por que amaba a mi hijo y por lo mismo no protestaba y tampoco me quejaba del sueño perdido, porque todo era por mi pequeño Shaid.
—Nos vemos el martes
—Si te esperamos a ti y a Dasha
Mi prima se fue y yo me quede un rato más esperando a Tom. Me senté en una banca cerca del paradero del bus y me sumí en mis pensamientos.
Por: Tom
—Papa, wa-wa—mire a ver por el espejo retrovisor, Shaid estaba sentado al lado de nieve quien observaba por la ventanilla
—Si bebé es Wa-wa
Sonreír y mire a mi hijo un par de segundos más. Era tan hermoso como su madre, estaba jugando con una sonaja y nieve se había acostado.
Ahora estaba muy impaciente por ver a mi Arumi. Cuando llegue al centro comercial, la vi ahí sentada vestida con una playera de alguna de sus muchas bandas de rock vitare, y jeens ajustados sus botas estaban manchadas de pintura rosa y sus manos de tiza de lápiz. Toque el claxon y ella miro a verme en ese momento el viento hizo volar su cabello largo por delante de sus ojos miel y sonrió.
Camino hasta el automóvil y abrió la portezuela, entro al coche y me dio un beso en los labios.
—Perdón por demorar, Shaid se puso a llorar
—Mi amor—miro a ver a Shaid y él le sonrió a su madre— ¿le diste problemas a tu papá?
El niño solo rio y me miro.
— ¿Quieres ir a comer?
—No. comí hace rato, y no tengo hambre, Vamos a casa y te preparare algo de comer—volvió a besarme
Conduje en silencio y me entraron unas ganas de besarla, y es que desde que había empezado la universidad casi no la veía y últimamente la notaba muy cansada, aunque ella no lo aceptaba.
Cuando estaba por llegar a casa la mire de reojo bostezar y después me sonrió con la mejor de sus sonrisas haciendo que mi amor creciera más.
Al bajar del vehículo Arumi abrió la portezuela del asiento trasero y nieve bajo de inmediato y ella tomo entre sus brazos a nuestro hijo. Y camino hasta la puerta de entrada.
—Iré a adormecer a Shaid, tiene sueño—anuncio mientras subía las escaleras. Nieve la siguió—ahorita regreso
Shaid iba muy agotado entre los brazos de su madre mi esposa. Y me miro con ojos adormilados desde el último escalón.
Tardo una media hora en regresar conmigo a la cocina, nieve como siempre dormía haciendo guardia en la habitación de Shaid.
—Arumi, eh estado pensando...
— ¿Otra vez con lo de hace rato?
—Oh bueno es que no era eso, ahora quería hablarte de viajar a algún lugar del planeta con nuestro hijo—me miro un poco sorprendida y sonrió—ya sabes por las vacaciones de navidad que vienen
—Esa es una buena idea—se acercó a mí y rodeo mi cuello con sus manos y mi instinto hizo que rodeara su cintura con mis brazos. — ¿A dónde te gustaría ir?—me beso y sonrió
—Pienso que si estoy contigo y Shaid cualquier lugar es bueno—acomode un mechón de su desordenada melena atrás de su oreja y ella me sonrió coquetamente
—Qué bonito se escuchó Tom

Acerque más mi rostro y ella inclino ligeramente su rostro, nuestros labios rozaron con ternura antes de que se unieran en un suave beso que hizo que se me erizara la piel. Una de mis manos se aventuró a recorrerse espalda por debajo de su blusa y aquello la estremeció.
—Tom, espera...—se separó un poco de mí. Pero volví a besarla
—No—le susurre cerca de su cuello—espera tú
Gire su cuerpo con agilidad haciendo que quedara recargada contra la pared y continúe besándola, me detuvo y nos miramos un par de segundos.
—Te amo
Me dijo y volví a ser suyo...
***
Escuche la suave voz de Arumi y después el llanto desesperado de Shaid, mire a todos lados y me encontré solo en la habitación, tumbado boca abajo en la cama.
Volví a escuchar el llanto de Shaid y después nada...
Eche un vistazo nuevamente a la habitación y me encontré con algunas piezas de la lencería de la que había despojado a Arumi algunas hora antes y sonreí para mí mismo.
—Papa, papa—sentí unos suaves y descalzos pies caminando en mi espalda
— ¿Cómo dormiste Tomy?
Arumi dejo acostado a Shaid encima de mi espalda y se acostó a mi lado, acaricio mis labios y luego me beso. Shaid se dejó caer en medio de ambos y lo abrazamos.
—Gracias a ti—acerque más a Arumi—Bien
—Tu madre hablo hace rato preguntando por la fiesta del cumpleaños número uno de Shaid
—Oh si Shaid ya eres todo un niño grande—bese la punta de su nariz y el sonrió agarro mi rostro con sus manos y empezó a reírse con fuerza
—Le dije que será ese día una comida y ya.
— ¿Y qué tal para tu cumpleaños?
—No sé Tom, tal vez igual lo mismo en realidad no lo creo muy importante, apósito prepare la tina para bañarnos pero como dormías profundamente no quise despertarte
—Hubiera valido la pena despertar por un baño contigo, —acaricie su rostro— ¿Que has pensado acerca de irnos los tres de vacaciones?
—Hmm...He pensado que Australia debe de ser muy bonito
— ¿Australia?—la mire confundido— ¿enserio?
—Obvio no—me beso y sentó a Shaid en mi pecho—Italia, Roma, Paris, Francia, Holanda...no sé
— ¿Tú crees que a Shaid le gustaría ir a Paris?
—Pero ya fuimos a Paris
—Entonces a Italia—Acaricie la cabeza de mi hijo— ¿Porque no un lugar con playa?
— ¿Estás loco?
Observe a Arumi y su piel aún era muy blanca, y la de Shaid tal vez aún más.
—Un lugar con playa, quiere decir sol, y sol significa quemaduras, y no quiero eso. A mí me gusta mi piel blanca
—Pero igual quiere decir bronceado
—Y cáncer en la piel
—No seas tan dramática nena
—No es drama amor, es solo que... ¿Y qué tal Alaska?
—Porque no mejor lo discutimos otro día, porque se me olvidaba que ya tengo el local ideal para la galería de la universidad
—Qué bueno que lo mencionas Tom, muchas gracias por ayudarme con esto
—Sabes que por ti hago lo que sea
Ahora me senté y abrase a Shaid que sonreía y se carcajeaba de manera curiosa eh intentaba decir algunas palabras y eso hacía verlo más curioso.
Había pasado ya casi un año desde que nació, y aunque los recuerdos aun me fallaban ahí estaban ello dos para recordarme lo afortunado que era.


Lo dejo hasta aquí, por hoy muchas gracias por leer y por las que se toman el tiempo de leer y comentar. Las quiero mucho y pronto habrá capitulo. ♡

1 Estrellas:

jennifer dijo...

Ya extrañaba la fic!!
Yo quiero que Arumi restriegue a Tom y a Shaid a Fredd. Que sepa que es una mujer casadaa!!

Siguelaa prontoo :)c

Publicar un comentario