enero 07, 2015 | By: Acuarelagris♡

FanFic; Arumi, Capítulo 12


Capítulo 12
Hogar...no tan dulce
Por: Tom
En la mañana me despertó el suave ladrido de nieve y poco después de haber escuchado su ladrido la pequeña entro por la puerta y se paró de dos patas del lado de Arumi. Y después de olfatearla se acercó a mí.
—Hola nieve—acaricie su hocico y nuevamente salió de la habitación, mire a ver a todos lados y me encontré con el rostro de Arumi. —Arumi—dije muy bajito deseando recordarla.
 Y mire todo a mí a rededor, estaba en un lugar desconocido pero hasta hace poco según ahí pasaba mis días a lado de Arumi la mujer que amaba o ¿amo?
Sentí que la cama se unía un poco pero no era más que Arumi despertando y estirándose. Me acosté nuevamente y cubrí mi rostro, no quería verla, la noche pasada estuvo llorando.
La mire entrar al baño y ahí permaneció por unos veinte o treinta minutos, y cuando regreso a la cama me veía fresca y con un mejor aspecto.
—Tom—murmuro muy bajito—Tom—me moví despacio y mire a verla con la mejor cara adormilada que tenía—Buenos días
—Hola Arumi—bostece y me incorpore en la cama
—Iré a preparar el desayuno
Por la cara de decepción que puso, me di cuenta que ella esperaba algo más que un simple "Hola Arumi" tal vez un "buenos días amor"
Pero nuevamente la había regado, me incorpore y me metí al baño más o menos una media hora, pensé que tal vez el baño haría que las ideas fluyan, pero nada, así que cuando me reuní con ella una hora más tarde en el comedor, no sabía que decirle. Era hermosa pero me frustraba no recordarla ni un poquito.
Además que era muy incómodo estar en la misma habitación, porque nos mirábamos a escondidas y cada quien se sumía en sus propios pensamientos, era demasiado frustrante no solo para mí, también para ella, encima resultaba ser muy triste.
Cuando Arumi termino su desayuno, no permaneció enfrente de mí como esperaba, se levantó y se fue a algún lugar de la casa.
Después de un rato se empezó a escuchar música, era una melodía suave y por un minuto me pareció haber escuchado en algún lado aquella melodía. Permanecí en silencio y aquello hizo que me sintiera en casa por primera vez desde que había llegado ahí. Camine a la sala me pareció que había un piano ahí y si no me equivoca era de ahí de donde provenía el sonido.
Me escondí detrás de la pared que separaba la cocina de la sala y pude ver a Arumi sentada enfrente del piano y a nieve a lado de ella, medio dormida y es que era un sonido relajante.
Camine hasta uno de los sillones y me senté dejando que mi imaginación volara cuando cerré mis ojos.
— ¿Siempre estarás conmigo?
—Siempre que tú lo quieras de esa forma
—Te amo
—Tom—sentí una leve sacudida—Tom—abrí mis ojos
—Arumi—talle mis ojos y bostece— ¿Qué pasa?
—Quería que me ayudaras a pintar la habitación de Shaid. Bueno también quería saber si estabas de acuerdo con el nombre que busque. Solo faltan tres meces.
—Si—me levante del sillón y quede enfrente de ella muy cerca de su rostro. Pero por alguna razón sentía un fuerte impulso de abrazarla
Y ella sintió lo mismo se acercó más a mi esperando que la abrazara o besara, estaba ahí como un tonto parado rostro a rostro sin atréveme a besarla y en lugar de eso una de mis manos se posó sobre su vientre y así por impulso acaricie su hermosa pancita de embarazo
—Se está moviendo—comente, cuando mi hijo comenzó a moverse
—Lo hace siempre que escucha tu voz cerca
—Se siente bien—Suspire y continúe acariciándola, hasta que ella me abrazo.
—Tom—murmuro—Me hubiera no gustado salir ese día—escuche su voz quebrarse y sus sollozos muy bajitos—Te amo
No sabía que decir, pero tenía que decirle algo, que yo igual deseaba regresar el tiempo y no salir ese día o que ¿la amaba?
—Sera mejor empezar a pintar esa habitación—me sentí estúpido y tan mal hombre ¿cómo podía decir eso?
—Si. Tienes razón—dijo frustrada—tal vez no lo recuerdes pero antes de que pasara todo esto, acordamos pintar la habitación de un color neutro
— ¿No sería mejor azul?
—Si eso pensé, el otro día fui a comprar algunas cosas y la pintura pero eh pensado que mientras el ve este chiquito dormirá con nosotros ¿O tu qué piensas?
—Si Arumi, eso me parece bien. Ahora sobre el nombre creo que son lindos no hay nada que discutir sobre eso
—De acuerdo Tom
—Bueno Tom creo que eso es todo...
Permanecimos en silencio y ella tenía la vista fija en el suelo y estaba a punto de llorar, podría jurarlo.
—Quería que me contaras como fue el día que nos casamos
Miro a verme sorprendida y permaneció en silencio.
—Y de nuestra relación de todo
—Yo-Yo—comenzó a temblar y no buscaba a donde dirigir su mirada. —Tom yo, yo no puedo—se giró para salir pero tome su mano y la acerque a mi
—Por favor—nos miramos y nuevamente me hizo sentir tan tranquilo su mirada triste—Arumi solo si tú me dices como fueron las cosas las creeré, ciento algo extraño cuando te veo y sé que tú no me mentirías
—Tom—comenzó a llorar—Tom yo—la abracé muy fuerte—Siento que no puedo porque me duele—se aferró a mi pecho y yo deje un beso en su cabello—pero está bien
Se separó de mí y se sentó en el sofá yo la imite y observe cuando se le escapo un largo suspiro.
—Nos casamos en diciembre y nuestro compromiso comenzó por convención de ambos pero lejos de eso entre nosotros nació un amor que ni yo misma se cómo apareció
Agarre su mano y lo envolví con el mío mientras ella contaba cada cosa que había pasado en aquellos y que mi mente había bloqueado por alguna razón que ambos lamentábamos.
No pude evitar que Arumi llorara. Mientras narraba lo más importante de la relación, y yo no pude evitar mis impulsos de abrazarla y consolarla, sentía eso el impulso de protegerla.
—Y es así como llegamos hasta el día de hoy.
—Arumi perdóname—me miro confundida—perdóname por no poder recordarte. —la abracé—pero sé que tu área especial. Porque te miro y no puedo explicar esto que ciento por ti—bese su frente—verte así me hace sufrir
—Tom...
—Arumi...Arumi ¿Porque no te puedo recordar? Me siento frustrado y no quiero empezar de cero.
—Pero sería lo mejor Tom
—No—sentía que iba a llorar—Arumi—pero me contuve—Te amo estoy seguro de eso pero quiero recordarte quiero...
Ella no me dejo decir más y me beso, robándome la respiración dejándome sin aliento...
—Arumi...—Me había besado por primera vez desde que regresamos a la casa y no podía decirle nada, a decir verdad me gusto pero en efecto yo no quería empezar de cero, todo esto me frustraba—Necesito salir, pensar algunas cosas—ella asintió al mismo tiempo que me ponía de pie para salir de la casa, para huir de aquella casa que no sentía como mi hogar, aunque a Arumi la sentía mía.
***

—Hola Tom—Bill tenía en sus brazos a su pequeña hija llamada Dasha Simone como sus abuelas— ¿Cómo te has sentido? ¿Porque Arumi no vino contigo?
—Es que bueno, yo necesitaba salir y pensar un poco, platicar con alguien y pensé que sería bueno hablar contigo
—Te escucho—tenia a la pequeña acunada en sus brazos y la arrullaba
—Dime porque si yo era mujeriego ¿Decidí casarme?—me observo sin saber que contestar
—Eso fue lo que todos nos preguntamos, a ti te gustaba tu estilo de vida y las mujeres eran tu perdición—Bill respiro hondo—Jamás le dijiste a nadie el verdadero motivo supongo que solo a Arumi
—Estuve platicando con ella y aunque no recuerde nada le creí cada palabra de lo que me dijo me da mucha confianza y paz estar con ella. Lo más jodido es que no sé porque.
—Tom, te diré lo que pude observar—miro a su hija y luego ama—cuando empezaste a buscar una novia fue por el hecho de que te sentías solo, no sé porque pero me di cuenta que eso sentías—desvié la mirada a la alfombra que cubría el piso—Creo que Arumi llego a ti, no por casualidad más bien porque tu permitiste que ella entrara en tu vida y la dejaste descubrir todo lo que había en ti
Permanecí en silencio escuchando como el viento golpeaba débilmente las ventanas.
—Tom sé que no la recuerdas pero sé que si puedas recordar su esencia porque de una u otra forma te sientes bien con ella
—Me siento completo
—Eso es por el amor que le tenías y que hasta el día de hoy le sigues teniendo.


Suspire y me sumí en mis pensamientos, odiaba no poder recordarla, no poder recordar cómo era mi vida, me sentía incompleto cada vez que me atormentaba pensando en que no podía recordarla. 

1 Estrellas:

jennifer dijo...

Pobre Arumi :/

Siguelaaa

Publicar un comentario