noviembre 28, 2014 | By: Acuarelagris♡

Fanfic; Arumi; capítulo 7


Capítulo /
Mini- Tom Mini- Arumi
Por: Arumi
—Arumi, ¿dónde estás?
Escuche la voz adormilada de Tom, y me apresure a guardar el desastre que tenía en el baño.
—Tomy—Salí del baño y lo observe estirarse
—Te traeré tu desayuno
—No quería salir a desayunar a algún lado ¿qué dices?
—Digo que me levante temprano para preparar tu desayuno
— ¿Lo hiciste con amor?
—Si—me examino de pies a cabeza
—Pues si será un desayuno en la cama ¿qué esperas para traerlo?
Salí de la habitación y entre a la cocina en realidad no había preparado nada, más que café. Observe la alacena y entre todo lo que había lo único que se me ocurrió preparar porque era fácil y rápido fue cereal y algo de fruta con yogurt.
Lleve dos porciones de cada cosa y deje a nieve comiendo su croqueta.
Abrí la puerta de la habitación y deje la bandeja en el buro de la esquina.
—Tom quiero decirte algo
Tom salió del baño y se sentó a un lado de la cama miro mi menú y sonrió pero no le importo para nada y comenzó a comer.
—Te escucho—tenía la taza de cereal con leche muy cerca de su boca y comía rápido como siempre
— ¿Qué opinas de tener un bebé?
Me miro receloso y dejo a un lado el tazo de cereal y comenzó con el yogurt picado con fruta.
— ¿Tener un bebé?—cerro los ojos después de devorar la fruta se tomó de un sorbo el café y me miro— ¿Que pienso? Arumi ¿a qué viene la pregunta? E soy sincero jamás en mi vida he pensado en eso
—Pero entonces ¿no te gustaría?
—Claro que tiempo atrás no me hubiera gustado—se acercó a mí y me beso con rudeza—Pero sería un bebé hermoso si la madre fueras tu—continuo besándome— ¿Porque? ¿Quieres tener un bebé? Mi amor aun eres muy joven pero si eso quieres yo con gusto te hago uno o los que tú quieras.
—Tom—lo empuje un poco—espera, es que estoy tratando de decirte algo
—Adelante dilo—se separó de mi— ¿Te comerás eso?
—No—respire profundo y lo dije así tan rápido como pude—Estoy embarazada
Me miro en silencio y soltó una carcajada.
— ¿Que estás diciendo?
—Lo que escuchaste
Solo reía y me miraba como si aquello fuera una broma, en cambio yo tome una posición más seria.
— ¿De qué te ríes? Tom es verdad
Me levante indignada de la cama y camine hasta el baño. Escuche los pasos de Tom y luego sus nudillos golpeando la puerta.
—Arumi abre la puerta, ay que hablar
—No Tom. No ay nada que hablar para tu esto es un chiste
—Vamos mi amor, abre la puerta
Abrí la puerta de golpe y ahí estaba el mirándome de pies a cabeza, suspire y regrese a la cama. Me siguió sin decir nada.
— ¿Cómo sucedió esto?
— ¿Quieres que te explique?
—Se cómo paso Arumi, pero es que yo no me esperaba esto, tu aun estas muy joven y un bebé es una responsabilidad enorme—suspiro y beso mi frente—ahora te amo más preciosa.
Lo abracé y el solo acaricio mi cabello y me daba besitos.
—Hice una cita para comenzar a llevar el control de mi embarazo
—Muy bien, ¿Cuándo es?
—Dentro de dos días
—Iré contigo
Tom sonrió mientras acariciaba las orejas de nieve. Me uní a él y miramos una película. Pero había cambiado algo, Tom estaba más callado y había una especie de incomodidad entre ambos.
En efecto aún era joven pero fueron varios factores los que habían provocado aquello, el descuido de ambos por ejemplo, yo sabía a la perfección que Tom me amaba y que sería bonito tener un bebé.

—Arumi—escuche a Tom gritar por segunda vez—Ya es tarde
—Ya voy
Me acomode mi bolsa en el hombro antes de salir y respire profundo, baje las escaleras para reunirme con Tom.
—Lo siento, no encontraba mi celular
—Vamos que ya es un poco tarde
Habían pasado 4 meces desde que Tom y yo nos casamos, y esos cuatro meces habían sido maravillosos. Los mejores ahora en estos días Tom había estado raro. Ahora evitaba hablar cuando no había nada que decir y no sabía si eso sería malo.
—Buenos días—Saludo la asistente— ¿En qué puedo ayudarles?
—Tengo cita
— ¿Su nombre es?
—Arumi Kaulitz —ahora usaba el apellido de casada
—El doctor le atenderá en unos segundos. Puede tomar asiento
Caminamos con Tom hacia uno de los sillones que habían en la sala de espera, nos agarramos de la mano y yo recargue mi cabeza en su pecho, el me dio un beso en mi cabello y permanecí así hasta que me llamaron para que entrara al consultorio. Tom por supuesto entro conmigo.
—Buenos días, señor y señora Jaulita.
—Buenos días
—Siéntense
Nos sentamos en las sillas que estaban enfrente del escritorio. Le entregue los análisis que me habían echo días antes y los reviso.
—Estas embaraza, felicidades.
—Gracias
— ¿Es tu primer bebé?
—Si
—De acuerdo aquí dice que tienes casi los dos meces
El doctor me pidió que me recostara en la camilla que había en el consultorio y que me levantara un poco la blusa para dejar a la vista mi vientre, y coloco un poco de gel y con un aparato parecido a un micrófono escucho el corazón de mi futuro hijo. Me hizo algunas preguntas y al final me mando ácido fólico y vitaminas.
De regreso a casa Tom seguía muy callado, yo lo observaba si animarme a preguntarle nada. Su silencio ya me estaba haciendo mal.
— ¡Ya basta!
Cerré la portezuela de un portazo y fulmine a Tom con la mirada
— ¿Qué pasa?
—Es lo que quiero saber yo ¿qué pasa contigo?
—Conmigo no pasa nada ¿Y contigo?
—Has estado así desde que te di la noticia
—No me ocurre nada, estoy feliz de que estés embarazada
—Pueda no merece
Sentí una apreció en mis ojos y luego un par de lágrimas brotar calientes y resbalarse por mis ojos. Camine hacia la puerta de entrada y nieve me recibió. La acaricie y subí a mi habitación. Era obvio que Tom no estaba feliz.
Me encerré en la habitación y Tom no hizo nada por ir a platicar conmigo. Fue hasta la noche que salí de la habitación, fui a la cocina por algo de comer.
— ¿Ya terminaste de llorar?
—No entiendes nada
—Arumi sé que estas embarazada y eso me hace feliz y si no lo he demostrado es solo porque no es como hacerlo. Si estoy hace es porque tal vez aún no he asimilado bien la noticia pero siento que te amo más aún.
Permanecí en silencio.
—Tener una mini-Arumi o un mini-Tom cuando me case contigo pensé que no podría sucederme nada mejor y entonces voy a tener un hijo con la mujer que amo. Cariño no sé cómo actuar. Nunca había sido tan feliz y esto me asusta.
—Tom era lo que necesitaba escuchar

Me acerque a él, y me pare de puntitas para poder besarlo. Yo igual me sentía asustada jamás me había sentido tan feliz y estar así se sentía bien.

2 Estrellas:

Diane kaulitz dijo...

Hay que hermoso la prueba mas grande de que se aman *.* ya quiero el siguiente

jennifer dijo...

Awww van a tener un bebé!!

Me encantaaa.. :)

Publicar un comentario