noviembre 20, 2014 | By: Acuarelagris♡

FanFic: Arumi; Capitulo 5



Capitulo 5
Marido y mujer
Arumi estaba ahí bajo las mantas, su mirada brillaba y yo increíblemente no sabía qué hacer, por primer vez en mi vida estaba frente a una mujer y no sabía qué diablos hacer. Mi mujer y no sabía qué hacer. Ella suspiro y cerró sus ojos, acerque mis labios a los de ella para poder besarla. Arumi continuo besándome y me acomode encima de su cuerpo, comenzó a bajar los tirantes de su blusa y bese su hombro, ella sonrió y me beso. Le fui quitando cada prenda que tenía y me detuve a besar y a acariciar cada parte de su cuerpo.
—Te amo—Susurro en mi oído
Y cerró los ojos cuando fuimos una sola Persona, gemía muy bajito así como yo deseaba solo para mí, mientras me movía dentro de ella y me daba besitos en el cuello y cerca de la oreja.
—Te vez preciosa—acomode un mechón de su cabello detrás de su oreja
—Siempre dices eso Tomy
—Es que siempre te vez preciosa
Me beso nuevamente y se acurro en mi pecho, me gustaba sentir su piel suave y tibia contra la mía, aquella noche fue una noche más mía. Significaba que mi amor crecía más por ella.
Aquella mañana cuando me desperté Arumi estaba sentada en una esquina de la cama con una libreta y me observaba dormir. Permanecí acostado y la miraba.
— ¿Qué haces?
—Te dibujo, así que permanece así como estas
La observe ahí mientras hacía trazos en la hoja del cuaderno y fruncía el ceño de vez en cuando arrugaba los labios y me miraba algunas veces. Se veía linda haciendo eso, tenía las piernas cruzadas y no separaba la vista más que un par de veces.
—Arumi—estaba tan concentrada que no sabía que hacer—Arumi
—SSSS—me dijo sin apartar la vista de su trabajo
Después de un rato ella se levantó de la silla y guardo la libreta.
— ¿No me dejaras verlo?—Arumi miro a verme y negó con la cabeza y después me regalo una sonrisa. La seguí con la mirada antes de que se perdiera detrás de la puerta del baño.
Acomode mis brazos debajo de mi cabeza y mire al techo, sonreí para mí mismo y pensé en la maravillosa noche que había pasado con Arumi.
—Tom—Arumi me veía desde el marco de la puerta del baño
— ¿Arumi?
Se acercó a mí con esa sonrisa tan hermosa que tenía y no pude evitarme sentir tan bien. Se sentó en la esquina de la cama y me miro y nuevamente se volvió a quedar en silencio por un instante me quede tratando de descifrar que significaba esa mirada tan profunda, adorable e intimidante. Y nuevamente la duda de que era lo que pensaba me asaltaba. Pero tampoco me atreví a preguntar. Se acercó más a mi lado y beso mis labios, después se acostó mi lado y una vez más volvió a ser mía.
[~]
Por: Arumi
Desperté y busque a Tom a mi lado, estaba ahí dormido, contemple su rostro y sonreí. Me sentía feliz, cuando estaba con él era diferente estos días habían sido diferentes.
Me sentía feliz con Tom, él se movió ligeramente en la cama y se estiro para despertar completamente. Me miro y sonreíamos. Miramos la hora y decidimos ducharnos antes de salir otra vez del Hotel. Era tarde pero no tanto el sol aún no se escondía así que fuimos a dar un paseo. Tom me agarro de la mano y caminamos así, algunas veces nos deteníamos y nos besábamos o tomábamos fotos. ¿Me estaba enamorando de Tom? Si esa tenía que ser la respuesta.
—Estos días han sido los mejores. Tom estaba parado detrás de mí y me abrazaba de la cintura, la noche se estaba apoderando de la tarde—Arumi no quiero separarme nunca de ti
Y en el horizonte que se había teñido de un color rojizo se veía la torre fiel tan preciosa. Y estaba con Tom mirando aquello, no podía ser más perfecto, suspire.
— ¿Siempre estarás conmigo?
—Siempre que tú lo quieras de esa forma
Gire un poco mi rostro y el me beso. Creo que no habría otro día mejor que este, Tom y yo aquí nunca pensé que llegaríamos a querernos y tampoco que llegaría a pensar que no me había equivocado en mi boda. Que al principio fue por pura convención, Tom sentía que el tiempo se le venía encima y que no había amado a nadie, mientras yo solo era una niña huyendo de su padre. Lo único que nos uno era nuestra soledad, Tom había pasado a formar parte de mi vida. Sería el primer y único hombre en mi vida.
                          ...
Nuestro vuelo de regreso a Alemania salió en la tarde, una semana había sido suficiente para que Tom fuera mío y yo fuera suya. Al final ya ni queríamos regresar pero teníamos que regresar. Aunque yo siempre había estudiado en casa llevaba atrasada unas materias y a Tom se le había metido la idea de que asistiera a una escuela normal como las chicas normales. Pero estaba claro que yo no era normal, tenía dieciséis años y ya estaba casada. Así que me había negado y el solo dijo que por ahora cedería. Y es que a la única escuela a la que había asistido era a una escuela de artes visuales. Y nada más que a esa.
—Quiero dormir
— ¿Otra vez? Arumi dormiste en todo el viaje
—Ya lo sé pero yo soy muy dormilona
—Son las 6:00 am así que buenos dormiremos un rato más
Camine hasta la sala y aun lado habían un piano, mi piano que mi padre me había regalado y me llamo la atención. Se veía tan bonito que de pronto me quito el sueño. Tom bostezo y observo hacia donde mi vista seguía mirando el piano.
—Lo debieron traer mientras no estábamos. Tu padre dijo que terminaría de mandar tus cosas. —Se acercó a él y acaricio las teclas que produjo un desafinado sonido—Tu hermano me dijo que desde que estabas chics te gustaba que tu madre te tocara piano
—Sí y es bonito tenerlo aquí
— ¿Sabes tocar?
—Si no tan bien pero si lo se tocar
— ¿Porque no tocas algo para mí?
—No es que no
—Vamos Arumi
—Hace tiempo que no toco el piano
—Pero lo que bien se aprende...
—Nunca se olvida—lo mire—pero ahora no quiero Tom. Pero te prometo que tocare un día para ti
Tom sonrió y yo a él.
— ¿Desayunamos?
Preparamos sándwiches de atún y tomamos café. Aparte comí un poco de fruta con yogurt. Más tarde Gustav fue a visitarnos y con el llevaba a su novia.
—Hola
— ¿Qué tal estuvo el viaje?
—Excelente—Tom se sentó a mi lado y agarro mi mano— ¿Qué tal están?
—Bien—Gustav miro a ver a su novia—Anahí quería verlos, ella tiene un regalo para ustedes
—Si solo quiero que lo consideren—asentó en la mesa una caja que estaba forrada con un papel morado brillante—ustedes se acaban de casar y si no lo quieren yo entenderé—Señalo la caja y me acerque para desenvolverlo
De adentro de la caja apareció un cachorro de labrador color blanco, como la nieve, en su cuello tenía un moño morado y parecía muy asustado.
—Es hermoso—lo cargue y sonreí—Tom ¿podemos quedárnoslo?
—Bienvenido a la familia pequeña—le hizo una caricia
—Es precioso, gracias Anahí
Gustav y Anahí permanecieron un rato más en la casa platicamos un rato. Y decidimos nombrar al cachorro como nieve.
—Es bonita—Ton estaba acostado en la cama mientras acariciaba a Nieve en su estómago y me miraba—Deja eso Arumi—mire a verlo—acuéstate aquí conmigo un rato
Lo mire y deje a un lado la ropa que estaba acomodando en el armario y me reuní con él.
— ¿Porque no mejor dejas eso para después?
Por: Tom
Acomode su cabello y sonreí. Arumi estaba encima de mi mirándome con sus bellos ojos color miel, me regalo la mejor de sus sonrisas rodee su cintura con mis manos.
—Eres tan hermosa amor—sus mejillas tomaron un coló rojizo y sonrió con timidez
—Ay Tomy lo dices por compromiso
—Claro que no preciosa. Lo digo porque es la verdad.
Lo siguiente que hice fue girar su cuerpo hasta que quedo acostada en la cama, alce un poco su cabeza para acomodarla en la almohada. Y la observe detenidamente y ella me sonreía nerviosa.
—Te amo
Le dije y ella se estremeció un poco la bese y relajo su cuerpo
—Tom ¿estoy soñando?
—Por supuesto que no
Paseaba mis manos con suavidad por su cuerpo encima de su ropa.
—Me gusta tus ojos y tu cabello
—A mí me gustas todo tu Tom—entrelazo sus manos con las mías y sonrió.
—Tu piel era muy suave—ahora yo sonreí y me apresure a desabrochar el primer botón de su blusa
—Tom—susurro
Y me acerque a su cuello para darle un beso y oler el dulce aroma a fresas que nacía de su cabello.
—Tom—volvió a decir y mí mirada regreso a su rostro— ¿Siempre estarás conmigo?
—Siempre que tú lo quieras

Acerco sus labios y esta vez fue ella la que dio el primer paso y me beso, después sus manos se fueron directo a mi playera y me fue desnudando. En ese momento supe que ya éramos marido y mujer.



Siganme en Instagram♥

2 Estrellas:

Catalina Ruiz dijo...

Que hermoso, que capitulo mas bonito.
Juro que ay me empalague de tanta dulsura, ame el capitulo.
Ya quiero los que vienen ♥

jennifer dijo...

Sii esta hermosoo el capitulooo!! Ahora si marido y mujer *.*

Siguelaaa :D

Publicar un comentario